Central

Predios cerrados y trabajos en casa

Además de los de primera, los de inferiores también reciben instrucciones de los técnicos. Ya no quedan chicos en la pensión auriazul.

Jueves 19 de Marzo de 2020

Central, al igual que el resto de los clubes del fútbol argentino, tiene todas sus dependencias cerradas. La única oficina que cuenta con una atención mínima es la sede social de calle Mitre, pero sólo con el personal indispensable. Es más, también quedó cerrada por completo la pensión que alberga a jugadores de las divisiones inferiores. Anoche viajó el último chico extranjero de los poquitos que quedaban. De esta forma, tanto en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria como en el predio de Arroyo Seco sólo acude el personal que tiene que ver con la higiene y con el mantenimiento de los campos.

   El lunes 16 de marzo el club emitió un comunicado en el que informaba que “a partir del 17 de marzo y hasta nuevo aviso se suspenderán todas las actividades deportivas (fútbol juvenil e infantil y deportes amateurs)”. La única actividad que se mantuvo fue la del fútbol de primera división, aunque antes del partido ante Colón se sabía que la pelota se paraba en todo el país.

   Una de las mayores preocupaciones fue qué hacer con la pensión de la ciudad deportiva. A tal punto que algunos dirigentes se reunieron el pasado domingo con el médico Hernán Giuria y la recomendación del facultativo fue cerrarla por completo. Por eso se esperó que los familiares de los chicos vinieran a buscarlos. Los únicos que quedaban eran algunos extranjeros, entre ellos un joven japonés que no juega en el club sino que está por medio de un intercambio. Anoche tenía previsto el vuelo hacia su país de origen.

   Hoy todos los jugadores canallas trabajan de manera individual, en sus domicilios. Futbolistas de primera división recibieron de parte del cuerpo técnico una rutina especial, que es supervisada básicamente por el preparador físico Javier Bustos a través de videoconferencia. A cada uno de ellos se les dio un trabajo especial.

   Algo similar ocurre en las divisiones inferiores, donde los entrenadores trabajan por internet. Les pasan trabajos a los chicos, que tiene que ver no sólo con cuestiones físicas, sino también de alimentación, debido a que el desgaste no es el mismo. Parte de ese trabajo incluye el envío de videos sobre recortes de jugadas, que incluyen, entre otras cosas, imágenes sobre transiciones ofensivas y defensivas de distintos equipos.

   Sin que nadie tenga en claro qué es lo que sucederá en los próximos días ni cuándo el fútbol retomará su ritmo habitual, en Central las puertas de los distintos predios se mantienen cerradas y tanto entrenadores como futbolistas trabajan desde sus casas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario