Ovación

Histórica victoria de Los Pumas ante Sudáfrica con una actuación brillante de Imhoff

Hay que darle la magnitud correcta al triunfo por 37 a 25 que lograron frente a Sudáfrica en Durban, por la 3ª fecha del Rugby Championship. Fue el primero ante los poderosos Springboks.

Domingo 09 de Agosto de 2015

Lo que consiguieron ayer Los Pumas es histórico. Y un poco más también. Sin dudas. Hay que darle la magnitud correcta al triunfo por 37 a 25 que lograron frente a Sudáfrica en Durban, por la 3ª fecha del Rugby Championship. Fue el primero ante los poderosos Springboks. Señalar que es la victoria más importante de la vida del seleccionado nacional no asoma desmesurado. Para nada. Como mínimo hay que ubicarlo a la par de la victoria ante Francia, por el tercer puesto en el Mundial 2007. El éxito llegó de la mano de un rosarino, que fue la gran figura del partido de un equipo que mostró un nivel superlativo. Que hizo un partido perfecto. El wing Juan Imhoff, formado en la cantera de Duendes, se despachó con tres tries y fue clave en el otro que consiguió el equipo. Impresionante. Por sus incursiones en el ingoal rival, un escaloncito por encima de los también rosarinos Leonardo Senatore y Jerónimo De la Fuente. Y lo hizo en una coyuntura especial. Porque a un puñado de metros estaba su padre, José Luis, quien acompañó a la delegación junto al resto de Los Pumas 65, esos que hace 50 años fueron por primera vez a Sudáfrica y lograron una epopéyica victoria ante los de verde, que derivó en el nombre con el que hoy se conoce al elenco albiceleste. Este triunfazo, que estuvo cargado de factores que le dan un peso simbólico y emotivo enorme, trasciende los límites habituales del mundo de la ovalada. Quedará en la memoría de todos. Y con el paso del tiempo se verá la imagen de la camiseta que usó el equipo de Daniel Hourcade, ya que a modo de homenaje lució una igual a la que vistieron los jugadores argentinos hace cinco décadas.

Lo que sucedió ayer en tierras sudafricanas marcó un contundente e inobjetable mojón en la historia del seleccionado nacional. Fue la primera victoria ante los Springboks, y en su casa. Y la segunda de visitante tras el recordadísimo 18-3 sobre Australia, en Brisbane en 1983, que también marcó un antes y un después. Y si hablamos de estadística, es imposible soslayar el hecho de que Imhoff se convirtió en el único argentino en marcar tres tries en un partido ante Sudáfrica (con dos también hubiera sido todo un récord). Y es la primera vez que Los Pumas apoyan cuatro veces en un partido ante este rival.

Hay que hacer el ejercicio de situar al triunfo de Los Pumas en tiempo y espacio. Llegó luego de que ellos mismos aseguraran una innumerable cantidad de veces, con un gran convencimiento, que lo podían lograr. Tras estar cerca en varias oportunidades (incluyendo un empate en Mendoza, en la primera edición del RCh). Luego de dos derrotas (ante Nueva Zelanda y Australia) en las que el equipo había dejado una imagen deslucida que había abierto una gran cantidad de interrogantes. Y en el cierre del Rugby Championship 2015 que derivó en que los albicelestes no terminen en la última posición desde que participan en esta competencia. Además, genera un envión anímico gigante de cara al Mundial de Inglaterra que comenzará el mes que viene. Redondo por donde se lo mire.

“Fue el día perfecto. Nos salió todo”. Esas fueron las primeras palabras que esbozó Juan Imhoff con la pulsaciones todavía a full.

“Tengo una gran emoción”, agregó inmediatamente el wing, quien puso por delante el papel que cumplió todo el equipo sobre su descollante actuación. Porque aseguró que “con un equipo así, con el corazón que tiene, es muy fácil jugar”.

El festejo del elenco albiceleste tras el triunfo marcó la dimensión de lo que logró. Por el qué y el cómo. Además de imponerse por primera vez a un seleccionado que es potencia en este deporte, lo hizo con contundencia. “Marcarle 37 puntos a Sudáfrica es casi imposible”, confió el talentoso back a la hora de analizar la victoria.

“Los Pumas 65 nos dijeron que si hacíamos el partido perfecto, el de nuestras vidas, lo podíamos ganar”, también reveló Imhoff, que tuvo una semana especial debido a que compartió la semana en tierras sudafricanas con su padre, quien formó parte del plantel que hizo historia hace cinco décadas.

Por último, subrayó que “cerrar de esta manera el torneo es algo muy importante”.

A la hora de apelar a un adjetivo para graficar la victoria, la mayoría de los calificativos quedan chicos. Histórico es el que mejor le cae. Este equipo, que venía parándose de manos y planteando los partidos de igual a igual a los amos de este deporte, logró un triunfo para toda la vida. De esos que estarán instalados en las retinas de todos. Y el tinte rosarino que tiene este equipo será un matiz imborrable. Porque además de el forward Leonardo Senatore y los backs Jerónimo De la Fuente y Juan Imhoff, que fueron los que entraron a la cancha desde el arranque, este plantel cuenta con Pablo Bouza y Raúl Pérez, quienes cumplen el rol de asistentes del entrenador Hourcade.

Ahora es tiempo de mirar hacia adelante. Obviamente que teniendo bien presente lo que se logró ayer. El próximo sábado Los Pumas volverán a encontrarse con los Springboks. Será en Vélez, en el marco de un amistoso que servirá para que el equipo nacional se despida del público local antes de emprender el tramo final de la preparación para el Mundial de Inglaterra. El Huevo Hourcade ya avisó que pondrá en cancha al que considera el equipo titular. Será una buena oportunidad para confirmar todo lo bueno que hizo el elenco albiceleste ayer en tierras sudafricanas. Será la continuidad de un proceso que viene apostando fuerte por una idea que tuvo como punto cúlmine este histórico triunfo ante Sudáfrica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario