Policiales
Miércoles 24 de Mayo de 2017

Gran operativo de la Policía Federal para acorralar a una banda delictiva

Tuvo por fin desbaratar a "La banda de los Funes", pero no hallaron a sus principales referentes. Hubo 13 detenidos y el secuestro de varios elementos

Ciento cincuenta efectivos de Policía Federal Argentina (PFA) peinaron ayer los barrios República de la Sexta y Tablada buscando sacar de circulación a "La banda de los Funes", una de las gavillas ligadas al delito que operan en esa zona del sureste rosarino. Los objetivos fundamentales del operativo, bautizado "Los miserables", eran los apodados "Lamparita" y "Pelo Duro", pero ninguno de los dos fue localizado. En una rueda de prensa realizada en la Delegación local de los federales y presidida por el secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Millman, el fiscal local Adrián Spelta confirmó que hubo 13 detenidos. Diez de ellos serán imputados mañana por una serie de delitos contra la propiedad, en su mayoría escruches y entraderas, por la fiscal Gisela Paolicelli. Y los otros tres quedaron a disposición de la Fiscalía federal ya que en uno de los domicilios allanados se encontraron "algunos cogollos y un par de plantas de marihuana", según se precisó informalmente. Entre el secuestro pudo observarse una bolsa con un número no precisado de "papelitos" con droga fraccionada para la venta.

En una rueda de prensa sin demasiadas precisiones desarrollada en la Delegación local de la Policía Federal, los fiscales Spelta y Paolicelli expusieron los fundamentos de las 33 ordenes de allanamientos gestionadas para intentar sacar del juego a "La banda de Los Funes". Esta gavilla es una de las que están enfrentadas a Alexis Caminos, hijo del asesinado "Pimpi", quien fuera líder de la barra de Newell's Old Boys, y que según datos de calle hoy responden a las huestes de René Ungaro, uno de los condenados por el homicidio del ex jefe del paravalanchas leproso. Del otro lado vale recordar que tanto Alexis como su socio en el delito, Ariel "Tubi" Segovia, están detenidos.

Flanqueado por Millman, quien al presentar a los fiscales recordó los alcances del acuerdo por seguridad rubricado entre la provincia y la Nación en octubre pasado, Spelta comentó que el operativo de ayer "comenzó hace tres meses, cuando se tomó la decisión de agrupar la investigación de hechos delictivos e ir sobre la banda que los llevaba a cabo". Así fueron contra los Funes, un clan familiar que peleó por un lugar en la barra brava de Newell's y que según datos de calle se dedican a un polirubro del delito.

"Los casos que se investigan son varios delitos contra la propiedad, robos y escruches además de otros de violencia con armas y homicidios que ocurrieron en el barrio Municipal, donde reside la familia Caminos, durante 2016 y 2017", explicó el fiscal Spelta. Como ejemplo, el funcionario del Ministerio Público de la Acusación recordó el caso de Leonel Sánchez, de 25 años, ocurrido el 16 de mayo de 2016 en el barrio ubicado en Lamadrid y Alice.

Luego de la conferencia de prensa la fiscal Paolicelli indicó que analizaba qué hechos les iba a imputar a los detenidos. "Son al menos 15 hechos, entre ellos uno que se viralizó a partir de la difusión del video de un robo en la zona de Pellegrini y Belgrano" el pasado 13 de mayo.

Desde el aire

La mañana de ayer unos 150 efectivos de la Federal de distintas delegaciones realizaron 33 allanamientos simultáneos. Un operativo de envergadura con un helicóptero H14 que no dejó de surcar el cielo durante toda la madrugada y efectivos del Grupo Especial de Operaciones Federales (Geof) sobre el terreno. Los focos de atención estuvieron en el barrio República de la Sexta, donde se crió el apodado "Pelo Duro", quien fue ganando espacio en las crónicas policiales desde su adolescencia y recuperó la libertad hace poco tras purgar una condena; en Ayacucho al 4300, donde reside la familia Funes; en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar) y en la cárcel de Piñero, donde están presos integrantes de la gavilla.

En la rueda de prensa se consultó al fiscal Spelta sobre por qué se realizó el operativo con agentes federales y el funcionario dijo que fue por "la posibilidad de encontrar estupefacientes". Sin embargo, en la calle la lectura de esa medida fue la falta de confianza que despiertan en el Ministerio de la Acusación Pública (MPA) los policías rosarinos. La investigación se motorizó con la intervención de al menos una docena de líneas telefónicas.

Casa por casa

Sobre calle Beruti, entre el 1800 y el 2000, una zona donde en los últimos meses se registraron varias balaceras con heridos graves, los federales llevaron adelante ocho allanamientos. En octubre pasado una gavilla intentó asesinar a un joven al que perseguía (en ese momento se dijo que se trataba de "Lamparita") e ingresó a una granjita, ametralló sus paredes e hirió a los dueños de casa. Sólo en esa cuadra se registraron media docena de domicilios.

Al 1900 de Beruti el lugar donde ingresaron los policías es un templo de la "Iglesia EFesios 2:20 del nombre de Jesucristo". Sobre este incidente Spelta indicó que "no se allanó el templo, sino el domicilio en el que estaba uno de los buscados". No se precisó que domicilio se allanó al 2000 de la misma calle, cuadra donde funciona un conocido quiosco de venta de drogas que fue escenario de varias balaceras.

"La verdad es que no se entiende por qué allanaron el templo. Mucha gente del barrio va ahí. El templo está hace cinco años y la familia de pastores es buena y trabajadora", explicó una de las pocas vecinas que aceptó el diálogo con la prensa en una cuadra rodeada de policías y de muchachos de dudosa reputación. "¿Por qué no allanaron la casa de «Costeleta», que ahí es donde aguantan a «Lamparita» Funes y a «Pelo Duro»? Ellos tiene parientes policías que les avisan cuando los allanan. Les dan armas y municiones, y responden a René Ungaro. Estaban al lado de donde allanaban y cagándose de risa. Después nos piden que denunciemos. Qué vas a denunciar si después vienen y te matan", explicó otra doña de la cuadra.

En Tablada

En Ayacucho al 4300 los federales realizaron otros cinco allanamientos. Dos de ellos en una casa ubicada a metros de avenida Uriburu, donde puede leerse la leyenda "Gomería" y que es la residencia de buena parte de la familia Funes. En la vereda de ese domicilio, el 18 de marzo de 2016, fue asesinada a tiros desde una moto Mariela Griselda Miranda, de 35 años, madre de los hermanos Funes. Estos no dudaron y acusaron a integrantes de "La banda de Alexis" (Caminos) por el crimen. Esa acusación se tradujo en una espiral de violencia en los barrios República de la Sexta y Tablada.

En la casa mencionada, tanto en una vivienda ubicada al frente como otra casa edificada atrás y que está alquilada, la PFA buscó a "Lamparita". Pero no estaba. "Sólo había otro integrante de la familia, pero que no era solicitado en las ordenes de allanamiento", explicó un vocero. Del lugar se llevaron al menos dos de las cuatro motos secuestradas en el operativo.

Con respecto al allanamiento de dos celdas del Irar, donde se encuentra alojado desde mediados del año pasado uno de los miembros de la familia Funes que es menor de edad; y de la cárcel de Piñero, el fiscal Spelta indicó que se hizo buscando documentación de importancia para la causa ya que se estimaba que los detenidos tenían activa comunicación con la banda vía teléfonos celulares. Extraoficialmente también se conoció que en el contexto de los allanamientos se tramitaron varias órdenes en el contexto del expediente que investiga el homicidio de Cristian "Bebe" Ferreira, aunque todos con resultado negativo.

Comentarios