Central

Central ganó el partido que debía para mantener el protagonismo en el grupo

El equipo del Kily logró la ventaja en Mendoza a los 13 minutos con un preciso centro de Vecchio que cabeceó Novaretti al gol. Conserva las chances de clasificar

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Central debía ganar. Y ganó.

Para ello entendió que debía jugar sin prisa pero sin pausa. Es decir edificando con paciencia y organización. Tratando de capitalizar el espacio ajeno y reduciendo el margen de error. Tanto en el retroceso como en defensa. Y conjugando del medio hacia adelante para lograr la ventaja que represente los tres puntos vitales. Por el camino de la maniobra o por la jugada de pelota parada.

Central tenía que sumar. Y sumó.

Porque cuando Emiliano Vecchio piensa, Central juega. Así de simple. El capitán canalla manejó los tiempos, organizó las jugadas, administró los espacios, asistió y ejecutó. Por eso su rol fue determinante. Como lo fue en la apertura del marcador, cuando obligó a Ibáñez a despejar al córner un excelente tiro libre que buscaba en ángulo. Y fue a patear desde la esquina para meterle la pelota en la cabeza a Novaretti, quien sólo tuvo que hacer un movimiento para el gol.

Embed

Central estaba obligado a mejorar. Y en parte mejoró.

Para ello el Kily armó un esquema precavido, porque aunque para algunos jugar con tres zagueros centrales y dos laterales sea un planteo defensivo, no lo es si la flexibilidad compensa tanto en defensa como en ataque. Y así resultó. Más cuando lo compuso con más experiencia y oficio. Y el gran despliegue de Blanco. Porque para que Vecchio pueda mantener su rendimiento físico necesitó de la colaboración de sus compañeros para repartir las cargas. Y garantizar en conjunto el orden necesario para que el rival no capitalizara espacios. Por eso Central con un esquema diseñado para jugar gradualmente, sólo podía quedar expuesto por un error defensivo, como los que ya había cometido ante Banfield.

Central necesitaba evitar errores, pero aunque pocos los cometió.

Porque cuando el partido entró en los pasajes soporíferos de la lentitud, algunos pelotazos del limitado Godoy Cruz derivaron en un remate de Badaloni en el palo y una volada de Miño para evitar el empate del Tomba. Y a los 89 minutos Goñi se lo perdió solo frente al arco. Por lo que Central terminó poniendo en riesgo una victoria que hasta el final no estuvo garantizada, menos aún cuando Pitana ignoró un claro penal a Marinelli en tiempo de descuento.

Central debía mantener el protagonismo, y lo logró.

Los canallas ganaron el segundo partido y ahora mucho dependerá de ellos para alcanzar la clasificación a la zona campeonato de la Copa de la Liga. Allí donde estarán los 12 que pugnarán por ganar el trofeo y obtener el pasaje a la Libertadores. Y en esa carrera, Central todavía está.

.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario