El país

Las falsas promesas de cura: del dióxido de cloro a los mates con cuatro bombillas

No sólo generan la falsa sensación de prevención o tratamiento sino que, en algunos casos, son muy peligrosas para la salud, advierten especialistas

Miércoles 19 de Agosto de 2020

Dióxido de cloro, cabinas sanitizantes para personas, mates con cuatro bombillas “anticovid” o comer ajo para curarse son algunas de las propuestas que se ofrecen como “soluciones” frente a la pandemia de coronavirus, que no sólo generan la falsa sensación de prevención o tratamiento sino que, en algunas ocasiones, son extremadamente peligrosas para la salud, advirtieron ayer especialistas.

“En momentos críticos o frente a enfermedades en las que no se ha encontrado la cura, aparecen este tipo de soluciones milagrosas que nunca son inocuas porque una persona que toma una sustancia pensando que se está curando, aunque no le haga daño, puede demorar la atención médica y la indicación de un tratamiento adecuado”, indicó el médico toxicólogo Sergio Saracco, de la Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental (Sibsa).

Saracco identificó numerosos productos que se promocionaron desde que comenzó la pandemia: “Los cubrecalzados o las batas descartables sobre la ropa, por ejemplo, a excepción del personal de salud, para el resto de las personas no son necesarios; el coronavirus es un virus respiratorio y las únicas barreras que se comprobó que son efectivas son la mascarilla (barbijo) y la distancia social”, sostuvo.

El toxicólogo señaló que si bien la lavandina, el alcohol etílico o el dióxido de cloro son sustancias que pueden desinfectar superficies limpias (porque su efectividad se reduce mucho cuando hay suciedad o grasa), “ninguno de estos elementos se debe ingerir, no sólo porque no tendrán efecto contra el virus, sino porque además son altamente tóxicos”.

En efecto, en las últimas horas al menos un hombre y un niño de cinco años murieron posiblemente por ingesta de dióxido de cloro, llamado también CDS o “solución milagrosa”, una sustancia muy promocionada en las últimas semanas que la conductora de televisión Viviana Canosa dijo tomar en cámara porque “oxigenaba la sangre”.

“El CDS es un poderoso oxidante. Lejos de oxigenar la sangre, si llega al torrente sanguíneo lo que produce es la oxidación del hierro presente en la hemoglobina de los glóbulos rojos y la convierte en metahemoglobina, lo que genera un estado tóxico de la sangre que la incapacita para llevar normalmente el oxígeno desde los pulmones a los tejidos”, explicó Saracco.

En este sentido, el Ministerio de Salud recordó que “el uso de dióxido de cloro no está autorizado para el tratamiento del coronavirus” y advirtió que “no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna para su comercialización y uso”. Al contrario, la cartera sanitaria afirmó que “su ingesta puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

Otra falsa promesa que se difunde y vende online son las “cabinas sanitizantes”, estructuras con forma de túneles o gabinetes, en las cuales al ingresar la persona recibiría procedimientos de desinfección, ya sea por rociado de productos químicos como amonio cuaternario, povidona yodada, cloruro de benzalconio y peróxido de hidrógeno, exposición a ozono o radiación con rayos ultravioleta de tipo C (UV-C), según se publicita.

“Si bien estas cabinas ya existían y se usaban en objetos, como vehículos, instrumental quirúrgico y camillas, bajo ningún concepto están indicadas para personas y no tienen efectos de eliminación del virus”, detalló Saracco.

Los mates con cuatro bombillas tampoco son una solución. “Hay un reflujo de la saliva de la bombilla hacia el mate, más allá de los factores como el distanciamiento y el uso de barbijos que “tomando mate con otra persona no se cumplen”.

En la alimentación también se promocionaron recetas curativas como la ingesta de ajo o jengibre.

"Ningún alimento tiene propiedades curativas en sí mismo, no sólo sobre el coronavirus, sino sobre cualquier enfermedad infecciosa producto de un virus o bacteria”, advirtió la nutricionista Leonella Abboghlouyan.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario