Edición Impresa

"Ese odio no es de ellos, de su corazón"

Jueves 26 de Septiembre de 2013

En tanto, Francisco Baigorria, sacerdote de la Iglesia San Ignacio de Loyola, donde un grupo de estudiantes hizo destrozos, consideró ayer que "es muy lamentable lo ocurrido no sólo materialmente sino que es terrible el daño espiritual porque profanaron el altar".

Baigorria sostuvo que fueron alumnos quienes entraron al templo "esta madrugada, entre las 3 y las 8, por los túneles que conectan a la iglesia con el colegio (que es contiguo), y para ello violaron tres o cuatro puertas de la institución, y también la de la iglesia". "Gracias a Dios estamos custodiados y el fuego se apagó", sostuvo el sacerdote, en referencia a la quema del sillón sacerdotal y un banco de la iglesia.

"La relación con los alumnos es buena", manifestó Baigorria, y afirmó que quienes ingresaron a la iglesia "son víctimas porque no puede ser que tengan este nivel de violencia y agresividad: ese odio no es de ellos, de su corazón".

Además el sacerdote afirmó que "no se llevaron nada" del templo, y expresó que "ellos saben que la Iglesia no tiene nada que ver con los problemas que hicieron que tomen el colegio".

En tanto, Nicolás Cernadas, vocero del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires, se dirigió a Baigorria y le pidió "mil disculpas", y afirmó que "nos solidarizamos y nos ponemos a disposición para hablar con ustedes".

Además, el estudiante, en su cuenta de Twitter (@nicocernadas) afirmó que "El #CENBA rechaza unánimemente en asamblea el acto vandálico realizado x 5 tarados a espaldas del movimiento secundario. Repudiamos esto de lleno".

"Ha sido un acto cuyo único fin fue el de desprestigiar la lucha del movimiento estudiantil y desviar el eje del conflicto. Repudio total!", expresó.

En tanto fuentes del Arzobispado de Buenos Aires indicaron que están estudiando el tema y ya se tomó "la debida diligencia canónica" para determinar "si hubo profanación y si realizarán algún acto piadoso de desagravio".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario