Paritarias

ATE y UPCN también seguirán negociando

Con un clima que los gremialistas y el gobierno coincidieron en mostrar distendido, la segunda reunión de la paritaria del sector público provincial pasó ayer a otro cuarto intermedio, aunque ya con una primera definición: el eje de la política de actualización salarial pasará por el mantenimiento de la cláusula gatillo.

Viernes 22 de Febrero de 2019

Con un clima que los gremialistas y el gobierno coincidieron en mostrar distendido, la segunda reunión de la paritaria del sector público provincial pasó ayer a otro cuarto intermedio, aunque ya con una primera definición: el eje de la política de actualización salarial pasará por el mantenimiento de la cláusula gatillo.

Aunque lo que resta definir no es menor, las partes fueron cautas. Desde el gobierno buscaron administrar cualquier expectativa que desentone con los tiempos de crisis y dejaron entrever que el mecanismo no tendría la automaticidad hasta ahora conocida en torno a un porcentaje de actualización enteramente coincidente con el índice de costo de vida del mes inmediato anterior.

"Se propone que la cláusula de actualización automática tenga límites por si se produce un desfasaje muy importante entre el incremento inflacionario y la suba real de los ingresos provinciales", dijeron los funcionarios.

Hasta el despacho del ministro de Gobierno, Pablo Farías, llegaron las delegaciones de UPCN y ATE encabezadas por sus titulares, Jorge Molina y Jorge Hoffman, respectivamente, y al cabo de casi dos horas de debate salieron sin que hubiera una fumata blanca aún.

Ayer no se habló tampoco de porcentajes, y aunque el gobierno buscó diluir la pretensión gremial de un aumento compensador inicial, éstos insistieron en recordarla. Aunque sin un énfasis terminante aún.

"Tenemos en claro desde el primer día los tres puntos imprescindibles para acordar la política salarial de 2019: la cláusula gatillo, que fue indudablemente una garantía para los trabajadores; un porcentaje de aumento y el mínimo garantizado de bolsillo para los compañeros que menos ganan. El gobierno sólo presentó el mantenimiento de cláusula gatillo, condicionándola a la evolución de los recursos provinciales frente a la aplicación automática que tiene actualmente", se ratificó Molina al salir.

No obstante, se mostró contemporizador al afirmar que "entendemos la preocupación del gobierno" y subrayó que los gremios "defienden el bolsillo de sus representados". Ratificó que no hubo cifras y que seguirán conversando.

Hoffman, en tanto, coincidió en lo que fue la previa al cuarto intermedio decidido ayer. "El gobierno se limitó a una actualización salarial conforme a los índices inflacionarios poniéndole un límite según los ingresos públicos" e insistió en que los gremios estatales aguardan una propuesta de incremento salarial, además de la aplicación de la cláusula gatillo en resguardo del poder adquisitivo de los trabajadores. "No es una propuesta salarial" y "desvirtúa el espíritu de la cláusula gatillo tal como se presentó", indicó.

Las partes volverán a sentarse en torno a la misma mesa la semana que viene.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});