Opinión

Cordones

Crecer no es una decisión tan solo biológica, sino también voluntaria, racional. Vencer obstáculos. Superarse.

Lunes 06 de Agosto de 2018

Crecer no es una decisión tan solo biológica, sino también voluntaria, racional. Vencer obstáculos. Superarse.
Puestos en la adultez una de las cuestiones elementales es atarse los cordones de los zapatos. De las zapatillas. El "yo puedo", el clásico "el nene puede solo" parece lejano y casi olvidado, pero se repite, es una constante social. Familiar. Una llave. Como limpiarse, bañarse, cruzar las calles solo. Abre puertas al mañana.
Cada tanto, por cuestiones familiares, asistimos al fin de los pañales, a la comida a la boca por la sola voluntad y sin ayuda de "los mayores". Hay un mandato del "yo puedo" que las familias ayudan a resolver. Empujan. También un día en que, sin familiares cerca, hay que decidir. Hay que hacerlo. Andar solos por la vida. Como personas mayores. Já.
Los cordones de los zapatos tenían su modo diferente. Hay quienes dan vueltas con dos dedos de un modo diferente, después del primer lazo, para llegar "al nudo flor". Están quienes aprietan y quienes cierran emparejando las aletas de los cordones. También quienes, con un "renudo", tratan de impedir que se desaten los cordones provocando catástrofes.
Una caricatura del desaliño era ese personaje de Snoopy ( Charlie Brown) con la zapatilla desatada. O el "Felipito" de Mafalda. También un detalle de la moda súper casual. Los Beatles, de esmókin y zapatillas dan un tono particular al atuendo y, a poco que se mire, se verán cordones desatados como rebeldía "casual". Hace pocos años había crecido esa tendencia, el desaliño como moda. Y sobre el tema aportó el Charlie uniendo la filosofía (barata) y el calzado. Una cita claramente memorable ("Filosofía barata y zapatos de goma, ni ésta mentira te hace feliz. Quise quedarme cuando morí de pena, quise quedarme pero me fui. Y en la terminal y en la terminal, estoy descalzo y te espero a ti. El ómnibus se ha ido, el amor se ha vencido, quise quedarme pero me fui. Filosofía barata y zapatos de goma quizás es todo lo que te di...") Las madres sabían que la base de goma dura mas que la suela de cuero y ya no es tiempo de media suela, suela completa, media suela y taco. Nada. Fin del "sapatero remendón". Los zapatos de suela tradicional se están yendo por la veredita de mayores costos de producción y menor venta. Una goma semilíquida reúne capellada y suela (de goma) cuando se despega. Cualquiera es zapatero. Es mas, los zapatos con cremallera, con "abrojos" (VelCro) han quitado artesanía a las ataduras, porque correr un "cierre" o cremallera y / o apretar un abrojo no es lo mismo. Pero aún así las madres se las arreglan para ejercer vigilancia y hacen bien. Hay chicos que no saben apretarse los abrojos de sus "zapas", que ya ni siquiera se denominan zapatillas.
Digámoslo del mejor modo posible, pero los padres aquellos, con su forma de crianza, definían ejemplos societarios, ellos decían: "no sabe ni sonarse la nariz", "no sabe ni limpiarse solo la cola", "no le ata ni los cordones de los zapatos al 9 de la reserva"... las tres son frases que, usadas para otras cosas, definían estadíos de la infancia.
Es mas, habrá que investigar si perdura el rito de "la pelela". Que era uno de los modos del crecimiento. El anuncio y el uso. En el fondo rituales.
Uno creo que aún se admite. "El 9 que trajeron no le ata ni los cordones al que se fue". Pronto perderemos esta frase, los mas modernos zapatos de fútbol no tienen cordones. Y los chicos ya no saben qué cosa es la pelela, según me dicen. Hemos perdido todo menos el pasado, será por eso que vivimos reformulándolo. Apunto una razón: no sabemos atarle los cordones al porvenir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario