Cartas de lectores

El autito pediátrico

En 2016, en el Hospital de Pediatría Dr. Juan Pedro Garrahan de Buenos Aires, se implementó un ingenioso sistema en el que los nenes deben transitar por un mundo de atractiva ficción.

Miércoles 20 de Febrero de 2019

En 2016, en el Hospital de Pediatría Dr. Juan Pedro Garrahan de Buenos Aires, se implementó un ingenioso sistema en el que los nenes deben transitar por un mundo de atractiva ficción. Los chicos, procurando encontrar una nave espacial perdida, terminan su aventura en un resonador magnético que no les produce temor, ya que están convencidos de haber hallado la nave espacial extraviada. Y ahora, en el Hospital de Niños Zona Norte de Rosario, el ingenio acude nuevamente en ayuda de los pequeños que deben ir al quirófano; un lugar que hasta a los mayores nos genera recelo. Se trata de un autito eléctrico que los chicos (entre tres y seis años) conducen encantados por un pasillo que lleva a la temida sala de cirugía, entretenidos con las luces, la bocina y la música del microvehículo, al que algunos suben con su chupete y todo. De los países del Primer Mundo hay que desechar lo que no sirve (por más Primer Mundo que sea) y copiar todo aquello que puede mejorar la calidad de vida de la gente. Por ello, el recurso del autito se tomó de algunos hospitales europeos. Además, se apeló a la generosidad privada conocida y anónima, que permitió reunir el dinero necesario para adquirir el cochecito eléctrico y su sistema auxiliar de comando. A bordo del autito a los chicos se los ve tranquilos disfrutando del "rally", mientras son conducidos a la meta que no es otra que el quirófano. En tanto el Garrahan viene dejando una estela luminosa desde 1987, el prestigioso Hospital de Niños Zona Norte de Rosario, allí, en las cercanías del parque Alem, agregó un nuevo capítulo a la brillante historia de su grupo humano, que se destacó siempre por la vocación, eficiencia, dedicación y profundo amor por los chicos.

Edgardo Urraco


¿Cómo recargamos la tarjeta Movi?

Somos un grupo de vecinos de barrio Latinoamérica (Ovidio Lagos y Rueda) que desde hace meses venimos reclamando que se instale un puesto de venta y recarga de la tarjeta Movi en la zona. Sobre todo, teniendo en cuenta la gran cantidad de vecinos que viven en el barrio y la cantidad de cuadras que tenemos que caminar hasta conseguir un lugar donde cargar la tarjeta. Con fecha 18 de octubre de 2018, la Comisión de Servicios Públicos del Concejo elevó al municipio para su aprobación un proyecto para que el Ente de la Movilidad "analice y gestione" la posibilidad de colocar un puesto para recargar la tarjeta en el barrio. Si embargo, hasta ahora no tenemos novedades al respecto.

José Raúl Argüello

DNI 11.273.894


Las buenas noticias

"Es pecado mentir", decía la vieja canción acerca del borracho que promete su amor a la chica fea como un cuco para conseguir sus favores y al día siguiente se encuentra con que se está casando con ella. Para peor, no puede decirle al cura ni que mintió ni que estaba borracho porque había pecado por partida doble. Según el Papa Francisco el nuevo pecado es el "fake news". Cristina era una experta en fake news, y las daba con efectos especiales (recordemos los ruidos de turbinas que no existían). A diferencia de Cristina, Macri nunca miente, porque admite que se equivoca: se equivoca con la posición de la coma en los dígitos de inflación, no le acierta a la cábala con el semestre en que la vida será un sueño, o confunde los tiempos verbales (el FMI "me prestó" cuando todavía no había presentado la solicitud de un préstamo). Pero Macri prefiere que se lo considere chambón antes que mentiroso. Es de extrañarse, entonces que la consigna de la campaña sea transmitir "buenas noticias" excluyendo o tapando a las malas. Alguien versado en la lógica de Bertrand Russell tendría que hacerle notar a Macri que desde el punto de vista matemático omitir la verdad es lo mismo que mentir, vale decir, es un pecado.

Leonardo Peusner

DNI 571.871


Desidia en barrio Larrea

Vivo en el barrio Larrea, precisamente en el Complejo Estrada, entre calles 5 M, Provincias Unidas, Colombia, Juan B. Justo y Estrada. Jamás pasó el barrendero desde que se inauguró el barrio, hace dos años. Además, las calles están todas rotas. También cambiaron la línea 141 de colectivos y no hay una garita, ni una señalización para saber dónde se encuentran las paradas del mismo. Solicito a la señora intendenta que recorra los barrios y que solucione todos los problemas. La gente no sólo vive en el centro.

Nora Beatriz Anchaval

DNI 17.387.588


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});