Edición Impresa

Arrancan desde hoy y hasta febrero los tradicionales corsos de Victoria

El Carnaval más divertido. Desde las 22, la ciudad vivirá su fiesta mayor. Sólo por hoy la entrada costará 20 pesos y esperan 15 mil espectadores.  

Sábado 11 de Enero de 2014

El carnaval de Victoria arranca hoy con su tradicional espíritu participativo y a la vez con un creciente nivel de calidad artística de las expresiones que desfilarán por el circuito montado alrededor de la plazoleta Francisco Ramírez, en la zona costera. La fiesta arranca a las 22 y esta noche inaugural la entrada costará 20 pesos. Los organizadores esperan no menos de 15 mil espectadores.

A partir del segundo sábado, el próximo 18 de enero y hasta su culminación, el 15 de febrero, las entradas tendrán un valor de 40 pesos y 30 las anticipadas, mientras que los menores de diez años entran gratis. Con los tickets de ingreso el público participarán de sorteos de varios artículos, entre ellos motos y automóviles.

Tras el acto oficial de apertura, se abrirá el paso a las carrozas, batucadas, pasistas y las locas mascaritas sueltas que otorgan a los corsos su tradicional toque humorístico. Parte del espectáculo es el desfile de las aspirantes a reina de los corsos victorienses, que este año serán ocho salvo que se sumen nuevas candidatas a último momento, como suele ocurrir. La ganadora participará de la instancia provincial, que también se realiza en Victoria por ser la capital provincial del carnaval entrerriano.

Identidad. Desde hace tres años, los corsos victorienses son organizados por la productora Fulscreen, la misma que se encarga del desarrollo del carnaval de Gualeguaychú. Con adeptos y detractores, la firma se empeña en realzar la calidad artística del espectáculo, con carrozas y vestuario más elaborado, entre otras mejoras. Es que hay quienes sostienen que el bien llamado "carnaval más divertido del país" perdería su identidad humorística, popular y participativa.

Lo cierto es que los corsos victorienses se notan últimamente más prolijos, y no se ha privado el acceso a las tradicionales expresiones que le dan el toque de gracia y distinguen al carnaval de la ciudad de Las Siete Colinas. Así es como sigue vigente —unas veces más bravío que otras— el típico "toro salvaje" que atropella todo lo que encuentre en su camino aunque a cambio recibe golpes, espuma a granel y provocaciones de sus domadores. También siguen vigentes las ocurrentes y graciosas mascaritas sueltas, que captan precisamente el espíritu originario de esta fiesta: jugar, reírse de los de más y de uno mismo, satirizar al personaje del momento, en definitiva, divertirse.

En esta edición de corsos que llevará el nombre de Mario Vechetti, el carrocero fallecido el año pasado y que durante años fue un ícono de la fiesta, no faltarán las comparsas El Batuque, Obrigado Batería, Satanú Do Samba y la recientemente creada Olé Olá, que llevarán sus propias batucadas, pasistas y carrozas, que serán once en total.

El cierre de cada noche sería impensado sin el paso por el circuito de Terror Do Corso, la expresión más libre y abierta del carnaval, creada allá por los años 70 y que desde entonces convoca a todo aquel que desee participar, disfrazado o no, con instrumentos o sin ellos, en una columna humana de varias cuadras que marcha alegremente al son carnestolendo.

Para esta noche la organización espera que unas 15 mil personas ingresen al predio, dotado de espacios para sentarse y cantinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS