Cartas de lectores

Rosario, tierra de nadie

Sábado 13 de Abril de 2019

Esta carta trata de resumir mi indignación hacia los cuidacoches, y también hacia los que tienen que proteger y poner en orden este tema. El 1º de abril pasado estacioné mi vehículo en la zona comprendida entre la Isla de los Inventos y la plazoleta Don Bosco, donde está permitido estacionar libremente. Cuando llegué, dos horas más tarde, detrás de mi auto, en forma perpendicular, había otros autos estacionados. Es una práctica muy habitual de los cuidacoches para recaudar más. Llamé a uno y le pedí que empujara los autos para poder salir. No le di propina y se generó una discusión que no pasó a mayores, pero me dijo que si hubiera sabido no me sacaba los autos. Llamé al 0800 de la GUM y expliqué lo sucedido y me dijeron que es un problema de Tránsito. Les expliqué que no, dado que es una molestia para los que estacionamos allí. Les pedí que si podían verificar este accionar y me respondieron que si yo no estaba en el lugar no mandaban a nadie. Volví a insistir porque lo que se daba en el lugar era fácil de comprobar. La respuesta fue la misma. Llamé a Tránsito y nadie me atendió. Llamé al 147, donde me atendieron, pero tampoco me dieron una respuesta. Además de no haberme dado una respuesta, la persona que me atendió en la GUM no quiso darme su nombre, sólo su matrícula. Es indignante sentir como cualquiera te hace lo que quiere en la calle sin que ningún funcionario municipal te atienda o te proteja ante estos delincuentes. Eso sí, las infracciones las labran enseguida.

José Eduardo Fabris

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});