Policiales

La muerte del nene, calcinado en una humilde casilla, expone otra vez el lado más crudo de la pobreza

Ocurrió de madrugada en la parte mas empobrecida de Saladillo. Vecinos afirman que el incendio pudo ser intencional

Jueves 10 de Diciembre de 2020

La historia de Angel Lionel Rueda es la de un nene de 7 años que deambuló durante toda su vida por los arrabales de la pobreza más extrema junto a un padre que trató de criarlo como pudo con la asistencia de la parte más empobrecida de barrio Saladillo, su barriada. El nene murió calcinado la madrugada de este jueves en la soledad de un rancho de madera, nilón y media sombra que se incendió en inmediaciones de uno de los brazos secos del arroyo Saladillo a la altura del cruce de Lituania, Ensenada, Moliere y Dinamarca. El nene dormía solo en el lugar. Sobre su padre se dijo que había salido momentáneamente del rancho. “Era una criatura muy querida en el barrio. El papá buscaba una de las raciones de comidas (que se dan en Casa Pueblo, centro comunitario que tiene el Movimiento Evita) y el nene andaba por toda esta zona. Un nene muy cariñoso. Estamos consternados con lo que pasó”, explicó uno de los referentes del Casa Pueblo. “Le han tirado algo para que se prendiera fuego la casa. Ellos no tenían luz ni nada. Esto fue intencional”, esgrimieron los familiares del nene muerto.

La fiscal de la unidad de homicidios culposos, Valeria Piazza Iglesias, ordenó al cuerpo de bomberos una pericia para determinar como se originó el fuego y dejó preso al padre del nene al entender que hizo abandono de persona y por ese delito lo imputará en las próximas horas.

Los relatos sobre la vida de Lionel Rueda nacen y se desarrollan en los senderos de la pobreza extrema y el desamparo social más profundo. Contexto que muchas veces se elige no ver, pero que está a menos de diez minutos del Monumento a la Bandera. Cada detalle de esa historia es lacerante. Casi incomprensible para los que bajan la mirada ante el hambre del otro. Si bien se llamaba Angel, como su papá, para el barrio era Lionel. Los últimos dos años de su vida los vivió junto a su papá, un hombre que sobrevive haciendo changas y cuidando autos, en un diminuto ranchito de madera, nilón y media sombra que se levantaba a la vera de un puente peatonal de cemento que en el mapa se corresponde con calle Dinamarca pero en el terreno de lo real une el cruce de Lituania y Moliere con Lamadrid, al otro lado del brazo seco del Saladillo.

Lionel vivía a 200 metros del monumento a Evita en la rotonda de la antigua esquina de Diana y Lucero, hoy Avenida del Rosario y Lituania, a la vuelta del Sindicato de la Carne, ícono de la cultura política de resistencia de Rosario. Un lugar conocido también como “La Mandarina”.

Un nene cariñoso. “Era un nene muy dulce y afectuoso. Andaba un rato en cada casa. Jugaba con mis nietos y por ahí me saludaba diciéndome «chau, abuela», porque escuchaba que así me llaman mis nietos. El papá estaba presente y se las rebuscaba haciendo lo que se podía. Lavaba autos o hacía changas. Pero siempre estaba con el nene. Lo llevaba a la escuela. Lionel era un nene pobre porque su papá era pobre. Pero el padre estaba presente. No era un nene abandonado”, explicó una doña del Saladillo, poniendo en contexto sobre cómo se vive en los barrios pobres. Lugares donde los nenes no quedan tirados a la buena de Dios, sino que dentro de las posibilidades son arropados por los vecinos con lo que se tiene y como se puede.

Angel, el papá de Lionel, es nacido en Saladillo. Buena parte de su familia reside en un radio de 100 metros al lugar donde murió el nene. Otro lugar en la ciudad atravesado por las adicciones y las contiendas por narcocriminalidad. A la vista el único lugar que ofrece contención social en esa zona es Casa Pueblo, centro comunitario que tiene el Movimiento Evita, ubicado a 50 metros de la vivienda en la que vivió Lionel. El centro comunitario da unas 50 raciones de comidas diarias a los vecinos del barrio. Lionel comía de esos platos. A media mañana de este jueves, Casa Pueblo era uno de los lugares donde se organizaban para ayudar a la familia del nene muerto.

>>Leer más: Detuvieron al padre del niño muerto en el incendio de su casa por abandono de persona

Quizás haya sido Lionel Messi motor fundamental para que este nene llevara nombre de crack en medio de una realidad de espanto. “A Lionel la madre lo abandonó cuando tenía un año y fue Angel quien se hizo cargo. La mujer se fue. Los dejó tirados y se fue. Lionel tuvo una hermanita que también murió. Angel se hizo cargo. No es como dicen por ahí que era un padre ausente. Crió al nene como pudo”, explicó una familiar del hombre detenido. La familia contó que Angel y Lionel dejaron la humilde vivienda hace casi dos años cuando quedaron en medio de un tiroteo entre huestes de Lamadrid con los de calle Lituania sobre el puente. "Se cagaron a balazos y Angel agarró el nene y se lo llevó de ahí porque tenía miedo que se lo mataran. Este es un barrio picante”, agregó otro vecino.

image (2).jpg
Nada quedó de la casilla.

Nada quedó de la casilla.

Dormía solo. Según se pudo reconstruir, este jueves a las 2.30 de la madrugada Lionel dormía en el humilde ranchito. Sobre su papá se dijo en el barrio que estaba trabajando cuidando autos o que había salido momentáneamente a acompañar a su novia que vive a unos 400 metros en dirección a El Mangrullo. Lo concreto es que el nene dormía solo. “Angel había tenido algunos problemas porque por ahí algunos bandidos pasaban y le pateaban la casa. El se asomaba y les gritaba. No ves que duerme mi hijo”, indicó un residente. “Amigo, acá alguien tiro algo para que se prendiera fuego. Y ardió en dos segundos. Las llamas tomaron la puerta. Es mentira que Angel lo cerraba con condado o con traba. No tenia ni puerta. Lionel no pudo salir porque las llamas ganaron la puerta y todo se consumió en segundos. Lo encontraron acurrucado al lado de un mueble. No tuvo chances de nada. Cuando los bomberos llegaron ya se había consumido todo”, explicó un vecino.

Del rancho no quedó nada. Sólo cinco o seis chapas chamuscadas y los resortes del colchón. “Angel había achicado el rancho porque había comprado materiales para hacerse una piecita de ladrillos para llegar bien al invierno”, agregó un familiar. La investigación quedó en manos de la fiscal Valeria Piazza Iglesias quien ordenó a bomberos la realización de una pericia para determinar como se inicio el foco de fuego. Si hubiera indicios de intención el expediente pasaría a la unidad de homicidios dolosos. También ordenó que el padre del niño quedara detenido sindicado como autor del delito de “abandono de persona”, acusación por la que será llevado a audiencia imputativa en las próximas horas según de informó desde el área de prensa de la Fiscalía Regional Segunda.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS