Información Gral

"El calentamiento está vinculado a la destrucción del ambiente y al consumo"

"Las convenciones internacionales, como el Protocolo de Kioto, si bien sirven para debatir, han simplificado una realidad compleja, descuidando cambios muy graves que repercuten en lo climático y comprometen el funcionamiento del servicio de agua en el manejo de las cuencas hídricas y el cuidado del suelo, entre otros.

Lunes 03 de Diciembre de 2012

"Las convenciones internacionales, como el Protocolo de Kioto, si bien sirven para debatir, han simplificado una realidad compleja, descuidando cambios muy graves que repercuten en lo climático y comprometen el funcionamiento del servicio de agua en el manejo de las cuencas hídricas y el cuidado del suelo, entre otros. El cambio climático es una especie de universo derivado del atmosférico, pero que también depende de otros factores también en cambio, como el consumo", advierte el biólogo Raúl Montenegro, titular de la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam).

"Hay una suerte de vacío en el tratamiento de los cambios globales: destrucción de ambientes terrestres, acuáticos, y los cambios atmosféricos. En Argentina podemos trabajar en la reducción del dióxido de carbono. Pero no se puede olvidar que en Córdoba, por ejemplo, queda menos de un 4 por ciento de nuestros bosques nativos", afirma el investigador y profesor universitario.

"Por ello debe haber una resistencia ambiental a ese cambio. En las convenciones se tocan aspectos, pero no el conjunto del tema, además hay estilos de vida que no se quieren tocar. Hay cálculos, que también realizamos desde el Funam sobre el consumo de energía, teniendo en cuenta las actividades, no la alimentación. Así se comprueba que un indígena cazador y recolector de la selva tropical gasta 3 mil kilos de calorías, sin incluir alimentos. En tanto, un ciudadano de Nueva York consume 300 mil kilos de calorías por día. Así, se calculó que Bill Gate consume 20 millones de calorías, en lo que usa de energía, teléfono, refrigeración, calor, computadoras, transportes y otros elementos de la vida que lleva".

Sustentable. Entonces, advierte: "Para lograr un estilo de vida sustentable se debe plantear un límite al consumo por cápita. Habrá que subirlo en quienes no acceden a lo necesario y limitar a los que consumen de más".

"Las diferencias entre un indígena y un hombre tecnológico es que cuanto más grande sea el nicho ecológico (espacio que ocupa) de una persona, mayor es el consumo. Así el nicho ecológico de un hombre de Wall Street es enorme, mientras el de quien vive en un asentamiento en los bordes de Formosa, y sin ningún tipo de servicios, es muy pequeño", explica. "Es positivo el debate —dice el biólogo cordobés—, pero no se puede centrar en un solo tema. Hay municipios que trabajan en el tema, pero cuando ya no hay ambientes nativos el cambio climático es inmanejable. Los cambios se pueden dar en una sociedad cuando uno los decide. Pero también ocurren cuando una crisis explota y cambia todo. En Argentina los procesos de cambio son productos de crisis y no de gestión. Cuando en Córdoba se restringió el consumo de agua, recién entonces se empezó a tomar el manejo de las cuencas hídricas. Las crisis son orientadoras de políticas, pero ya con una menor maniobrabilidad".

"El clima es sólo una parte del sistema en que vivimos, la visión simplificada del planeta nos puede llevar a crisis de sistemas muy graves y con una débil capacidad de retorno. Una imagen del futuro se ve en Haití, esa nación no tiene resistencia ambiental y social para enfrentar una crisis de inundaciones, terremotos o lo que sea. Ese esquema de desarrollo que mueve a América latina es de destrucción de universos terrestres, acuáticos, atmosféricos", resaltó.

Resistencia. "En Argentina se multiplicaron los movimientos de resistencia por temas puntuales y regionales: el agua, la minería, las tierras. Pero está debilitado el movimiento de coaliciones de organizaciones sociales para lograr cambios a nivel de políticas y legislación macros. Se perdió la lucha por cambios de política. A los gobiernos les convienen las luchas sectoriales, más manejables que un planteo de coalición de ONGs", señala.

Y agrega: "Faltan movimientos de ciudadanos y universidades para impulsar programas serios con nuevos modelos como el agropecuario, con ese genocidio silencioso que producen los agrotóxicos. Se fortalecieron las luchas sectoriales, falta articular entre sectores sociales la pelea para cambiar el modelo de producción: agropecuario y minero, entre otros".

Quema de combustible. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) indicó el jueves que se batieron las marcas del calentamiento global: dióxido de carbono, metano y óxido de nitrógeno. Los niveles del primero, con emisiones provocadas por la quema de combustibles fósiles o la deforestación, llegaron a 390,9 partes por millón en 2011; es decir, dos partes por millón más que en 2010.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS