Edición Impresa

Un represor reveló fosas masivas de desaparecidos en Córdoba

El ex mayor del Ejército Ernesto "Nabo" Barreiro apuntó ante el Tribunal que lo juzga tres lugares donde estarían enterrados desaparecidos del centro clandestino La Perla.

Jueves 11 de Diciembre de 2014

El ex mayor del Ejército Ernesto Nabo Barreiro señaló ayer presuntas fosas masivas de desaparecidos en la última dictadura cívico-militar, dentro del predio del Tercer Cuerpo de Ejército y en la Villa Ciudad América, y mencionó los nombres de 25 víctimas que estarían allí. Los jueces del Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba recibieron la declaración del acusado en el megajuicio por crímenes en el centro clandestino La Perla, y ahora dispusieron la realización de una inspección ocular en la zona.

El represor Ernesto Barreiro señaló ayer ante el Tribunal tres lugares donde —aseguró— se hicieron sepulturas clandestinas. A través de un escrito dijo que habría unas 20 víctimas en el primer horno descubierto en el predio del III Cuerpo de Ejército, otras cuatro víctimas en el horno de la estancia La Ochoa del mismo sector, y una víctima en un tercer horno en Villa Ciudad de América, junto al lago Los Molinos.

Aunque Barreiro hizo público los lugares y listas de víctimas "sin asumir responsabilidades personales sobre estos hechos", su confesión constituye la primera que realiza un ex represor de peso desde la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

"Es un hecho de muchísima significación, porque nunca ha ocurrido que imputados en esta causa expresen su voluntad de colaborar esclareciendo estos hechos, lo cual implicaría una posición muy distinta de la que históricamente han mantenido hasta ahora", destacó el presidente del Tribunal, Jaime Díaz Gavier. El magistrado subrayó que el imputado se expresó "voluntariamente", aunque aclaró que "sin asumir responsabilidades personales sobre estos hechos".

A partir de la confesión de Barreiro, que fue sin público ni prensa a pedido del imputado, los integrantes del Tribunal se acercarán hasta los lugares precisados junto a las partes y al Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) para realizar una inspección ocular.

"Ya fue convocado el Eaaf para que puedan determinar si efectivamente en esos lugares se encuentran restos humanos", explicó Díaz Gavier, aunque aún no se confirmó la fecha en que se realizará la incursión a los predios.

El abogado defensor de Barreiro dijo a Radio Nacional Córdoba que, además, brindó alrededor de 25 nombres de víctimas.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos de la Nación e integrante de la agrupación Hijos-Córdoba, Martín Fresneda, afirmó que los hornos que utilizados para incinerar cuerpos "confirmaron lo que las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo venían diciendo hace tiempo: en Córdoba, (el comandante del Tercer Cuerpo de Ejército) Luciano Benjamín Menéndez tenía su propio Auschwitz".

La chispa de Semana Santa. Barreiro, alias "El Nabo", "Gringo" y "Rubio", se desempeñó como jefe de interrogadores del centro clandestino de detención La Perla, que dependía del III Cuerpo de Ejército, y está acusado de delitos de lesa humanidad tales como secuestros, torturas y homicidios.

Además, en la Semana Santa de 1987 Barreiro dio pie al levantamiento de los militares "carapintadas" contra el gobierno del entonces presidente Raúl Alfonsín, negándose a comparecer en la Justicia y atrincherándose en dependencias del III Cuerpo, lo que finalmente desembocó en la ley de impunidad conocida como de Obediencia Debida.

Luego de zafar de la Justicia, Barreiro continuó con su carrera en el Ejército y en 1989 participó de la campaña electoral del entonces candidato presidencial Carlos Menem. En 2004, con la derogación de las leyes de impunidad durante el gobierno de Néstor Kirchner, el represor fue requerido por la Justicia pero ya se había fugado a los Estados Unidos. Radicado en el estado de Virginia con su esposa, que había puesto un comercio de productos argentinos, finalmente fue detenido y deportado a Argentina para ser enjuiciado.

El juicio en curso en Córdoba reúne 27 causas, lleva poco más de dos años —empezó el 4 de diciembre de 2012— y hasta ahora los jueces escucharon las declaraciones de 428 testigos, entre los que se encuentran sobrevivientes y familiares de víctimas.

Durante estos dos años de juicio cuatro imputados fallecieron y tres fueron apartados del proceso por su estado de salud, por lo que actualmente son 50 los acusados que se encuentran sometidos a proceso, señaló mediante un comunicado la Justicia Federal.

Entre los acusados se encuentra el ex general de división Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del III Cuerpo de Ejército que ya purga varias condenas a cadena perpetua.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario