La ciudad

"La basura es un invento humano, la naturaleza no genera residuos"

Entrevista a Paul Connett, uno de los fundadores de la teoría de Basura Cero que llegó a Rosario de la mano del Taller Ecologista.

Domingo 29 de Julio de 2018

El exceso de basura es un problema global y las grandes ciudades argentinas no escapan a eso. La reciente decisión del gobierno porteño de volver a incinerar residuos puso el tema en agenda y actualizó el debate sobre una gestión sustentable de los desechos urbanos.

Para el británico Paul Connet los principios sobre los que se basan los planes de Basura Cero están más vigentes que nunca: recuperación, reciclaje y compostaje son los caminos a recorrer para garantizar mejor calidad de vida. "Si el residuo no se puede reutilizar, reciclar o compostar, la industria no debería fabricarlo. Hay que trabajar sobre eso" explicó el experto, quien de la mano del Taller Ecologista participó de charlas y actividades en el Cordón Industrial y en Rosario.

¿La gestión de residuos es uno de los mayores problemas que enfrentan las ciudades?

Absolutamente, y en todo el mundo es igual. Es un desafío pero también es una oportunidad, y los principios de Basura Cero pueden ser la piedra angular para encontrar una solución. La incineración ya no es una respuesta posible, hay que ir hacia una economía circular y dejar atrás la economía lineal.

¿Cuáles son las claves de Basura Cero?

Reducir la cantidad de desechos, reciclar lo no orgánico y compostar la basura orgánica, con separación en origen. El compostaje particularmente aparece como una muy buena opción en esta región de Argentina, donde hay espacios grandes. Hay que entender que una buena gestión de residuos puede dar réditos económicos.

¿Por qué piensa que el compostaje puede ser una de las soluciones al problema de la basura en esta región?

Porque hay mucho espacio disponible y por el grado de desarrollo de la agricultura. Argentina es hoy conocida en todo el mundo por su carne, podría ser conocida en el futuro por producir alimentos orgánicos de calidad.

El modelo agrícola local está lejos de eso aún...

Estamos muy lejos, pero es necesario ir hacia eso. Si todos los habitantes del mundo consumiéramos como estadounidenses precisaríamos 5 planetas Tierra, es imposible seguir así. Precisamos una agricultura que genere suelos sanos para tener alimentos sanos y gente sana. Sin venenos.

¿Cómo pueden aplicarse con éxito los principios de Basura Cero?

No es un programa que busca sólo recuperar basura, también puede generar empleo de calidad. La gente que trabaja con la basura necesita respeto y reconocimiento, debe dejar de ser algo asociado con la marginalidad. Un modelo que combine compostaje y cartoneros puede funcionar muy bien.

¿Qué parte le toca al Estado y qué parte a los ciudadanos en esto?

Tengo claro que lo principal es el liderazgo de la clase política, allí se marca la diferencia. Y un buen político trabaja con las organizaciones civiles, no las ignora.

¿La basura puede ser un buen negocio?

Que existan incentivos económicos es clave. En muchos lugares la recolección de orgánicos y reciclables es gratis pero se cobra para recoger los no recuperables. Menos basura generas, más ahorrás.

¿Hay lugar para planes así en países como Argentina?

Claro, hay que ser creativos e innovadores. Hay experiencias muy buenas en India, hay compostajes comunitarios, se puede hacer en escuelas. El problema de la basura no se resuelve con un experto en basura. Hace falta juntar a funcionarios, organizaciones, maestros, médicos etc. Es un tema social, no un problema en particular. Si no nos quedamos en una visión muy estrecha del asunto. Mejorar la salud y combatir la pobreza debe ser un problema compartido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario