Policiales

Increíble atraco de "hombres araña" en dos departamentos

Despertaron a dos familias del tercer y cuarto piso. Entraron por una terraza que linda con un balcón. Se llevaron. 

Sábado 18 de Julio de 2015

Dos familias fueron víctimas de robos casi simultáneos en un edificio de calle Jujuy al 1600. Dos ladrones armados despertaron a las 4 de la madrugada de ayer a una familia del tercer piso a la que le robaron dinero en efectivo y otras pertenencias. Y luego, por el balcón de esa unidad, accedieron al cuarto piso donde asaltaron a un matrimonio al que le sustrajeron joyas y, según fuentes policiales, unos 35 mil dólares. En la fuga, silenciosa y sin llamar la atención, dejaron a ambas familias maniatadas en el piso superior y huyeron por la puerta del edifico a las 5 de la mañana.

Antifaz de cotillón. Carlos S. tiene 60 años y vive junto a su esposa y sus dos hijas adultas en el tercer piso de Jujuy 1636. Su sorpresa fue que a las 4 lo despertaron un hombre con una media en la cabeza y otro con un antifaz de cotillón de una de sus propias hijas. "Che, despertate, esto es un asalto", le dijeron mientras le apuntaban con una revólver de grueso calibre. El matrimonio estaba en el dormitorio y sus hijas de 21 y 28 años en sus respectivas habitaciones.

El robo tuvo características de película por cómo los ladrones accedieron al edificio e ingresaron a los departamentos donde maniataron a cuatro personas del tercer piso y dos del cuarto. Los pesquisas pudieron reconstruir cada paso de los arriesgados ladrones a quienes las víctimas no pudieron ver sus rostros aunque notaron que tenían acento cordobés y no eran jóvenes.

El edificio al que entraron está a mitad de cuadra y al lado de una casa con una terraza lindante con el tercer piso. A su vez, al lado de esa vivienda se está construyendo otro edificio de 10 pisos. Se presume a partir de las huellas dejadas que primero entraron a la obra, de allí a la terraza de la casa y tomándose de un cable de Telecom pudieron ingresar al balcón del tercer piso de Jujuy 1636. Allí abrieron el ventanal fueron al dormitorio del matrimonio y así asaltaron a los integrantes de la primera familia.

"Primero no entendí nada, era tarde y estaba dormido. Me pedían dólares y plata. Juntaron a toda la familia en el dormitorio grande y me pegaron un par de cachetazos sólo para asustarme. Mi hija más chica gritó algo pero la tranquilizaron. Les dije dónde había dinero, algo de oro y 100 dólares. A eso le sumaron dos notebooks y le pidieron un bolso a mi mujer para guardar todo".

"Acá no es". Pero todavía faltaba aún la segunda parte del robo, tal vez la menos comprensible. "Cuando se aseguraron que en casa no había nada más uno me preguntó la edad, le dije que tenía 60 y que estaban en el tercer piso. Entonces uno se puso un poco nervioso y el otro le dijo «boludo, no era acá, era en el cuarto, este no es el muchacho». Uno de ellos se quedó con nosotros y el del antifaz salió al balcón", dijo la víctima.

Desde el balcón del tercero el ladrón trepó al cuarto por afuera al mejor estilo "hombre araña". Sus pisadas quedaron marcadas en las paredes y sus huellas en todo el balcón, ya que el cable por el que se agarraron para entrar al tercero tizna las manos de quien lo toca.

En el cuarto piso el ladrón abrió el ventanal y entró al living. Sigilosamente fue a la cocina y tomó las llaves del departamento. Salió por la puerta y bajó al tercer piso donde estaba su cómplice. Entonces decidieron llevar a los miembros de la familia del tercero hasta al cuarto, todos por la escalera en fila india.

En el departamento del cuarto piso, ambos encapuchados fueron al dormitorio de la pareja que vive allí: Diego, de 37 años, y Victoria, de 35. Al igual que a la familia de Carlos, los despertaron a punta de pistola y los sacaron de la cama. "La chica comenzó a desesperarse pero Diego estaba tranquilo. Le pegaron como a mí y le preguntaron dónde estaban los dólares, el oro y el dinero, pero el chico no dijo nada. Minutos después comenzaron a encontrar dinero".

Con ambas familias encerradas en el baño, los ladrones revisaron hasta encontrar joyas y 35 mil dólares, cifra que figura en la denuncia policial. Con la situación bajo control y las seis víctimas maniatadas y en ropa interior, uno de los ladrones tomó de las pertenencias a una de las hijas de Carlos las llaves de la puerta de ingreso al edificio, el bolso con las pertenencias y mientras el otro seguía buscando valores le dijo: "Vamos que no hay más tiempo". Y salieron por la puerta de calle, sin llamar la atención, ya sobre las 5 de la mañana.

Roldán

Cayó sospechoso por robo al Banco Macro

Un cuarto integrante de la banda sospechada de concretar los robos a las sucursales Fisherton del Banco Municipal y Macro de Roldán fue detenido ayer a la mañana en la zona norte de Rosario. En poder del sospechoso, de 37 años, se secuestraron prendas similares a las utilizadas en los atracos, un arma calibre 36, teléfonos celulares, un blíster con varios chips de telefonía celular y un auto. Como ya ocurrió con los otros tres acusados, hoy quedará imputado por el hecho.

Las tareas de inteligencia más las imágenes de las cámaras de vigilancia y el testimonio de algunos testigos de los últimos robos a entidades bancarias condujeron ayer a personal de la Policía de Investigaciones (PDI) a un vivienda de la zona norte donde, en horas de la mañana, se realizó un allanamiento con resultado positivo.

Arresto. Allí quedó detenido Ricardo Daniel T. Está acusado de integrar la gavilla que el 6 de julio pasado robó 300 mil pesos del Banco Municipal de Eva Perón y Tarragona, en Fisherton, y dos días más tarde copó el Banco Macro de Roldán donde si bien no lograron tocar las arcas de la entidad le arrebataron 60 mil pesos y 1.000 dólares a un cliente.

En poder del sospechoso se secuestraron prendas de vestir que habrían sido utilizadas durante los hechos, un arma de fuego modificada con caño y empuñadura recortada calibre 36, un Volkswagen Bora gris, cuatro teléfonos celulares, un blíster con varios chips de telefonía celular, un par de lentes de sol y binoculares.

Como la investigación de los robos de esas características quedó centralizada en los fiscales de Investigación y Juicio Valeria Haurigot, Aníbal Vescovo y Karina Bartocci, los funcionarios ordenaron que Ricardo Daniel T. quedara detenido a la espera de la audiencia imputativa, prevista para hoy en los Tribunales provinciales.

El acusado correrá la misma suerte que sus supuestos cómplices Gustavo G., de 38 años, detenido el sábado en Empalme Graneros; Franco Ariel R., de 24 y apresado en Roldán luego del robo, y Sergio A., de 26, a quienes se les se les imputa robo calificado, tentativa de robo calificado agravado por premeditación y privación ilegítima de libertad. Todos están con prisión preventiva.

Disfraces. Los fiscales vienen siguiendo la pista de los robos con modalidades parecidas y en ese sentido se cree que los acusados habrían participado de otros atracos. Se cree que Gustavo G. habría participado disfrazado de barrendero del golpe del pasado 8 de mayo a la sucursal Empalme Graneros del Banco Municipal, en Juan José Paso al 5700, donde la banda se alzó con 1.800.000 pesos.

Pero además, las cámaras lo habrían registrado en el robo al Macro con una campera con la inscripción Seguridad. En el allanamiento a su casa de Víctor Peña al 1200, en zona norte, se secuestraron 62 mil pesos y 1.000 dólares. El sospechoso carga con un pedido de captura del 2014 por no volver a la cárcel de Coronda.

Para los pesquisas era el eslabón que faltaba y unía a las dos bandas: la que robó el Municipal y la que lo intentó en el Macro de Roldán. Parte de la gavilla que asaltó el Municipal cayó el 23 de mayo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario