Edición Impresa

El que amenaza es Arsenal

Venció 3 a 2 a Boca, con suspenso, pero con legitimidad. Fue más y hasta se permite seguir soñando, ya que quedó ahí de la punta y en la próxima fecha visita a Newell’s.

Lunes 18 de Noviembre de 2013

En verdad, Boca no está para discutirle el título a nadie. No está para ser campeón. Le falta juego, sobre todo, más allá del mandato de su historia que tiene su peso, claro, como el técnico que lo dirige. Pero no hay caso. No puede, porque no le da. Arsenal se lo hizo notar claramente. Lo venció 3 a 2, con suspenso, sí, pero con legitimidad. Fue más y hasta se permite seguir soñando, ya que quedó ahí de la punta y en la próxima fecha visita a Newell’s.

Arsenal vapuleó a Boca en el primer tiempo. Le hizo dos goles, pudieron ser más. Le asestó un duro golpe con el muy bien tiro libre de Nicolás Aguirre, abajo, a la derecha de Trípodi que nada pudo hacer. Casi aumenta al toque pero el arquero xeneize se la sacó espectacularmente a Carrera. Y nada pudo hacer para evitar que Caraglio se la picara en el área, tras un pésimo cierre defensivo.

A los 26’ perdía 2 a 0 y no inquietaba casi a Campestrini. Riquelme no la tenía, menos el resto. Y sufría Trípodi con varias más que pasaron por sus dominios pidiendo red. La imagen final del primer tiempo era a cosa juzgada, terminada.

Pero apenás arrancó el segundo tiempo, Caruzzo (se lesionó en el aductor) puso su cabeza en un córner y Boca se ilusionó. Hasta que Carrera estampó un violento cabezazo a la red tras una rápida contra y otra vez pareció todo terminado.

Sin embargo, Riaño defendió con uñas y dientes una pelota en el área y de zurda sometió a Campestrini. Faltaba un cuarto de hora y Bianchi metió toda la carne al asador, terminando como con Tigre con tres hombres de punta en cancha.

Así empujó y empujó y tuvo el empate en un zurdazo en el palo de Gigliotti que recorrió la línea. Arsenal también pudo estirar su ventaja pero Rolle la tiró a las nubes desde el punto penal y sin marca.
El 3 a 2 se consumó al cabo y premió los merecimientos de uno y otro. Arsenal también venía con un paso irregular y volvió a sentir que puede, algo que deberá ratifcar en el parque Independencia, nada menos.

Y Boca, que de ganar hubiera quedado puntero al menos hasta hoy, se quedó de nuevo en las gateras porque no tiene argumentos colectivos para asumirse candidato. Más allá de que siempre tenga un plus.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS