Información Gral

"Desde el 21 estamos en un renacer y en un retorno a lo natural"

Las profecías mayas. Un baqueano de Tilcara rescata los relatos ancestrales de cambios en la relación del hombre con la Tierra que guardaron los amautas y los detalla en diálogo con La Capital.

Lunes 24 de Diciembre de 2012

"Los mayas observaron la naturaleza, el movimiento de los astros y el alineamiento planetario, nunca plantearon el fin del mundo", explica Oscar Flores, profesor de Historia y de Matemáticas de la ciudad de Tilcara, en Jujuy. "El 21 de diciembre comenzó el invierno en el hemisferio norte y el verano en el sur, se inició un nuevo ciclo de vida", resalta en diálogo con La Capital.

"Vivimos en un constante equilibro, positivo o negativo. Es como cuando los hombres tenemos buena salud, entonces es un equilibrio positivo. Pero al romperse ese equilibrio pasamos a otro negativo: la enfermedad. Al ir al médico y reponernos, volvemos al equilibrio de la salud. Al momento de transición, cuando se pasa de un equilibrio a otro, los mayas lo llaman «el no tiempo»".

Además, señala: "El Sol tarda en dar vuelta a la Vía Láctea, unos 26 mil años. A veces está más cerca y en una supuesta noche está más lejos. Ahora salimos de una noche y vamos a un amanecer. Estamos en un tiempo en que los polos magnéticos, no los de rotación de la Tierra, cambian de posición".

"En la concepción filosófica del mundo andino un cambio muy profundo que sucede cada 500 años es el llamado Pachacuti: una transformación en la relación del hombre con la naturaleza", relata Flores.

"Es un renacer originado en el fenómeno climático y un movimiento social que transforma las conciencias, surgen organizaciones distintas donde se rompen los ecuadores de hegemonía. Hoy vemos un retorno a las cuestiones naturales en terapias y alimentos, se produce un cambio y caen preceptos y muchos paradigmas que entran en crisis".

Mientras, con diversas ceremonias, pueblos andinos, mayas y amazónicos recibieron al nuevo ciclo de vida que se inició con el solsticio, se difundió en la prensa e internet una supuesta hecatombe prevista por los antiguos mayas.

Así, aparecieron las promociones turísticas para recorrer la ruta maya, el alquiler de un búnker, restaurantes que ofrecen cenas especiales de fin del mundo o estadías en remotas ciudades donde ser garantizaba "cero posibilidades de desastres". Pero hasta la agencia espacial estadounidense (Nasa) descartó que la Tierra colisionara con algún errante planeta, asteroides, alineación galáctica, erupciones volcánicas, inversiones de polos magnéticos o posibles tormentas solares.

En tanto, desde México, el investigador en temas mayas de Puebla, Mario Aliphat, resaltó: "La idea de que se acabará el mundo no es maya, es más la influencia cristiana dentro de la versión que ha llegado de tiempos de la colonia, donde se empiezan a mencionar conceptos milenarios".

Los amautas. En el norte argentino, el relato oral se transmitió entre los ancianos. Flores explica: "He tenido la posibilidad de formarme al conocer a amautas, ancianos sabios del mundo andino. Ellos preservaron los ancestrales valores de nuestra cosmovisión e intentan juntarnos", señala.

Conocido como "Tupac", Flores es tilcareño como sus padres y abuelos. Estudió Ingeniería en Córdoba, pero "alguien me hizo pensar en mi tierra y regresé en 1998", cuenta. Así se nutrió de la tradición de los relatos orales y lecturas históricas y científicas.

"Los amautas resguardaron nuestro pasado, que en la zona del sur de la actual Bolivia, Jujuy, Salta y el norte de Tucumán, era parte del Kollasuyo, provincia sureña del Tawantinsuyo, del antiguo imperio inca".

"Los pueblos deben enfrentar un cambio. Los años de la conquista llegan a su final", advierte. Ese cambio implica la reconstrucción de una identidad, pero esa recuperación está relacionada con la recuperación de las tierras que habitaron los originarios de la región.

"Para recuperar la identidad cultural es necesaria la tierra, madre y organizadora de nuestro sistema social en comunidades. Respetamos la propiedad privada occidental, pero reclamamos las tierras que habitábamos".

El fenómeno de Evo. Y sostiene que "el fenómeno generado en Bolivia al asumir un presidente aymará (Evo Morales) tiene que ver con una concepción filosófica en el mundo andino. Desde esa nación, el canciller David Choquehuanca ha dicho al inicio de esta semana: "El 21 de diciembre es el fin del miedo, fin de la división, del egoísmo, envidia y comienzo de la construcción de la armonía, de la esperanza, de la confianza".

Flores remarca que se empezaron a juntar los restos esparcidos de Túpac Amarú. Los amautas han mantenido la memoria y se ven signos. Al reasumir Evo, las comunidades le entregaron los atributos incas, también lo hicieron con sus pares Hugo Chávez (Venezuela) y Rafael Correa (Ecuador).

Además, esos presidentes y los de Paraguay y Argentina forman un nuevo bloque, aunque con una estructura occidental, formal y con sus contradicciones".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS