Opinión

Mandatos

Una carta de las que se usan ahora, por e-mail, que me envió "el gordo" Pesoa, que dejó de ser gordo pero sigue siendo Enrique, trae un mandato: investigar o interesarse en un asunto.

Miércoles 30 de Mayo de 2018

Una carta de las que se usan ahora, por e-mail, que me envió "el gordo" Pesoa, que dejó de ser gordo pero sigue siendo Enrique, trae un mandato: investigar o interesarse en un asunto.
Usted debería escribir sobre eso....me decía días pasados un lector del diario: a quien encontré por una de estas calles rosarigasinas las que todas, las que valen la pena, terminan en el río.... usted debería escribir sobre las barbas y los bigotes. Es un tema interesante... fíjese que hay pocos próceres sin bigotes y muchos con amplias barbas...

Puestas así las cosas el mandato de los próceres es respetar el retrato que los llena de pilosidades y el del escribiente dedicarse a estas pilosidades como ejes de la capacidad heroica.
Tengo experiencia en esos mandatos. Mi madre solía decir: alguien tendría que traer azúcar para el dulce, hay poca, si quieren dulce habría que buscar azúcar.... y el silencio dejaba las frases allí, en la cocina. Los mandatos maternos son así, sobreviven a los tiempos. Aún me veo comprando azúcar en el almacén pese a que no comería esos dulces.

Distinto es el mandato que acicatea. Una locutora, llamada, Alicia contaba días pasados que había visitado hace algún tiempo en Mercedes, Corrientes, unas piletas, unos piletones donde criaban yacarés que debían rápidamente cambiarse de piletas porque crecían muy rápido, tendrías que verlos... Esa informacioón suelta, sin orden de compra, trae un mandato periodístico como corresponde a la investigación, sin tiempo de cierre. El periodista de investigación es el único que se burla del almanaque, del cierre y de la coyuntura. Estaría bueno saber si prosperó una crianza de yacarés en cautiverio tanto para carteras, como para bifes de cola de yacaré, como para la ecología, siempre amenazada por el progreso. Pero el aliciente existe y es una investigación pendiente. Es un mandato con tiempo de descuento.

Recuerdo los estudiosos que demostraron que los mosquitos no tiene mas pelusitas en las patas para que se infecten de insecticida y ya no mueren como antes. Desaparecieron las cilias donde el insecticida se pegaba y las envenenaba- La naturaleza acomoda las cargas y siempre tiene un plan .B. La naturaleza le hace pito catalán al progreso. Para eso el plan B.

A pocos kilómetros de Rosario un industrial posee la mas importante colección en Argentina (acaso en América Latina) de autos antiguos. Tiene gente contratada para ponerlos en marcha. Es una . colección de autos en funcionamiento. No los vende, no los regala, no los exhibe como si fuese un museo. El suyo es otro mandato, pero es un mandato.

Hay otros. Los mandatios recomendacíon imperativa. Si vas a Córdoba no dejes de probar el chivito asado en...(y viene la localidad, el restaurante y hasta el nombre del cocinero).Pocos entienden que un dogma popular es bastante certero: "Sobre gustos no hay nada escrito" No hay nada mejor, no te vas a olvidar nunca, haceme caso... No existe, siquiera, una relación comercial. Es un mandato al cuete, pero los mandatos son imperativos de modo directo: tenes que hacer esto y de modo indirecto: alguien debería...

Después esta el mandato a tres bandas, una carambola aparente, una indirecta, una frase circunstancial: ayer pase por la boutique de Anita, había unas camisas de seda... (y la conversación sigue para otro lado)

Otro de los mandatos aquellos, del siglo 19 y del 20, y que sobreviven bastante fuertemente en esta sociedad es el del profesional que sigue la tradición. Mi hijo será doctor. Con algunos políticos se complica porque us hijos terminan dirigiendo reparticiones fenomenales que, si el padre hubiese sido panadero, no les correspondería dirigir y habrían sido fenomenales vendedores de tortitas negras y medialunas dulces (o saladas) con masa de hojaldre (o de pan). Algunos de esos mandatos han sido perjudiciales para la salud y mas nocivos que una tortita negra infectada de sal.

Es la extensión inusitada del "que vas a ser cuando seas grande". Los hijos de los narcotraficantes responden de modo diferente y los que no saben leer y/o escribir y viven en caseríios paupérrimos también. Pero siempre habrá un mandato al cual sobreponerse o aceptar.. Para ellos la naturaleza también fabrica un plan B.

La mamá bailarina con la hija patadura. El papá jugador de fútbol con el hijo lector. Cuando las ilusiones de unos se mezclan con las realidades de otros el asunto se complica. Un dirigente madridista que no quería a Jorge Valdano le dedicó un insulto bastante descriptivo. "Valdano iba para poeta y terminó en gerente..." El dirigente no sabía qué quería ser Valdano o quería que fuese lo que él imaginaba. Ese es todo un tema. Poner en el otro el mandato que es propio. Ah... tenía tantas ilusiones que fueses concertista...

A continuación el texto del gordo Pesoa (ahora simplemente Enrique) que me llevó a contar,,tal como hizo Dalmiro Sáenz, la cantidad real de mis instrumentos de labranza.
Dice Quique:..."Juan Esteban Plinio Melendo arreglaba máquinas de escribir. Recomponía las Léxicon 80, las Underwood, las National... También su hijo el Coqui. Cuando terminaban un arreglo y puesta a punto.... casi automáticamente ponían una hoja en el carro y escribían: "jovencillo emponzoñado de whisky, que figurota tráes!" Aseguraban que en esa frase están todas las letras del abecedario y de esa manera no dejaban tecla sin probar. Ahí tené..Uncle---como decía mi viejo cuando desconfiaba de algo..."será verdura el apio?""

Dalmiro Sánez, puesto a titular un librillo que escribió, dejó en la portada las letras de la primera línea: Qwertyuiop. García Márquez dijo que 100 años estaba escrito con 28 letras y dos dedos.
Cumplo el mandato:" Propiedades nutricionales del apio. El apio contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B9, C y E, minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio, aceite esencial y fibra. En cuanto a su clasificación: El apio es una de las verduras cuyas partes más aprovechables para el consumo son los tallos o pencas, como se les suele llamar. Esta verdurapertenece a las plantas herbáceas de la familia de las Apiáceas. "Puse polvo en la polvera. Chin. Pum. fuera".Quique no juega. El apio si.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});