La ciudad

Allanaron un bar y encontraron mujeres obligadas a prostituirse

Está ubicado en Eva Perón al 4700. Al lado funcionaba un local donde las jóvenes concretaban los servicios sexuales y eran controladas con cámaras por el dueño.

Sábado 22 de Marzo de 2014

Efectivos de la Gendarmería allanaron un local de Eva Perón y Provincias Unidas en el que funcionaba un bar y un cabaret, donde encontraron cuatro chicas que eran obligadas a ejercer la prostitución. Las mujeres eran controladas a través de un sistema de cámaras por el dueño, que además se quedaba con la recaudación. El propietario fue demorado y será interrogado por la Justicia.

Todo comenzó por una denuncia anónima que el año pasado recibió el centro de ayuda a la víctima de trata de personas dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación.

La denuncia daba cuenta de que en un local ubicado en Eva Perón al 4700, que supuestamente funcionaba como bar, se estaba llevando a cabo la explotación sexual de mujeres.

Esta denuncia dio lugar el inicio de una investigación por parte de efectivos de Gendarmería, con intervención de la Fiscalía Federal Nº 2 a cargo de la doctora Adriana Saccone.

El trabajo incluyó intervenciones telefónicas y las pesquisas establecieron que en Eva Perón al 4700 se encontraba emplazado el local, que tenía habilitación municipal como bar. Sin embargo, era un cabaret. Las mujeres se hallaban bajo la supervisión de dos hombres. Concretaban servicios de tipo sexual en un inmueble lindero que también fue allanado.

Según logró establecer la investigación, los clientes abonaban los denominados "pases" en el bar y los explotadores retenían el dinero que obtenían de los servicios sexuales que brindaban las mujeres.

El allanamiento. Cuando se realizó el allanamiento se encontraban en el lugar el propietario del local nocturno, Alfredo S., quien por orden del Juzgado Federal Nº 4 quedó detenido y será indagado por la Justicia.

Los gendarmes secuestraron documentación que acredita que el local se encuentra habilitado como bar, como así también actas de inspecciones municipales.

El lugar tenía cámaras de vigilancia en el bar, el pasillo por el cual se accedía a las habitaciones e incluso en los dormitorios donde se llevaban a cabo los servicios sexuales. Los aparatos estaban conectados a un dispositivo IP y eran controlados mediante un software instalado en el celular del dueño del bar, lo que hizo sospechar a la Justicia que las mujeres no tenían libertad de acción.

Las cuatro mujeres mayores de edad que estaban en el lugar al momento del allanamiento fueron puestas bajo la tutela de un equipo de psicólogos de la oficina de rescate y acompañamiento a las víctimas damnificadas por el delito de trata de personas, quienes llegaron desde Buenos Aires para participar en los allanamientos.

La Rosa. Según fuentes de Gendarmería, el mecanismo y funcionamiento de este cabaret, camuflado como bar, era de idénticas características al reducto "La Rosa", un prostíbulo que fue clausurado en mayo del año pasado y cuyo dueño, Juan Cabrera, quedó detenido.

El día de la clausura de ese cabaret se constató la oferta sexual y fueron asistidas 18 mujeres en situación de prostitución. Además, se detectaron al menos dos puertas que comunicaban con un hotel lindero, aspecto controvertido y prohibido por ordenanza municipal.

La prohibición que rige en la ciudad

En julio de 2013 el Concejo aprobó la prohibición de la apertura de locales bajo el rubro whiskerías y cabarets. La iniciativa impulsada por la concejala María Eugenia Schmuck contó con el voto de todo el arco opositor. En esa oportunidad, la legisladora de la ciudad destacó: "Hay que proteger a las chicas, si quieren seguir ejerciendo la prostitución que lo hagan por cuenta propia, pero que no sean obligadas a ser regenteadas y encima que les saquen la mitad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario