La Ciudad

Padres del Politécnico adhieren al cronograma de clases porque se pensaron para "el bien común"

Ante el reclamo de mayor presencialidad, un grupo opinó que es "inoportuno e irresponsable" en este contexto

Jueves 15 de Abril de 2021

Un grupo de padres de alumnos del Politécnico emitió un comunicado donde claramente toma distancia de otros adultos a cargo de los estudiantes que en los últimos días exigieron a viva voz mayor presencialidad en las aulas de la institución de Pellegrini y Ayacucho. “El protocolo se pensó para el bien común y no para restarle nada a nuestros hijos, fue debidamente explicado”, recalcaron padres y madres que eligieron distanciarse de la postura que exige más clases en las aulas. “Nos parece inoportuno e irresponsable reclamar o solicitar más clases presenciales”, contrastaron a partir de evaluar un contexto sanitario que se agrava cada día por la segunda ola de contagios de Covid-19.

Apenas comenzó el ciclo lectivo y con la curva de contagios de Covid-19 en ascenso y un escenario sanitario por demás grave, un grupo de padres del Politécnico General San Martín realizó una protesta en la puerta del establecimiento, que depende de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

“Estamos hartos. Sentimos que el Instituto Superior Politécnico General San Martín, de enorme prestigio, hoy es tal vez la peor escuela de la provincia de Santa Fe”, lanzó un padre delante de los medios que cubrieron la protesta, que logró convocar a unas 300 personas.

Los autodenominados “polipadres”, que arroga una de las opiniones en relación a la problemática, cargaron contra el gremio de los docentes universitarios porque el año pasado, según ellos, planteó en paritaria que el trabajo a distancia no podía ser obligatorio. Y que entonces las clases dependían de la voluntad de cada docente.

Esa es una de las posturas en relación a la presencialidad, virtualidad, burbujas, cuidados, alternancia de grupos bajo esas modalidades. Pero otro grupo de padres emitió un comunicado que busca tener en cuenta el gravísimo contexto sanitario y pensar solidariamente la situación.

“En este contexto global de pandemia, cursando la segunda ola de Covid, con alta contagiosidad cuando semanalmente aumentan los casos positivos, la ocupación de camas de terapia intensiva se acerca a su máximo y la cifra de fallecidos volvió a crecer, creemos que no debería estar en discusión la presencialidad de las clases en todos sus niveles”, indicaron.

“Claramente contrastamos con la idea que reclama mayor presencialidad. Hay que entender el contexto. El protocolo del Poli fue debidamente explicado, hubo reuniones con cada curso, se elaboró con especialistas, en conjunto con autoridades, docentes. Está plenamente justificado porque se elaboró para el bien común, no para restarle o quitarle algo a los alumnos”, explicó Varinia a La Capital, una de las madres que junto a otros padres del Poli suscribió la carta.

>> Leer más: Otro taburetazo en el Politécnico en reclamo por mayor presencialidad en las clases

Y dijo no estar de acuerdo con la afirmación que sostiene el otro grupo de padres, de que los docentes “quieren trabajar menos. Es otra forma, porque las condiciones objetivas no lo permiten de otra manera. El Politécnico tiene muchos estudiantes por comisión y algunas faltas estructurales que no depende de las autoridades. Vamos a acompañar el criterio de la institución, porque coincidimos en una postura solidaria para preservar la salud de nuestros hijos, y de todos”

En el comunicado los padres expresan que no ven “la urgencia de plantear otro esquema de dictado de clases presenciales en Politécnico, ni de hacer reclamos vaciados de solidaridad, de cuidado colectivo y de comprensión real del mecanismo de freno de brotes o contagios de esta pandemia viral, que está lejos de terminar”.

Y entienden “la construcción a partir de criterios colectivos. Nos consta que el protocolo para el dictado de clases fue modelado colectivamente. Confiamos en que es la solución más apropiada en un marco de incertidumbre global”.

No obstante reconocer que “el proceso de transmisión de conocimientos se dificulta al hacerse en forma virtual, entienden que “proteger la salud y las vidas humanas es la prioridad. Remarcamos que la asistencia de estudiantes a la institución implica hacer uso del transporte público (donde el distanciamiento social es prácticamente nulo), el movimiento de familiares y personal docente y no docente, lo que indefectiblemente produce movilidad del virus”.

En otro tramo del comunicado remarcan que “si la convicción de que en una institución educativa pública debe primar el bien común, creemos que una educación de excelencia, como se les demanda a las escuelas universitarias, se acompaña de mostrar y enseñar respeto, solidaridad para con el/la otro/a, compañerismo, cuidado colectivo, de generar un espacio de discusión y defensa de derechos como estudiantes y ciudadanos”.

Esas premisas, según este grupo de padres y madres, “están inscriptos en la tradición del Poli a lo largo de muchos años de existencia, y los consideramos tanto o más valiosos que el resultadismo a la hora de evaluar su eficacia como escuela de formación técnica. Nos parece inoportuno e irresponsable reclamar o solicitar más clases presenciales sin contextualizar y sin pensar qué podría suceder si las instituciones educativas estuvieran funcionando a puertas abiertas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario