Policiales

Nuevas pistas en la investigación por la desaparición de un joven hace 15 meses

La imputación de "Mauri" Laferrara en los crímenes de Ezequiel y José Fernández ofrece más elementos para buscar a otro de los hermanos.

Lunes 11 de Noviembre de 2019

Desde la tarde del domingo 26 de agosto de 2018 nada se sabe de la vida de Nahuel “Chino” Fernández. A las 17 de ese día salió de la casa de su madre en el barrio 7 de Septiembre para viajar en colectivo a su casa en Fisherton R, pero nunca llegó. Quince meses después de su desaparición, la detención de Mauricio “Mauri” Laferrara y la investigación de una serie de asesinatos que se le achacan parecen haber abierto una ventana investigativa en la averiguación del paradero del muchacho. Entre las nuevas pistas, para los próximos días se prevé realizar un rastrillaje con buzos en inmediaciones de la desembocadura del arroyo Ludueña, en la zona del parque Alem.

   Mauri Laferrara fue presentado como ejecutor de homicidios por encargo de Esteban Lindor Alvarado, entre ellos el triple crimen de dos de los hermanos del Chino Fernández: Ezequiel “Parásito” Fernández y José Horacio, apodado “Grasa”, dos de las víctimas —la otra fue Gerardo “Abuelo” Abregú— de una emboscada el pasado 16 de abril de 2018 frente a la vivienda de Liniers al 2000 que ocupaban en el barrio Martín Fierro de Granadero Baigorria.

Sin contacto

El 26 de agosto de 2018 a las 17, el Chino Fernández salió de la casa de su madre en el barrio 7 de Septiembre rumbo a la casa de Fisherton R donde vivía junto a su pareja. Para llegar iba a tomar los colectivos 115 y 133. Pero nunca llegó. El último contacto conocido que tuvo el joven fue a través de la red social WhatsApp a las 17.38 cuando de comunicó con su pareja.

   Desde la denuncia por averiguación de paradero, que la familia Fernández presentó en la comisaría 17ª y el la Fiscalía Regional, el expediente pasó por las manos de al menos cuatro fiscales. La última escala es, por estos días, la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA). La misma que, de la mano de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa, acusó a Mauri Laferrara como asesino a sueldo de la banda de Alvarado.

   “Todo esto que nos está pasando es muy duro. Ahora que cayó el asesino de mis hermanos fue como revivir ese momento. El fiscal Edery también está investigando la desaparición del Chino. Veremos como sigue eso, pero estamos muy esperanzados. Yo le prometí a mi mamá que no iba a bajar los brazos hasta que encontráramos a Nahuel”, explicó días atrás Vanesa, una de los siete hermanos Fernández.

Al menos seis

El caso que destapó el velo sobre la banda de Alvarado fue el asesinato del prestamista Lucio Maldonado, cuyo cuerpo fue encontrado hace un año al costado de la colectora sur de la Circunvalación, a 200 metros de Oroño y el Casino.

   Hace dos semanas Mauri Laferrara se sentó en el banquillo y escuchó en audiencia oral y pública la imputación de cuatro hechos de homicidio con seis víctimas. Uno de esos asesinatos fue el triple crimen de Granadero Baigorria. Los hermanos Fernández y Abregú estaban en un Chevrolet Corsa Clasic cuando fueron sorprendidos y acribillados. En la escena del crimen se recolectaron treinta vainas servidas calibre 9 milímetros.

   De acuerdo a lo expresado por los fiscales en la acusación contra Mauri Laferrara y su primo, el policía Angel Nahuel Bini, un testigo cuya declaración fue protocolizada señaló que Parásito fue contactado por Máximo Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos, para atentar contra el hijo de Alvarado y que Mauri Laferrara se anticipó y se encargó de exterminarlos.

   Por estos días los nombres de los hermanos Fernández salieron nuevamente a la luz en el contexto del juicio en el que fue condenado en el fuero federal Guille Cantero al ser encontrado culpable de un secuestro extorsivo (ver página 33). Según se ventiló en los tribunales federales el 9 de septiembre de 2017 Parásito Fernández por orden de Guille había secuestrado a un muchacho en Biedma y Espinillo, en el Fonavi de Rouillón y Seguí. Pero algo falló y la víctima resultó ser una persona que no era a quien buscaban.

   En el marco de la investigación de ese caso la casa de Fernández fue allanada y entonces fue detenido El Chino, sospechado de ser dueño de armas halladas en la requisa. Posteriormente la Justicia sobreseyó a Nahuel Fernández de esa causa y en juicio Guille fue sentenciado a 10 años de prisión.

Destino

El 16 de abril de 2018 Parásito y Grasa fueron asesinados. Y desde el 26 de agosto del mismo año nada se supo del paradero del Chino. Según trascendió una de las hipótesis que manejan los investigadores es que su destino no sería ajeno al que padecieron sus hermanos.

   En ese contexto a los fiscales les llegó información respecto de que el Chino pudo haber sido asesinado y su cuerpo fondeado en la desembocadura del arroyo Ludueña en el Paraná en inmediaciones del parque Alem. Por eso, en principio y aprovechando la bajante del río, los investigadores realizaran un rastrillaje en la zona para despejar dudas o confirmar certezas.

   “Son tiempo muy duros. Queremos saber qué pasó con mi hermano Nahuel y que haya justicia con los asesinos de mis hermanos Ezequiel y José. Es algo que nos debemos como familia y que les debemos a nuestros hijos. Queremos saber si Nahuel está en el río o que lo sigan buscando hasta que aparezca”, dijo Vanesa Fernández.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS