Escenario

Gieco: "Me siento un tipo diferente, pero junto a estos chicos soy uno más"

"El éxito para nosotros es haber hecho la película", dice un sonriente León Gieco durante la presentación en Rosario de la película "Mundo Alas", que co-dirige junto a Sebastián Schindel y Fernando Molnar. El filme es una muy particular road movie. Algo así como un viaje iniciático de un grupo de artistas jóvenes y peculiares junto a Gieco, una especie de hermano mayor. ► Video: un adelanto de la película "Mundo Alas".

Jueves 16 de Abril de 2009

"El éxito para nosotros es haber hecho la película", dice un sonriente León Gieco durante la presentación en Rosario de la película "Mundo Alas", que co-dirige junto a Sebastián Schindel y Fernando Molnar.

El filme, que se estrena hoy en Rosario, es una muy particular road movie. Algo así como un viaje iniciático de un grupo de artistas jóvenes y peculiares junto a Gieco, una especie de hermano mayor o, mejor, hermano del alma como lo llama Panchito Chévez.

Gieco, en una charla exclusiva con LaCapital, dijo que "Mundo Alas" había sido para él un doble debut: detrás de las cámaras y trabajar con artistas con discapacidad. "Son materias que no las tenía pensadas pero el destino me la puso enfrente y traté de hacerlo con la máxima responsabilidad".

—¿El destino?

—Bueno, soy un tipo que busca cosas permanentemente, no me quedo mirando el techo. Pero quién iba a decir por ejemplo que al conocer a Pancho hace quince años en El Círculo, ese hecho iba a ser una bisagra para realizar esta película. Cuando Pancho decide conocer a Néstor Kirchner... porque él nunca quiso conocer a Menem, decía que tenía problemas con Menem y quizá era porque yo también tenía problemas con Menem y como Pancho dice que soy su hermano del alma... Decía, él quería conocer a Kirchner cuando era presidente y lo conoció. Kirchner lo llevó a recorrer la Casa de Gobierno, estuvo en el sillón presidencial pero cometió un grave error: le dio su teléfono. Pancho lo gastó por teléfono porque quería tocar en la Casa Rosada como lo habíamos hecho Charly, Spinetta y yo. Un día recibo una llamada de parte del gobierno pidiéndome que arme un concierto para Pancho. Me pregunté qué organizo para Pancho, porque yo lo respeto mucho y no era cuestión... Entonces, recordé que a mi escenario subieron muchos artistas con discapacidad y pensé que podía juntarlos a todos y hacer un concierto que se llame "Un Salón Blanco diferente". Eso fue lo que hicimos. Fue un show que causó una gran sensación.

—¿Ese hecho fue el detonante de “Mundo Alas”?
   —Claro. Después buscamos una productora, el Inca nos ofreció un dinero para empezar la gira y hacer un documental; luego vino el canal Encuentro con la idea de hacer unos capítulos independientes para cada artista que, creo, van a salir este año. Lo cierto es que salimos de gira con todas esas ideas en la cabeza pero como pasaron tantas cosas decidimos pasar el material a filmes y resultó una especie de road movie, un documental ficcionado.
    —Por tu condición de artista, ¿también te sentís o te hacen sentir un tipo diferente?
   —Yo creo que todos somos diferentes. Por ejemplo, viéndolos a ellos me siento discapacitado para bailar el tango, para pintar, para llevar adelante un programa de radio como lo llevan adelante Raúl Romero y Carlos Melo. Entonces sí, me siento un tipo diferente, pero con ellos me siento uno más y eso es algo muy relajado para mí. Una cosa es ser León Gieco con su banda donde todo el mundo me mira a mí y otra cosa estar con Mundo Alas donde nadie me mira sino que los miran a ellos. No sentía eso desde la época de Los Moscos.
    —¿Cómo reacciona el público frente a la película?

—Se ríe y llora a la vez. Llora de la impotencia que le da haberse quejado de pelotudeces toda la vida. Estos pibes te demuestran realmente que van para adelante y que encaran las cosas de una forma muy distinta a la nuestra. Muchas veces encaramos la vida con pesadumbre, con depresión... y esta película te puede cambiar un poquito la cabeza, porque decís “¡toda la vida fui un pelotudo!, ¿de qué me quejo?”.

Los personajes. Pancho Chévez canta y toca la armónica; actuó con grupos como Los Piojos, Bersuit y Las Pelotas. Nació sin brazos ni piernas y vive en el hogar San Roque de Capitán Bermúdez desde que fue abandonado a las pocos días de vida.
   Alejandro Davio toca la guitarra y canta. Nació con hidrocefalia congénita.
   Maxi Lemos canta. Nació con secuelas de parálisis cerebral.
Carina Spina canta y escribe cuentos para chicos. Perdió la vista en su adolescencia.
   Demián Frontera es bailarín e integrante del grupo Alma junto a Sandra González Neri y María Laura Vicenti. Sufrió un accidente a los 14 años que lo confinó a una silla de ruedas.
   Beto Zacarías y Rosita Boquete también viven en el hogar San Roque y ayudan en sus shows a Pancho. Beto sufrió de desnutrición, lo que le dejó secuelas. Rosita registra en foto y video los shows de Pancho. Nació sin manos y sin mandíbula.
   Antonella Semaán pinta y forma parte de la Asociación Pintores sin Manos.
   Carlos Sosa pinta en Caminito, donde vende sus obras. Sufre de tetraplegia espástica.
   Carlos Melo tiene un ciclo radial; nació con parálisis cerebral.
   Raúl Romero es el presentador de los shows de Mundo Alas. Hace 33 años que vive en el Cotolengo Don Orione.
Además están los chicos de la Escuela de Danzas Amar.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS