La ciudad

Tras 24 horas de angustia pudo finalmente sepultar a su padre

Ramona Solís sufrió demasiado en las últimas 24 horas. Su padre falleció luego de haber recibido un alta que ella y toda su familia califican como "apresurada" y además, debío transcurrir un día entero con el cadáver en su casa porque no tenía dinero para sepultarlo y nadie se hacía cargo.

Jueves 03 de Enero de 2008

Ramona Solís sufrió demasiado en las últimas 24 horas. Su padre falleció luego de haber recibido un alta que ella y toda su familia califican como "apresurada" y además, debío transcurrir un día entero con el cadáver dentro de su casa porque no tenía dinero para sepultarlo y nadie se hacía cargo.

La mujer logró finalmente, con la intervención del Defensor Oficial del Pueblo Osvaldo Gandolfo, que la obra social retire el cuerpo y lo prepare para que reciba la sepultura correspondiente. "Ningún ente oficial se hacía cargo y la familia no puede afrontar los gastos del sepelio que rondaban los 2700 pesos, además de que Pami sólo realiza un reintegro que llega a los mil pesos", explicó Jacqueline Pairetti una de las nietas del anciano fallecido a La Capital On Line.

“Mi abuelo estuvo internado en un sanatorio privado y el 31 le dieron el alta, algo que no debía haber ocurrido por cómo se encontraba él. Ya no quería comer, no tomaba agua. Pero como eran las fiestas…”, se quejó la nieta. 

Ramón Solís tenía 87 años y padecía de demencia senil. Esta mañana, la hija del hombre fallecido, Ramona Solís, describió el calvario que tuvo que soportar junto a sus familiares. "Tratamos de ubicar a la Municipalidad, al Sies, al Pami. Y nadie nos atendía.  Es una vergüenza, ni a los animales se los trata así”.

Otra de las familiares del fallecido también habló con este medio y señaló que luego de que la situación se resolvió, "tanto la nieta como la hija quedaron muy mal de ánimo por la angustia de ver que pasaba el tiempo y el cuerpo seguía allí como si nada", resumió.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario