Ovación

Dalma los conmovió con un pedido divino

A metros del féretro, la hija de Diego les solicitó a referentes de la Iglesia Maradoniana que continúen sus prácticas. "Ese gesto nos desbordó emocionalmente", contó Hernán Amez

Viernes 27 de Noviembre de 2020

Cuatro integrantes de la Iglesia Maradoniana participaron ayer del multitudinario velatorio a Diego, el eje referencial de sus ritos religiosos, que se realizó en la Casa de Gobierno. Hernán y Tomás Amez, Alejandro Verón, y Juan José Juárez partieron a las siete de la mañana de Rosario, y antes del mediodía ya estaban protagonizando esa inmensa columna que superó todos los cálculos. Cuando llegaron cerca del féretro, Dalma, la hija de su Dios, se acercó para abrazarlos, les transmitió conmovedoras palabras de agradecimiento y les pidió que continúen con sus prácticas de adoración. Más allá de la tristeza que los envolvió durante todo el acto de despedida, ese gesto los desbordó emocionalmente, y rápidamente entendieron que lo debían procesar como un combustible espiritual, suministrado por descendencia directa de su figura divina.

“Fuimos a representar el núcleo de la Iglesia Maradoniana. Hicimos la fila, entre todos, como correspondía. Y vimos un pueblo entero maradoniano que homenajeó al Diego de la gente. Quedó todo muy explícito. Fue muy fuerte lo que vivimos ahí”, remarcó Hernán Amez, quien confió que “recién cuando vi el féretro pude caer y entender todo lo que significa la muerte de Diego, y todo lo que sigue pasando alrededor de su figura”.

Y precisó: “Fue una despedida muy emotiva. Sentí mucha emoción en todo el cuerpo, se me doblaban las rodillas, y de tanto llorar no pude ver mucho a mis alrededores”.

A las 12.45, ya al lado del féretro dentro de la Casa Rosada, se acercó Dalma y les transmitió un mensaje que los shockeó. “Nos abrazó y nos dijo que nos estaba esperando, que nos quería ver. Nos agradeció por lo que hacemos y eso fue muy emocionante, mucho más en este momento. Nos dijo además que Diego nos quería mucho, que siempre entendió bien lo nuestro. Nos pidió que actualicemos los contactos y que sigamos las cosas que hacemos”.

Ante esa solicitud de la hija de su Dios, Amez reconoció que “siempre pensamos en seguir, y esto nos otorga un gran envión”.

Tras ese cálido encuentro, estos representantes de la Iglesia Maradoniana les dejaron a Dalma algunas remeras y unas gorras, con sus logos distintivos. “Nos fuimos de Casa Rosada sintiendo lo que siempre tuvimos, el respeto de toda la familia de Diego. Dalma fue muy cariñosa con nosotros, y eso que vivimos es más de lo que podemos pedir. Es puro combustible espiritual”, aseguró Amez.

¿Se sintieron parte de esa enorme vida que tenía Diego?

Por un momentito, nos sentimos parte de todo ese torbellino, de todas esas vidas que vivió Maradona. Creo que no se puede cuantificar todo lo que le tocó vivir a Diego. Es muy difícil medir, o catalogar. Hay que ponerse en su lugar, entender su popularidad, su relevancia. El siempre decía: “Yo no soy público, soy popular”. Hay algunos que criticaban los que se le acercaban, pero creo que la gente que acompañó a Diego en este momento es la misma a la que él le dedicó mil instantes para una foto, o un autógrafo. Hoy (por ayer), la gente le devolvió eso.

¿Cómo fue Diego como líder popular?

Algunos se vuelven más indiferentes, más fríos, o más distantes. Pero Maradona fue popular por todo lo que hizo. Dentro de una cancha, cuando tenía que hablar. Y cuando tuvo que ser referente, siemrpe se plantó. Por eso se trasformó en un símbolo. No hubo muchos futbolistas que hablen como hablaba él, tampoco técnicos ni dirigentes. Hoy el fútbol está signado por los escritorios, y Maradona fue siempre contra los escritrios, por eso más de una vez lo quisieron penalizar.

¿Qué representa la muerte para una iglesia como la de ustedes?

Hoy (por ayer) los medios más importantes del mundo le dedicaron su portada a Diego. Hubo infinidad de editoriales que sirvieron para entender lo que es Maradona. En internet, en todos los canales de televisión, en todas las radios. Diego volvió a sacarnos un momento de sensibilidad. Para nosotros esto es un hecho cultural, y el 25 de noviembre quedará como el Día de la Cultura Maradoniana. Nosotros sentimos que el mundo entero expresó culturalmente lo que siente por él, y lo que les generaba.

¿Qué viene después de la muerte para Diego?

Cuando nosotros, hace 20 años, arrancamos con la iglesia, sentíamos que los homenajes tenían que darse en vida. Tuvimos que aprender las cuestiones divinas y las cuestiones terrenales que tiene Diego. Y, más allá de todo, creemos que Diego sigue inserto en cada uno de nosotros y de todos los maradoniandos del mundo. Sin dudas, se metió en nuestros corazones. Es parte de nuestros sentimientos, siempre fue popular, y lo demostró con todas las personas que hubo en el velatorio. Hubo de todas las edades, equipos y niveles sociales. Diego movilizó todo eso, y llenó la Plaza de Mayo para una despedida. Su parte terrenal es la gente, y él seguirá siempre ahí. Y después vendrá el reconocimiento. El que tanto esperó, aunque algunos no se dieron cuenta.

¿El pedido de Dalma los ayuda a seguir?

Nos rompió el corazón, porque no estábamos preparados para eso. Nos hizo llorar mucho. La pudimos mirar a los ojos y expresar nuestro amor genuino y agradecerle por cómo defendió siempre a su padre. Sin dudas nos ayuda a seguir. No olvidaremos la futbolística, que es la gran obra de Diego, pero no olvidaremos que en algún momento algunos lo quisieron llevar a algún espacio político. Ahora, Diego le quitó la sábana a todos. Y nosotros, desde la iglesia, nos vamos a encargar de exponer esos fantasmas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS