..

Nuevo desastre ecológico en las islas por la mortandad de ganado

La sequía empuja a las vacas hacia los cursos de agua que se convierten en trampas mortales En sólo tres kilómetros este diario detectó 50 animales muertos o moribundos

Domingo 10 de Agosto de 2008

Victoria.— Un verdadero desastre ecológico ocurre desde hace unos meses en algunas zonas de las islas, a pocos kilómetros de Rosario, donde decenas de cabezas de ganado mueren empantanadas a la vera de cursos de agua y en el lecho seco de lagunas internas. LaCapital recorrió un predio delimitado por los arroyos San Lorenzo y Los Confines, y atravesado por el enlace vial Rosario-Victoria desde donde se divisan algunos cadáveres.

Los terrenos y la hacienda pertenecen al entrerriano Aníbal Baggio, miembro de la familia fundadora de la reconocida marca fabricante de jugos, entre otros productos y explotaciones, quien según sospechan los lugareños ignoraría el panorama desolador de su emprendimiento. En un tramo de no más de tres kilómetros este diario pudo contabilizar en las orillas de los arroyos más de cincuenta animales muertos y otros moribundos, con el terror en las miradas y el agotamiento extremo tras luchar varios días contra el barro, que lentamente los devora a cada movimiento.

Los caranchos sobrevuelan el lugar devenido en un cementerio vacuno y hacen guardia a la espera que expiren las vacas moribundas. Curiosamente, sólo les comen los ojos y dejan intacto el resto del cuerpo.

Contaminación. El olor en el ambiente es nauseabundo a raíz de la putrefacción de los cadáveres, que lógicamente también contaminan el agua y ésta es justamente la mayor preocupación de los isleños de la zona.

Ese mismo agua que estuvo en contacto con los restos en descomposición es la que los lugareños extraen en baldes y la dejan reposar de la noche a la mañana, para que los sedimentos se asienten y se limpie.

Así, sin otro tratamiento previo, el líquido va a parar a la pava para tomar mate o lo utilizan para cocinar, lavar los trastos, el aseo personal y de la ropa y para dar de beber a sus mascotas y animales que crían para el consumo propio.

Sequía. La ausencia de lluvias azota las islas desde marzo, por lo que bajó el caudal de agua y en las orillas se formó una superficie arcillosa. Lo mismo pasó en el lecho de las lagunas internas del campo, que otrora fueran bocas abiertas donde solían ingresar los pescadores, como las llamadas Coatí Grande (sobre el arroyo San Lorenzo) y Coatí Chico (sobre Los Confines).

Según recordaron algunos vecinos, a poco de habilitado el viaducto el antiguo propietario de los terrenos, Hugo Bianchi, vendió al menos doce mil hectáreas a Rufino Baggio, quien falleció en 2006. Después, su hijo Aníbal ordenó levantar terraplenes para cerrar las lagunas y construir accesos internos para circular con vehículos desde el viaducto y dentro del predio.

Algunos sostienen que de ese modo el empresario se aseguró de que ningún extraño pudiera ingresar a pescar, pero "le salió todo mal, porque ahora los animales no tienen agua en las lagunas y salen a buscarla a las orillas donde quedan empantanados o se caen en las partes barrancosas y se los lleva el agua".

"Es una lástima que dejen morir semejante cantidad de animales, siendo que en ese campo tienen todos los elementos y herramientas como para rescatarlos. No me explico por qué pasa esto, si es por culpa de los puesteros o porque el dueño no sabe nada. Está perdiendo mucha plata", se lamentó un productor de la zona.

"Dan ganas de llorar al ver cómo sufren esos bichos durante días y uno no puede hacer nada, porque uno podría degollarlo para hacerle un favor, para que no sufra más, pero seguro que alguien denuncia y termina preso", expresó un puestero de un campo lindero.

Todos los testigos del fenómeno coinciden en esta sensación de impotencia e incertidumbre, ya que nadie se explica con certeza por qué mientras muchos padecen hambre y necesidades, en el humedal ocurre este injusto derroche que a su vez perjudica a los lugareños por la contaminación ambiental que genera. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario