La ciudad
Viernes 28 de Octubre de 2016

La actividad nocturna: un debate que aún está pendiente

"El problema es que Rosario es una jungla, y acá hay un violento que arroja cosas para dañar a la gente y el Estado no responde", dijo lleno de impotencia Ignacio Gorriz, integrante del Colectivo de Espacios Culturales de Rosario, parado en la puerta de La Chamuyera. El de Corrientes 1380 es uno de los 20 espacios agrupados en la ciudad que llevan adelante actividades culturales y que, en este caso, van desde la milonga, la lectura de poesía y la música hasta el funcionamiento de una biblioteca y ferias.

Si bien ayer destacaron que "la prioridad es la investigación, que se detecte al responsable y fundamentalmente que la chica se pueda recuperar de esta situación", Gorriz no omitió la referencia al pedido que los espacios culturales mantienen en el Concejo Municipal, a través de un proyecto que fue ingresado y está en debate, para que se regule la actividad.

"No tenemos un rubro que contemple la actividad que hacemos", indicó Gorriz, y lo dejó claramente diferenciado: "No son boliches, no tenemos una dinámica comercial, sino de fomento de actividades culturales que se llevan adelante también durante el día, incluso con espacios de contención como consultorías sobre prevención de adicciones".

Y remarcó "la importancia de que estos espacios estén habilitados como lo que son, y no que incluso muchos estén funcionando con otros rubros, o sin controles". Consideró que "una normativa ayudaría a que estas situaciones de violencia puedan evitarse".

A esa propuesta que está en el Palacio Vasallo se suma la discusión sobre el reordenamiento de la actividad nocturna en la ciudad, que desde hace ya varios años se viene planteando y anunciando tanto desde el Concejo como desde el Ejecutivo Municipal.

Pese a eso, aún no hay una iniciativa oficial presentada.

Comentarios