Edición Impresa

"Nuestra carrera es un triunfo de la música", aseguró el líder de Rata Blanca

El combo que se completa con Adrián Barilari (voz), Guillermo Sánchez (bajo), Danilo Moschen (teclados) y Fernando Scarcella (batería) se presentará esta noche, a las 21, en Club Brown.

Sábado 03 de Agosto de 2013

“Es un milagro que estemos vivos”, dice Walter Giardino recordando los comienzos de Rata Blanca. Aquellos días de fines de los 80 quedaron muy lejos, y hoy el grupo puede festejar 25 años de carrera como la banda de hard rock más exitosa de la Argentina y Latinomérica. El combo que se completa con Adrián Barilari (voz), Guillermo Sánchez (bajo), Danilo Moschen (teclados) y Fernando Scarcella (batería) se presentará esta noche, a las 21, en Club Brown, Av. Francia y Brown, para celebrar con sus clásicos más de dos décadas de historia.

   “Rata nunca fue una banda de heavy metal, es una banda de rock metálico, que amplió el espectro compositivo y lo enriqueció con ciertas características que lo hicieron más popular”, dijo Giardino, intentando explicar el fenómeno y la permanencia del grupo. “Nunca fuimos ideológicamente extremos ni fundamentalistas, y dijimos las cosas desde un lugar menos histriónico, menos actuado, menos de pose de heavy metal. Nosotros teníamos nuestra propia estética, pero nunca sobreactuamos nada”, agregó.

   Mirando hacia atrás, el guitarrista comentó que “la historia de la banda todavía no se escribió. Siempre se habla de la parte pública del grupo. Pero nunca se habló de dónde venimos. Hubo períodos muy tensos y estábamos expuestos a todo lo que se te pueda ocurrir. Me parece un milagro que una banda que salió de un barrio tan difícil como el Bajo Flores haya logrado cosas realmente buenas. Es una alegría, es un triunfo de la música”, aseguró.

   Rata Blanca es un grupo que ha marcado récords dentro del rock latino, como haber vendido más de cinco millones de copias a nivel global de su segundo disco, el emblemático “Magos, espadas y rosas”, de 1990. Sin embargo, siempre se han sentido poco reconocidos, y Giardino admite una relación difícil con lo que él llama “mainstream argentino”. “Si nosotros hubiésemos sido una banda mexicana nuestra carrera hubiese sido más natural, no tan rebuscada. Al mainstream argentino yo no le cazo la onda porque es muy freaky (raro), y nosotros somos pibes de barrio. Acá el histrionismo es más importante que el talento. Para los medios es así, y eso después se refleja en la gente. Acá hay músicos que dicen que no tienen prensa y tienen más prensa que Obama. Es un doble discurso que nosotros nunca entendimos, que nos parece incoherente y que no manejamos. Nosotros hicimos nuestro propio camino, y siempre tuvo que ver con la música”, se explayó.

   Más allá de la prensa, el guitarrista afirmó que Rata tiene un lugar muy bien ganado en la historia del rock argentino. “Sería muy interesante hacer una mesa redonda y preguntarle a músicos y a periodistas cuál es su opinión sobre el grupo. Muchos se sorprenderían con lo bien conceptuados que nos tienen”, afirmó.

   Este orgullo, no obstante, también puede incluir cierta autocrítica. “Ni loco volvería a contar con algunos managers que tuvimos al lado”, admitió Giardino. “Hay cosas que no garparon, que uno las hizo inocentemente, desde el impulso y lo auténtico, y que no nos sirvieron, como ir a tocar al circuito de las bailantas, algo que fue muy cuestionado. Ahora esos lugares son todos locales de rock. Pero nadie reivindicó que Rata fue a tocar ahí para la gente del Gran Buenos Aires, que no tenía acceso a Obras, al Gran Rex o al Opera”, recordó.

“La industria no existe”. La banda editó su último disco de estudio hace cinco años, pero Giardino aseguró que el nuevo álbum del grupo está cada vez más cerca. “Ya hay material compuesto”, afirmó, al tiempo que recordó que Rata se encuentra sin contrato discográfico. “Nosotros sabemos del negocio y no aceptamos más espejitos de colores. El primer contrato lo firmamos como todas las bandas del mundo, porque era eso o nada. Pero cuando ya vendiste la cantidad que vendimos nosotros no podés aceptar cualquier cosa. Los sellos tienen una política mediocre que está llevando a que la industria desaparezca”, disparó.

   El líder de Rata Blanca tampoco ocultó su visión crítica sobre el negocio de la música. “La industria no existe. Los músicos estamos solos. Los empresarios se dedican a hacer dinero y a explotar lo mejor que pueden a las bandas locales. Nadie desarrolla a los grupos, los hacen tocar de soporte para sacarles el 50 por ciento de los derechos, y después mercadean con las bandas de afuera. Una banda como Rata es un 100, pero podría haber sido un 10.000 si hubiera tenido apoyo”, enfatizó el guitarrista.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS