Información Gral

Brasil llora a Oscar Niemeyer, un maestro de la arquitectura mundial

La presidenta Dilma Rousseff recibió los restos con honores de jefe de Estado. "Brasil perdió hoy a uno de sus genios, es un día para llorar", confió la primera mandataria.

Viernes 07 de Diciembre de 2012

Una Brasilia paralizada se despedía ayer de su creador, el arquitecto Oscar Niemeyer, en el palacio presidencial Planalto, proyectado por él, al igual que todos los edificios de la capital brasileña, la cual constituye una de las más osadas obras del hombre que se convirtió en ícono de la arquitectura del siglo XX.

Los restos del afamado "poeta de la línea curva", llegaron a Brasilia provenientes de Río de Janeiro, donde falleció anteanoche a raíz de una infección respiratoria, en un avión de la Fuerza Aérea Brasileña cedido por la presidenta Dilma Rousseff.

"Brasil perdió hoy a uno de sus genios, es un día para llorar", dijo la presidenta anteanoche, poco después de enterarse de su muerte.

La mandataria recibió ayer el féretro junto a la viuda de Niemeyer, Vera Lucia, en la entrada del Planalto. Antes, el cuerpo de Niemeyer, envuelto en la bandera de Brasil, recorrió en un vehículo abierto diversos lugares de la ciudad escoltado por la unidad del Ejército que realiza la guardia presidencial, Dragones de la Independencia. La llegada de los restos de Niemeyer a la capital coincidió con la reunión de cancilleres que se celebra en la ciudad, previa a la XLIV Cumbre de jefes de Estado y de gobierno del Mercosur, que se realizará hoy. Los ministros del bloque regional abandonaron la sede de la Cancillería para acudir al velorio de Niemeyer, a quien condecoraron con el título de "ciudadano ilustre".

"Brasilia llora por Niemeyer el mismo llanto sentido y melancólico de los huérfanos. Porque es así, (como una hija), que la ciudad siempre se sintió en relación a Oscar", dijo el gobernador de Brasilia, Agnelo Queiroz. ciudad declarada por la Unesco como monumento Patrimonio Histórico de la Humanidad.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó ayer el deceso de Niemeyer, uno de los ideadores del edificio de las Naciones Unidas en Nueva York. "Me entristeció enterarme de la muerte de Oscar Niemeyer, una figura sobresaliente y uno de los arquitectos originales de la sede de las Naciones Unidas". Niemeyer "se ha ido, pero permanecerá siempre entre nosotros, presente en las líneas de los edificios que plantó en Brasil y en el mundo", dijo el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

"La monumental Brasilia, donde dejó la marca de su arte y concentró sus sueños de una ciudad que pudiese albergar con ternura y confort a pobres y ricos, hombres comunes y poderosos, será siempre la expresión máxima de su genialidad y de su generosidad", agregó.

Niemeyer, militante comunista hasta el final de sus días, dijo que tener más de 100 años "es una mierda" y que su única alegría era constatar que Brasil estaba transformándose en un país más "igualitario gracias al presidente Lula", un ex obrero metalúrgico del izquierdista Partido de los Trabajadores.

Fidel Castro, retirado desde hace años del poder en Cuba, aludió alguna vez a Niemeyer y a sí mismo como posiblemente "los últimos comunistas" del planeta. Niemeyer dejó también su huella en la isla con un monumento en la Universidad de las Ciencias Informáticas, ubicada en las afueras de La Habana. "Tal fue su admiración por la lucha de la Revolución, que uno de sus últimos trabajos representa un monumento contra el bloqueo económico a Cuba", recordó el diario Granma.

Niemeyer quedará en la historia como uno de los monstruos sagrados de la arquitectura moderna del siglo XX: poeta del cemento, apóstol lírico de las líneas fluidas, maestro de la curva, el brasileño deslumbró e hizo soñar a generaciones de arquitectos.

Niemeyer, cuya carrera empezó en 1935 y sólo cesó con su muerte, es "una de las grandes figuras de la arquitectura del siglo XX, junto a Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe y Le Corbusier", declaró Francis Rambert, director del Instituto Francés de Arquitectura (IFA). Antes de partir hacia Brasilia, Niemeyer fue homenajeado en Río con una misa organizada por sus familiares en la capilla del Hospital Samaritano, donde permaneció internado más de un mes hasta su deceso.

El cuerpo de Niemeyer, que fue embalsamado, retornó a Río anoche, para ser velado hoy en el Palacio da Cidade y ser enterrado después en el cementerio Sao Joao Batista, en el barrio Botafogo. l (DPA, AFP-NA, Reuters, AP y Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario