Policiales

Mataron con un certero balazo a una abogada santafesina frente a su casa

Alicia Beatriz Arzadum había subido al auto de su hija para ir a una audiencia cuando fue atacada por un criminal solitario. Descartan el intento de robo.

Viernes 14 de Septiembre de 2018

La abogada Alicia Beatriz Arzadum, de 65 años, fue baleada en la cabeza la mañana de ayer cuando salía de su casa del barrio Guadalupe Oeste de la ciudad de Santa Fe y murió horas después en el Hospital José María Cullen. Según los primeros indicios de la investigación del hecho que sacudió a la capital provincial, el autor del disparo habría sido un hombre joven que, bajo la protección de una capucha, disparó a mansalva y se alejó del lugar caminando.

Sobre las hipótesis del ataque anoche los pesquisas de la Policía de Investigaciones dejaban de lado sólo la posibilidad de que haya sido un intento de robo y apostaban sus fichas a la labor profesional de la mujer o a un crimen por error debido a un conflicto familiar.

Arzadum, de 65 años, había inclinado su carrera a las actuaciones en el fuero de Familia y era reconocida en el ámbito tribunalicio santafesino, por lo que su muerte deparó las inmediatas condolencias del Colegio de Abogados de la 1ª Circunscripción provincial, donde el pasado 29 de agosto había sido distinguida por sus 25 años de servicios profesionales.

Según se supo oficialmente, la mujer salió de su casa de calle Javier de la Rosa 2340 pocos minutos antes de las 10 de la mañana y subió a un Volkswagen Suran patente AB996MJ que la esperaba en la puerta al mando de su hija María Emilia, de 35 años, quien vive a pocos metros de su mamá y la iba a acercar a comparecer en una audiencia en los Tribunales santafesinos.

Sin embargo, cuando el auto se aprestaba a iniciar la marcha apareció en escena el delincuente que se aproximó caminando al rodado y sin mayores trámites extrajo un arma de fuego de entre su vestimenta con la que efectuó un certero disparo a la cabeza de la abogada.

El proyectil destrozó el cristal de la puerta de acompañante del auto e impactó de lleno en el rostro de la profesional. La bala le ingresó por el ojo derecho y salió a la altura del occipital, según consignaron fuentes médicas. En su recorrido, el plomo ocasionó daños de gravedad en la región craneal, motivo por el cual el estado de la mujer estuvo en estado crítico hasta la tarde, cuando falleció.

Consumado el ataque el asesino se retiró caminando con rumbo incierto aunque una de las suposiciones indica que algún vehículo podría haber estado esperándolo en las inmediaciones para huir. Sobre el hombre trascendió que algunos testigos dijeron que "vestía un gorrito verde, una campera del mismo color, un pantalón gris y un bolso negro".

Desesperación

En tanto, la hija de la mujer quedó en situación de pánico, lo que no le impidió arrancar el vehículo y salir en busca de auxilio. Así fue como poco después el Volkswagen Suran se detuvo a sólo 300 metros del lugar del hecho, en Aristóbulo del Valle y Padre Genesio, frente a la sede del Centro Territorial de Denuncias (donde funciona además una base de la Policía Comunitaria) en busca de ayuda. Como pudo la mujer narró a los policías lo que terminaba de sucederle a su madre y los efectivos pidieron vía radial colaboración urgente para que la víctima sea trasladada a un hospital.

Al cabo de unos minutos de extrema angustia y tensión varios patrulleros arribaron al lugar y como la ambulancia no llegó se tomó la decisión de trasladar a la herida en su propio vehículo. Así, dos agentes ascendieron al rodado para acompañarlas en su viaje hasta el Hospital José María Cullen con tres patrulleros que fueron abriendo paso.

Luego de permanecer internada durante horas en estado crítico, Alicia Beatriz Arzadum falleció en horas de la tarde mientras el Gabinete Criminalístico continuaba sus tareas frente a la vivienda donde fue atacada mortalmente y agentes de la PDI iniciaban las tareas de búsqueda de testimonios y registros fílmicos de cámaras de seguridad que pudiera haber en la zona para establecer la mecánica del episodio y tratar de dar con el agresor.

Hipótesis

En cuanto a las hipótesis que manejaban anoche los investigadores no había certezas, sólo suposiciones. Descartada la posibilidad del robo, ya que el asesino en ningún momento intentó arrebatarle la cartera u otros bienes que la abogada y su hija llevaban consigo, las líneas se inclinaban hacia algún problema originado en su accionar profesional (alguna persona afectada por cierta decisión en un juicio) o a un tema familiar de reciente data y que habría deparado en la muerte de una víctima equivocada.

Es que, según dejaron trascender algunas fuentes, hace pocos meses vivía junto a la abogada Arzadum una hermana que es muy parecida físicamente a ella. "Esa mujer hace algún tiempo se separó de su marido, un hombre que no soportó que lo dejarán y que desde ese momento había amenazado a su ex pareja en más de una oportunidad, incluso con la intención de matarla".

En ese sentido, un investigador adelantó a La Capital que "es probable que el sicario haya confundido a la abogada con su hermana, a tal punto que cuando esta mujer declaró a última hora de ayer atinó a decir «esa bala era para mí, era para mí»". Ya en la mañana, la misma hermana había relatado en una radio santafesina que Arzadum "tenía una audiencia, no anda en nada malo ni defiende a ningún bandido".

La investigación del crimen quedó en manos del fiscal Andrés Enrique Marchi, quien dio instrucciones a la Policía de Investigaciones para que avance en la pesquisa a fin de determinar con certeza la causa del homicidio y la búsqueda de testigos y registros que permitan localizar a su autor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario