Economía
Viernes 28 de Abril de 2017

La provincia convoca a una reunión de urgencia por la crítica situación de Sancor

La empresa está parada y se multiplican las protestas en el interior. El ministro de Producción pide que liberen los fondos para salvarla.

Las negociaciones para auxiliar a Sancor se interrumpieron y la cooperativa está al borde de la implosión. Con ello, se reactivó una crisis económica y social que afecta a miles de familias en al menos tres provincias. En medio de plantas paradas y movilizaciones en toda la cuenca lechera, el gobernador Miguel Lifschitz encabezará hoy una reunión en Rosario con intendentes y presidentes comunales de las localidades afectadas y con los referentes de todos los bloques políticos de la Legislatura provincial. El objetivo es reclamar que se cumpla el acuerdo para que el Estado nacional ayude con 450 millones de pesos a la firma, a cambio de una reestructuración.

Hace unas semanas, el gobierno nacional, la empresa y el gremio de los trabajadores lácteos, Atilra, habían acordado poner en marcha un auxilio financiero a la cooperativa a través del Fondear a cambio de que la firma buscara un socio y saneara sus operaciones. El gremio aceptaba resignar temporalmente un 15 por ciento del salario de los trabajadores y suspender por seis meses el cobro de un aporte extra que hacen las empresas desde 2009, entre otras cosas.

Cuando todo parecía encaminarse, el gobierno corrió el arco y reclamaron al gremio la eliminación permanente del aporte extra y la apertura del convenio colectivo para flexibilizarlo. Así lo denunció el secretario general de Atilra, Héctor Ponce, quien acusó a las cámaras industriales de "tomar de rehén" a Sancor para buscar flexibilizar las condiciones laborales de todo el sector. Dijo que esa pretensión "es descabellada e inconstitucional".

Un día antes, el gremio había denunciado a funcionarios nacionales que habían intervenido negativamente en las negociaciones porque tenían intereses en otras industrias lácteas. Apuntaron por debajo a Gustavo Lopetegui, uno de los vicejefes de Gabinete.

De hecho, ayer el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, pidió que el segundo de Marcos Peña tome distancia de las negociaciones porque es "juez y parte" en la cuestión. El titular de la cartera productiva lamentó que el cambio en la actitud del Ejecutivo nacional reabriera la crisis de Sancor, que desde el miércoles está prácticamente paralizada.

El intento por atar el salvataje de la cooperativa a una flexibilización del convenio laboral del sector, al estilo Vaca Muerta, agudiza la crisis. "Todos queremos discutir una nueva lechería; de hecho Santa Fe es pionera en iniciativas como el precio de referencia", recordó Contigiani. Pero al mismo tiempo objetó: "La discusión por los cambios en el sector no pueden tener sólo un sesgo laboral sino que deben incluir la transparencia de la comercialización, la concentración y el rol de las grandes cadenas".

En definitiva, señaló, la posición del gobierno provincial es que la discusión sea desdoblada: "La urgencia es salvar a Sancor y preservarla como cooperativa, con todos los cambios que sean necesarios en su sistema de gestión", dijo. La discusión más general sobre la actividad, opinó, "debe darse en una segunda instancia, con la cooperativa adentro y no sólo orientada a lo laboral".

Contigiani pidió al gobierno nacional y el gremio flexibilizar sus posicione. "De Sancor dependen cuatro mil trabajadores en forma directa pero otros 22 mil en forma indirecta, su crisis es la de las economías de decenas de localidades santafesinas y cordobesas", dijo.

Sancor paralizó en marzo cuatro plantas y el pago a los tamberos. En el último mes, según la mesa de productores lecheros, 200 tambos dejaron de entregar leche a la cooperativa. Hoy casi todas las fábricas están paradas y hay asambleas y concentraciones en decenas de localidades. También Camioneros protesta en Buenos Aires.

El presidente de Sancor, Gustavo Ferrero, llamó ayer a "la reflexión" a "las entidades que representan a la industria lechera, a los trabajadores y al gobierno nacional".

Recordó que la cooperativa integra una cadena de valor con "1.000 productores asociados, 4.000 empleados, 1.500 proveedores, 1 300 transportistas, 200 distribuidores y 80.000 comercios minoristas".

Comentarios