La ciudad
Martes 02 de Mayo de 2017

Una escuela de adultos de Tablada, primera en lectura a nivel nacional

Es una Eempa, cuyo proyecto pedagógico "Nunca es tarde para leer" ya cosechó grandes logros. Un orgullo para la educación pública.

"Nunca es tarde para leer. Transformando dificultades en posibilidades" es el propositivo título del proyecto institucional con que la Escuela de Enseñanza Media para Adultos Roberto Fontanarrosa, ubicada en el corazón del barrio Tablada, acaba de ganar el primer premio en el Concurso Nacional de Experiencias de Promoción de la Lectura 2017, al que se presentaron 199 establecimientos públicos y privados de todo el país. La distinción recae sobre un colegio que, con una marca de identidad muy inclusiva, en los últimos años logró frenar la deserción, aumentar sostenidamente la matrícula y más aún las promociones, que de 2013 a 2016 subieron un 50 por ciento. "En tiempos en que se bombardea a la educación estatal, es un orgullo que el premio «caiga» justamente en una escuela pública", afirmó su director, Carlos Cárdenas. Para uno de sus alumnos, Brian, la noticia es genial. "Me enorgullece que a mi escuela, que está en Tablada, se la nombre por algo bueno y se vea que no solamente pasan cosas malas en el barrio".

Los "pibes" del Eempa 1.306 no son tan pibes: las edades de los cerca de 240 alumnos que cada noche dan clases en la escuela de Ayolas al 500 y otros 15 en un anexo del Instituto de Recuperación del Adolescente Rosario (Irar) van de los 18 a los 60 años, con un promedio de 19 a 25.

El concurso al que se presentaron se conoce como Vivalectura y va por su 10ª edición, organizado a nivel nacional por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y el Ministerio de Educación, con cooperación de la Fundación Santillana.

Su meta es "estimular, fomentar y rendir homenaje a las experiencias más destacadas en materia de promoción de lectura".

Este año, la Fontanarrosa ganó el primer premio correspondiente a la categoría "Escuelas de gestión estatal y de gestión privada", donde se presentaron unos 50 proyectos.

Tras haber resultado seleccionada por un jurado exigente, el jueves próximo, a las 18.30, recibirá un diploma y 30 mil pesos en la Sala Lugones de la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires.

Nadie quedó afuera

El reconocimiento nacional es producto del proyecto "Nunca es tarde para leer. Transformando dificultades en posibilidades", que funciona desde el 2013 como eje vertebral de la escuela, lo que significa que involucra a todo su personal, todos sus alumnos y todas las materias.

"Es un error frecuente creer que los chicos deben aprender a leer en Lengua o Literatura, nosotros ponemos en cuestión esa idea y estamos convencidos de que la lectura abarca a todas las asignaturas", explica la profesora (justamente) de Lengua María Andrea Caterina, quien recibirá el premio junto a Cárdenas.

En rigor, el proyecto no apunta sólo a "fomentar hábitos de lectura", sino también a "generar acciones solidarias" y "participación en la comunidad", objetivos a los que tienden "alianzas estratégicas" tejidas con otras instituciones educativas y sociales (clubes, centros culturales, vecinales, centros de jubilados, dispensarios).

En ese marco la escuela organizó jornadas de convivencia abiertas a las familias de los alumnos (por ejemplo, de reconstrucción de historias familiares a través de fotografías), una kermés literaria, juegos colectivos que involucraron distintos lenguajes (oral, teatral, gestual, musical, corporal) y otras experiencias solidarias.

Hacia adentro, el eje transversal apunta a una "compresión lectora" que involucra a todas las materias. Desde Lengua y Literatura, se hace hincapié en la ficción, pero sin limitar la experiencia al placer o la belleza.

"Los libros tienen que ser como una piña, como un despertar que nos lleve sobre todo a un pensamiento crítico", argumentó Caterina.

¿Qué leen en la Fontanarrosa? Textos de los autores más diversos: los de su "padrino", el Negro creador de Inodoro Pereyra, Roberto Arlt, Manuel Puig, Augusto Roa Bastos, Horacio Quiroga, Guillermo Saccomanno, Rodolfo Walsh, José Martí, Gabriel García Márquez y Stephen King, entre otros.

El proyecto de lectura no se definió por casualidad, sino porque se registraban "generalizadas" deficiencias en la expresión oral y escrita de los alumnos, mayoritariamente en situación de exclusión social (cerca del 60 por ciento vive bajo la línea de pobreza), junto a una "importante deserción escolar que era necesario frenar", recordó Cárdenas.

El panorama para remontar pintaba arduo: cultura no lectora, falta de motivación familiar, escasez de libros, frustraciones reiteradas en el proceso de aprendizaje (por expulsión o abandono) y escasa participación en proyectos sociales.

Es que la Eempa de Tablada no escapa de las duras realidades que atraviesan el barrio ("como a tantos otros", matiza Caterina): tiene alumnos muertos en episodios violentos (de hecho, la semana pasada un chico de 20 años) y otros que ya cuentan con antecedentes penales. Buena parte del alumnado posee hijos y trabaja; si no tiene empleo a veces se les hace todavía más duro.

Y pese a todo, cuenta Caterina, la "convivencia es óptima" en la escuela. "Todo se habla con respeto mutuo, no se pasa nada por alto y la violencia queda afuera". Trabajar allí es "totalmente ameno" y "gratificante".

Y así, tras erigirse como escuela "de inclusión y retención", los indicadores empezaron a mostrar resultados muy alentadores: desde que hace cuatro años se puso en marcha el proyecto pedagógico la matrícula subió en forma sostenida y los egresados aumentaron un 50 por ciento.

"Estoy contenta y muy orgullosa de todo el Eempa porque mandamos el proyecto con mucha ilusión, pero no imaginábamos que lo íbamos a ganar", aseguró Maricel, del 4º B.

Es que es así: por definición los premios enorgullecen. Y entre los docentes de la Fontanarrosa el sentimiento se hace extensivo a la educación estatal.

"Lo principal es que una escuela pública ganó un premio nacional, un reconocimiento al espacio público, tan cuestionado en estos momentos que hasta parece una mala palabra", sintetizó la profe de Lengua.


San Bartolomé

El Colegio San Bartolomé fue otro de los que obtuvo un primer premio en el Concurso Nacional de Experiencias de Promoción de la Lectura 2017, esta vez en la categoría "Comprensión lectora en contextos de estudio", con el proyecto "Lecturas anotadas" que dirigió la docente Paola Piacenza.

Comentarios