Ovación

Falleció a los 93 años don Angel Baratucci, una leyenda y un maestro del turf rosarino

Había nacido en Azul el 1º de mayo de 1921. En 1957 se convirtió en leyenda al ganar las ocho carreras del hipódromo Independencia, un récord mundial nunca superado.

Miércoles 16 de Julio de 2014

El ícono del turf rosarino, don Angel Oscar Baratucci, falleció hoy a los 93 años y con él se va por la recta principal del Independencia una leyenda, un hombre que vistió el traje de jockey hasta lo último, haciendo historia y escuela en una profesión dura.

No sólo por su hombría de bien será recordado don Angel, como Zof, otra leyenda viva del deporte rosarino.  Tal vez, porque su registro de haber ganado las ocho carreras del programa de su querido hipódromo Independencia el 15 de diciembre de 1957 lo hayan convertido no sólo en un ilustre integrante del Libro Guinness de los récord mundiales, una marca que jamás volvió a ser superada.

En 1995 el Concejo Municipal lo declaró "Ciudadano ilustre", título más que merecido, y  la Cámara de Diputados de la Nación también lo condecoró con el título de “Mayores Notables”.

Había nacido en la localidad bonaerense de Azul pero Rosario lo adoptó de muy chico.

Durante exactamente 56 años desplegó sus dotes de jockey impecable y habilidoso en la monta y los datos registrados hablan de más de 3.300 carreras ganadas, una cifra que no deja de sorprender teniendo en cuenta que el Maestro sólo corría los fines de semana. Fue el propietario absoluto de 26 estadísticas, 21 de manera consecutiva.

Don Angel había nacido en Azul, provincia de Buenos Aires, el 1º de mayo de 1921. Su debut se produjo en el hipódromo de Las Flores, el 16 de septiembre de 1936. En esa oportunidad condujo a la yegua Stanza, sobre el tiro de 350 metros y fue no placé. Cabe destacar que esta yegua nunca salió de perdedora. Don Angel tardó 18 meses para lograr su primera conquista, con La Húngara, en el mismo escenario que lo había visto debutar. Se afincó en la ciudad de Rosario a fines de 1940 de la mano de Bernardo Tucaro. Obtuvo su primer halago en el circo rosarino con Mariucho y en ese año visitó el recinto de los ganadores en 25 oportunidades.

En una nota publicada en La Capital en 2002, al cumplirselos 45 años de la hazaña de don Angel, se recordaba que "el domingo 15 de diciembre de 1957 anticipaba una tarde muy calurosa. Don Angel Oscar Baratucci se aprestaba para ir al hipódromo Independencia y Yiya, su esposa, le había preparado su valija con toda sus vestimentas. Pero esa mañana recibía la visita en su casa de un amigo que residía en la Feliz -Papero-, y Don Angel le decía a este buen amigo: "Hoy tengo muy buenas montas... creo que voy a ganar varias carreras". Este amigo fue a visitar varios conocidos que residían en la ciudad y más tarde se llegó por el óvalo del Independencia, cuando se había corrido la sexta contienda".

"Cuándo preguntó por los resultados hasta el momento no podía creer al escuchar que Patitas o El Maestro se había adjudicado más de medio programa. Este Papero no se hizo esperar e hizo fuerza con Don Angel jugando algunos boletitos en las dos últimas carreras, para que se cumpliera el sueño de ganar las ochos carreras en una sola jornada. Es por eso que Angel Oscar Baratucci figura hoy en el libro de Guiness como un jockey que corrió las ocho carreras de una reunión oficial y las ganó todas", agregaba la nota firmada por Alberto Serra.

"Esa fecha fue el 15 de diciembre de 1957 en el hipódromo Independencia. Cuando terminó la reunión hípica, don Angel venía acompañado de su amigo Bellino, camino a su vivienda, por Oroño, y los aficionados coreaban su nombre por la hazaña que había realizado. Esa tarde para la familia Baratucci y para todos los burreros rosarinos, iba ser imborrable. Don Angel comenzó la jornada con Triquiñuela (al cuidado de Antonio Lema), siguió con Val (José Claverie), luego vino el tercer compromiso con Maletín (A. Lema) y prosiguió con Tour de Force (A. Lema). Para el quinto turno llevó al disco a Eltondoc (Atilio Merli) y llegó la prueba principal en donde corrió a Panamá (Roberto Serra)", continuaba recordando el autor.

"A esta altura es necesario destacar lo que el consagrado piloto contaba: "Para mí era imposible que perdiera y casi me gana Monsieur de Paris, su piloto Pancho Cáceres se apresuró, y yo le guardé un resto a Panamá, que volvió a reaccionar y en el disco ganó por medio pescuezo". Llegó el séptimo cotejo, se coronó con Ganador (A. Lema) y concluyó la jornada con Modelado un pupilo de Angel Gusetti (padrastro de Baratucci)".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario