Opinión

Pase lo que pase, esto pasará

Decisión 2019. Cómo es el panorama que se avizora para después de las elecciones del 16 de junio en Rosario y en la provincia.

Viernes 31 de Mayo de 2019

No hay modo de esquivar cuestiones absolutamente prácticas que sucederán en Rosario y en la provincia desde el 17 de junio.Tendremos una provincia donde el gobernador será diputado provincial electo, cualquiera sea el resultado. Una provincia donde Antonio Bonfatti será/sería gobernador electo y seguirá siendo presidente de la Cámara de Diputados en una Legislatura que le negó la reelección al actual gobernador Miguel Lifschitz. La muñeca política de ambos lo hubiese conseguido. Una buena relación entre ambos también. En manos de funcionarios ineptos fue un fallido que arrastró a otro fallido. El plebiscito artesanal que fracasó por lo mismo, inaptitud de asesores. Lifschitz no puede ser candidato testimonial y saltar al plano nacional. No puede.

Una provincia donde Omar Perotti será/sería gobernador electo retomando para el peronismo un territorio que desde 1983 a 207 fue propio y después la claudicación de Obeid hizo que se perdiese.

Recordemos: 2007 fue uno de los años de más brillo de K en el poder. Todavía con crecimiento a tasas chinas. Allí ganó Binner sin ninguna duda. Ahí perdió el peronismo. Perotti tiene muchas chances, lo dicen las encuestas, y provocaría un fenómeno que es posible observar. Ya lo trataremos. El fenómeno de la bicefalía. La ciudad con un signo político, la provincia con otro.

Con Binner comenzó un experimento provincial que luego se nacionalizó. Una cabeza pensante (socialismo en este caso) y un territorio donde el radicalismo proveyó votos e infraestructura. El mismo mecanismo que articuló el grupo Macri, con los mismos soldaditos en el territorio. Los radicales. Macri quiere repetir, Lavagna “intenta intentar…”, si se permite la irrespetuosidad con el idioma.

Las declaraciones desmedidas del gobernador y candidato (no tiene una medida, una proporción, referir que la ciudad pierde calidad de presupuesto si el gobernador no es de Rosario). Esa declaración incluyó una especificación y un olvido. Recordó que alentó a Javkin en 2017. Olvidó a Irizar y Fein.

Hoy las mismas encuestas que mencionan a Javkin como favorito ponen a Marcelo Lewandovsky en pelea por la senaduría voto a voto con la intendenta que, conviene recordarlo, tenía, según las Paso de 2015, solo 18 rosarigasinos que la votaban de cada 100 votos emitidos. El 16 de junio, si logra revertir la tendencia negativa, podría suceder eso. Una intendenta que ya es otra cosa.

El territorio no es aquel y hoy es definitivamente Región Rosario. La integración la han dado los problemas sin solución. Narcotráfico. Violencia. Descontrol policial y minicorrupciones ya en superficie. Eso atraviesa sin que una avenida frene los balazos de aquí o de allá. Inflación y desocupación no tienen límites. Eso aflige.

Si Javkin está ganando en las encuestas y Lewandovsky con posibilidades, lo que sucederá es que Región Rosario deberá manejarse seriamente como un cuerpo donde los cinco departamentos del sur conversen qué hacer con el 57% de los habitantes de la provincia. Hoy no sucede.

Una terminal china, otra tan internacional como esa, y los puertos multipropósito, ponen a Región Rosario en un punto que no estuvo ni está en los discursos preelectorales, que siguen con inocentes zonceras (diría Jauretche) como un tren urbano y clubes de barrio. “Tu no puedes volver atrás, porque es la vida la que empuja...”, dice Goytisolo.

Los problemas están, claro que están, pero afrontarlos con el siglo XXI es una necesidad. Eran lindos los clubes de barrio y el tren suburbano. Hoy es mas complejo el foco urbano.

Cuestión de género

En una ciudad donde la intendenta (una mujer) no respetó la igualdad de género ni para las secretarías ni para los nombramientos, después del 16 de junio algo muy evidente sucederá. Doy ejemplos de un hecho singular e inatajable.

Daniela León será concejala por el PRO. La actora política originada en el radicalismo era una interlocutora eficaz para la gobernabilidad y muchos de los problemas que atropellaron a Fein, León los arregló vía Concejo. A Fein los problemas la atropellan porque no es previsora. Después se aflige. No es insensible.

Susana Rueda, peronista devenida en la concejala mas votada en las Paso dentro del FPCyS vendrá con su impronta y su personalidad fuerte a cohabitar el Palacio Vasallo.

María Eugenia Schmuck, la concejala del grupo Javkin/UNR, estará en el recinto y si gana Javkin será igual que en Santa Fe. La intendencia y la universidad en paralelo. Intendencia y rectorado (y sus presupuestos) con simpatías comunes. No es poca plata ni chico el poder que genera.

Irizar es la dueña de la mitad de los votos del FPCyS. Estará en el Concejo y seguirá siendo la que más sabe de presupuestos. No tendrá una jefa que la haga callar, como suponían que sucedía cuando era miembro del ejecutivo municipal, y Javkin deberá pactar con ella. Para hacer lo que a él le negaron. Repartir según votos.

Caren Tepp, la joven a la izquierda del socialismo, ya más templada y menos levantisca, representará un costado alerta en el Concejo. Representa una historia que no quiere esconderse en la ciudad. En la Ciudad Futura, que eso dicen representar.

Germana Figueroa Casas, concejala del Pro, es quien puede discutir mano a mano con Irizar las cuestiones presupuestarias.

Un Concejo con tantas espadas femeninas en primer plano (hay más) pone a la Intendencia en escorzo. Sin secretarías equilibradas, sin empleados en plano de igualdad (el TUP es imposible de ocultar, hubo discriminación para los nombramientos de choferes mujeres y la responsable es Fein). Se vienen años diferentes en Rosario, la ciudad adelantada en este tema que es, en serio, un central.

Pero tal vez sea en la computación donde la cuestión se defina como diferente, gane quien gane. Mas allá de ladrillos, la Biblioteca Argentina, seudoinaugurada, deberá ser digitalizada, algo atrasado. Todos los expedientes del Concejo. Todos los archivos. Todo lo que hoy se niega y que la intendencia actual no entendió.

Permítanme una irregularidad en la conjugación. Pase lo que pase ya sucedió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario