Ovación

River quedó al borde del descenso al perder 2 a 0 en cancha de Belgrano

Está a punto de escribir la página más triste de su historia. La durísima derrota por 2 a 0 en su visita a Belgrano, en el partido de ida por la Promoción entre la Primera División y la B Nacional. Encima, cayó con un muy mal rendimiento.

Jueves 23 de Junio de 2011

River quedó al borde del abismo. A punto de escribir la página más triste de su historia. Es que con la durísima derrota por 2 a 0 en su visita a Belgrano, en el partido de ida por la Promoción entre la Primera División y la B Nacional. Encima, cayó con un muy mal rendimiento, tanto que hasta unos cuantos de sus hinchas se metieron en el campo de juego a reclamar actitud (ver página 7) a los jugadores. ¿Y ahora? Con un 2 a 0 a favor en el Monumental dará vuelta la historia, pero por lo que mostró en Córdoba, esto se ve difícil.

Como era previsible, arrancó tenso, parejo, con dominio alternado en el medio. Hubo imprecisiones en los pases de uno y de otro y una serie de simulaciones que el árbitro Pitana, con acierto, ignoró.

River tuvo una excelente oportunidad de despojarse de los nervios a los 3’ cuando Funes Mori, solo en el área, cabeceó flojo un córner de Lamela y permitió la reacción de Olave. Y el local respondió a los 6’ con un tiro libre de Mansanelli, de un ángulo cerrado, que Carrizo devolvió con los puños.

De a poco, y porque en River sólo aparecía Lamela, Belgrano se adueñó de la pelota. Era inofensivo (lo que parecía arrojar cierta calma a los jugadores millonarios), hasta que dejó de serlo: Pereyra se generó dos situaciones en las que Carrizo corrigió los errores de sus compañeros de defensa, y Adalberto Román facilitó el trabajo de Belgrano.

El paraguayo cometió mano en el área, Pitana (a instancias del línea) cobró el penal y Mansanelli lo cambió por gol con un remate fuerte, bajo, a la derecha.

Un golpazo para River. Del que no pudo salir.

Belgrano apostó decididamente al contraataque, y si no le salió ninguno fue porque River no atacó.

Jota Jota López apostó al ingreso de Caruso para el complemento, pero antes de comprobar la eficacia de su variante sucedió lo peor: Pereyra puso el 2 a 0, sobre la línea del arco, tras un cabezazo en el área de Lollo.

Inmediatamente llegaron los incidentes y el parate de veinte minutos enfrió a Belgrano. Pero no cambió para nada el desarrollo del juego. River no reaccionó.

Belgrano se refugió cerca de su área y aprovechó la liviandad de River, que no puso en riesgo la victoria local pese a que avanzó sobre el arco Pirata.

Y fue 2-0 para Belgrano. Un resultado que le da mayor sentido y emoción a la revancha.

El Celeste quedó mejor parado. Y River en la cornisa del descenso.

Un sólo 2-0

River apenas ganó uno de los 19 partidos del Clausura por dos goles de diferencia: ante Huracán, por la 2ª fecha (2 a 0). Y sólo otra vez gritó dos veces: en el 2-1 sobre Newell’s en la 7ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario