Información Gral

Iba a donar un riñón a su hija pero su marido la mató

La asesinó porque había estado un mes en Buenos Aires haciéndose los estudios médicos. Luego, él se colgó de un árbol de la casa que habitaban en Tucumán. Todo, delante de dos hijos.

Sábado 01 de Diciembre de 2012

Una mujer tucumana de 33 años, que estaba por donar un riñón a una de sus hijas, fue salvajemente asesinada a puñaladas por su marido al volver de Buenos Aires (adonde había ido a hacerse los estudios médicos junto a la nena), quien le reprochó haberse ausentado largamente del hogar.

Berta Beatriz Añazgo había permanecido menos de un mes en Capital Federal antes de retornar esta semana a su casa de la ciudad de Las Talitas, vecina a la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Luego del crimen, el hombre, Juan Avila, de 57 años, se suicidó colgándose de un árbol en el patio de la casa. El matrimonio tenía cinco hijos.

La preparación del acto de amor que Berta esperaba concretar en beneficio de su hija con insuficiencia renal lo conocía toda la familia. Las semanas vividas lejos de Tucumán las ocupó en exámenes y trámites para avanzar en el trasplante. En Capital estuvo acompañada por la nena enferma que se debe someter cotidianamente a sesiones de diálisis.

La tragedia familiar ocurrió a la hora de la siesta del miércoles y fue presenciada por otros dos hijos de la pareja, una adolescente de 14 años y un niño de siete con capacidades especiales.

Avila emprendió los reproches y los gritos contra su mujer. Se conocían desde hacía unos 20 años, prácticamente cuando ella dejaba de ser una niña y tenía menos de 15. A los pocos minutos de comenzar la reprimenda, él tomó un cuchillo de carnicero y se lanzó hacia Berta. La hija de 14 años intentó frenar la agresión y forcejeó, pero el esfuerzo fue vano. También recibió heridas de su padre, la mayoría cortes en las manos, y necesitó ser hospitalizada. Alcanzó a correr y dar aviso a los vecinos.

El hijo menor de siete, en silla de ruedas, fue espectador forzado de la macabra pelea y ya en shock vio partir a su progenitor hacia el patio donde se suicidó. Cuando los habitantes de la cuadra llegaron a la vivienda, Avila ya estaba muerto.

Las fuentes vinculadas a la investigación confirmaron que la furia criminal del esposo fue por el tiempo que su mujer había estado en Buenos Aires.

El fiscal Diego López Avila derivó las investigaciones al jefe de la Unidad Regional Norte de Tucumán, comisario Juan Salcedo, y al subjefe, Mario Rojas.

El caso fue tomado también por el Observatorio de la Mujer en la provincia norteña argentina, por tratarse de otro caso, de los tantos que se repiten, de violencia de género.

Las Talitas es una ciudad de 70.000 habitantes, situada al noroeste de la capital de la provincia (San Miguel de Tucumán) en el departamento de Tafí Viejo. Es un municipio constituido principalmente por sectores residenciales, que la convirtieron en la práctica en una extensión de San Miguel de Tucumán hacia el norte. El matrimonio conformado por Avila y Añazgo y sus cinco hijos vivía en las afueras de Las Talitas.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario