Policiales

La ruta del repuesto: 8 detenidos y 5 millones de dólares en autopartes robadas

Desbaratan una organización delictiva que se dedicaba al robo de vehículos, desguace de autopartes y la posterior reinserción de los repuestos en el mercado legal

Viernes 18 de Diciembre de 2020

Siguiendo la ruta de un levantador de autos que actuó en los últimos dos meses en zona oeste y noroeste de Rosario, efectivos de la División Judiciales de la Unidad Regional II lograron desbaratar este viernes una organización delictiva que se dedicaba al robo de vehículos, desguace de autopartes y la posterior reinserción de los repuestos en el mercado legal. Es decir pasaban un repuesto de “negro a blanco”. Otra de las etapas de la investigación, que continúa abierta, es cómo se fraguaba documentación para que el repuesto pudiera pasar desapercibido en el mercado de lo legal. Entre los detenidos está Domingo Lattuca, un conocido comerciante del rubro, de 60 años, que quedó a disposición del fiscal Guillermo Apanowicz, de la Unidad Fiscal de Investigación y Juicio de la 2. Lattuca ya había sido investigado hace 15 años por fuerzas federales por la presunta comercialización ilícita de repuestos. Además fueron detenidas siete personas. Las autopartes puestas bajo la lupa fueron valuadas en unos 5 millones de dólares.

“Esta es una investigación que comenzó hace dos meses por robos de vehículos en Empalme Graneros, Arroyito Oeste y barrio Industrial. Por información de calle se pudo llegar a una línea de negocios de autopartes en zona noroeste y San Lorenzo. La hipótesis es que los autos eran robados, desguazados en cuevas y luego esos repuestos, que venían del mercado ilegal, eran reinsertados en negocios con habilitaciones legales. Cualquier vecino podía ir a comprar un repuesto de buena fe y terminar adquiriendo algo que en realidad era robado”, comentó el comisario Rodrigo Domínguez, jefe de Judiciales de la URII, en el ingreso a una “cueva” donde se desguazaban vehículos de dudosa procedencia.

Este desarmadero, ubicado en Génova y Venezuela, estaba compuesto por una especie de playón en el que se agrupaban autopartes de mayor porte y una serie de pasillos interiores, a manera de catacumbas, sin luz pero con cámaras de videovigilancia y alarma con detector de movimiento en el que se “estockeaban” repuestos menores. Todo clasificados en estantes, de todas las marcas y colores.

2índice.jpg
Desarmadero en Génova y Cabal.

Desarmadero en Génova y Cabal.

Desde julio de 2003 la ley 25.761, conocida como la de autopartes, establece a nivel nacional el régimen legal para todas aquellas personas “físicas o jurídicas” que procedan al desarmado de un automotor de su propiedad o de un tercero. Y también a aquellas cuya actividad principal, secundaria o accesoria, sea “la comercialización de repuestos usados para automotores”. A partir de esa ley este negocio es observado por la Dirección Nacional de Fiscalización de Desarmaderos y Autopartes dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación y controlada por el Registro Unico de Desarmaderos y Actividades Conexas (Rudac). Su objetivo es fortalecer mecanismos de control que impidan la comercialización ilegal de autopartes.

Los desarmaderos deberán inscribirse, realizar una vez al año una declaración jurada de su stock y justificar la tenencia legal de cada autoparte con la documentación correspondiente. Los inscriptos tendrán documentado el ingreso y egreso de vehículos y partes asentados en un libro. Esta nómina incluye marca, modelo, tipo de combustible utilizado, fecha de fabricación, país, establecimiento de producción, certificado de baja y desarme y destino de las autopartes extraídas con sus correspondientes números de identificación. Las autopartes usadas que comercialicen los locales habilitados por el Rudac, deberán estar identificadas con una oblea, que entrega el Registro, que posee un código de barras realizado con instrumentos de seguridad que impiden su falsificación separando lo legal de lo ilegal.

>>Leer más: La Federal interviene en la causa de los desarmaderos en Rosario

Una cadena

Según fuentes ligadas a la pesquisa la investigación comenzó hace dos meses por una serie de autos robados mientras estaban estacionados, la mayoría por “levante”, en la jerga llevarse un arma sin la utilización de armas, en varios puntos de zona norte. A partir del seguimiento de ese eslabón primario de la cadena los uniformados de Judiciales siguieron la ruta de lo robado. Lograron determinar los lugares donde se desguazaban los autos _uno en Génova y Venezuela y el otro en Génova y Cabal_ y los lugares donde se vendían los repuestos como si fueran nuevos o usados legales en Ecuador y Mendoza; Eva Perón y México y en Bolivia al 2600 de San Lorenzo.

Desarmadero.jpg
Desarmadero en Génova y Venezuela.

Desarmadero en Génova y Venezuela.

El primero de los desarmaderos no tenía ningún tipo de habilitación y el segundo la tenía vencida, según confiaron los investigadores. Solo en la “cueva” de Génova y Cabal había alrededor de 10 mil autopartes de distintos vehículos. Martín Alejandro C., quien fue detenido, está sindicado como gestor de los dos desarmaderos y segunda línea de Lattuca. Y como en todas las investigación de los últimos años una parte fundamental la aportaron escuchas telefónicas judicializadas.

De acuerdo a lo que se pudo establecer una vez que el auto robado, o de dudosa procedencia, era desguazado las partes y repuestos eran reingresadas a un circuito de venta legal. “Tenían tres negocios de venta donde se podía adquirir un repuestos fruto de un ilícito, como es el robo de un auto, como legal. Mucha gente podía ir de buena fe y ser engañado. En tiempos de crisis el que va a comprar repuestos para un auto que lo dejó a pata no se pone muy quisquilloso con las obleas y la documentación que debería exigir”, explicó un vocero de la causa.

La detención del eslabón más requerido en la causa, Domingo Lattuca, se produjo casi de manera de un sketch de comedia. Cuentan que una vez que los autos ploteados de policía habían abandonado el frente del local de venta de autopartes ubicado en Bolivia al 2600 de San Lorenzo, Lattuca llegó al lugar sin percatarse que en las inmediaciones había un auto particular con policías de Judiciales. El hombre, sobre quien pesaba orden de detención emitida por el fiscal Apanowicz, fue sorprendido y detenido por los policías junto a Franco Nicolás B., de 32 años, quien lo acompañaba. En el interior del auto en el que llegó el comerciante secuestraron una réplica de arma de fuego, una manopla y dinero en efectivo. Fuentes judiciales indicaron que Lattuca sería imputado en principio el próximo lunes.

>>Leer más: Policía Federal realiza una serie allanamientos en locales de venta de autopartes

En la casa de venta de repuestos de Eva Perón y México fueron detenidos Joaquín G., de 20 años; Esteban F., de 36 años; y uno de los hijos de Domingo L., de 36 años. En un edificio de Mendoza y Ecuador fue detenida otra de las hijas de Lattuca, de 39 años. Fuentes consultadas confiaron que en uno de los cuatro pisos de este edificio encontraron repuestos rectificados embalados y clasificados en cajas como si fueran nuevos. Al cierre de esta edición personal de Judiciales controlaban la existencia de documentación sobre ese lote.

En el desarmadero de Génova entre Cabal y Olavarría fueron detenidos Martín Alejandro C., de 46 años; y Mario Alberto C., de 42. En la “cueva” de Génova y Venezuela no había ninguna persona. También se allanó una humilde vivienda de Garay entre Presidente Roca y España, en barrio Hospitales, donde no se encontró a la persona buscada: el levantador de autos. Los vecinos indicaron que hace una semana que no se lo ve por el barrio. A todos los detenidos se les secuestraron sus celulares. El fiscal Apanowicz analizaba los delitos que le imputará a los detenidos que podrían englobarse en una asociación ilícita.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS