Cartas de lectores

El Estado infractor

Cartas de los lectores

Sábado 04 de Mayo de 2019

No muchos ciudadanos de Rosario conocen la altruista labor del LEM. Es la empresa estatal que produce medicamentos genéricos en la ex planta industrial de la firma Inelro, en calle Lavalle al 300, barrio Agote. Difícilmente un particular hubiera logrado la habilitación industrial en una zona residencial. Mucho menos aún, modernizar la planta con nuevos equipamientos y mayores consumos energéticos. Y definitivamente hubiera sido clausurada apenas los niveles de ruido hubieran perturbado el bienestar y tranquilidad de los vecinos. Incumpliendo las reglamentaciones vigentes, el LEM funciona generando excesivos ruidos en forma continua (lo que los hace sencillamente perturbadores) entre las 6 y las 22. Horario algo flexible pero nunca menos de 14 horas diarias. El 13 de marzo un grupo de vecinos ingresamos un reclamo por nota ya que los reclamos orales fueron desoídos. El 26 del mismo mes fuimos a una reunión algo disparatada donde los presentes, a pesar de la nota compromiso que firmamos, no parecían preocuparse por la salud de los vecinos, desconociendo las mínimas normas de seguridad e higiene que regulan cualquier actividad industrial. Después vinieron expertos en medición de ruidos y al día de hoy aún no se han expedido, o por lo menos no nos han comunicado nada. Hablando telefónicamente con el director de la empresa, me dijo que si bien son autárquicos no pueden gastar el dinero "a tontas y a locas" en soluciones transitorias. Toda la misión altruista de la empresa se desmorona frente al desprecio por el legítimo reclamo de los vecinos que hoy hago público antes de iniciar una demanda frente a tamaño grado de negligencia. Estos señores parecen desconocer, de hecho lo ignoran, que el Estado somos los contribuyentes, los vecinos. Que el Estado no tiene privilegios ante la ley. Y que el Estado infractor de las leyes regulatorias es el anti Estado que se fagocita a sí mismo en perjuicio de los ciudadanos y la comunidad. Antes de la demanda, la misma nota que ingresamos a la empresa, la ingresaré inútilmente en la Defensoría del Pueblo (me excuso de dar mayores explicaciones al respecto) y en el Concejo Municipal. También la envío a los medios de comunicación y lo haré público en las redes. Tal vez así sacudan su cómoda modorra estos ineficientes funcionarios público-privados.

Edgardo Juárez

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario