La ciudad

Preparan un fuerte reajuste de las multas por infracciones de tránsito

En el caso de las motos, la sanción mínima llegaría a 500 pesos y la pena máxima a 1.500. El municipio persigue con la iniciativa un objetivo "ejemplificador y no recaudatorio".

Martes 13 de Septiembre de 2011

El Palacio de los Leones ya trabaja en la modificación del Código de Faltas con el objetivo de actualizar los valores de las infracciones de tránsito. En la administración de Miguel Lifschitz justificaron el reajuste en "la notoria falta de cambio de hábitos que debería provocar una multa" y ejemplificaron con las recientes -y reiteradas- sanciones a motociclistas que fueron descubiertos sin el casco reglamentario. Para estos casos, el piso de la sanción, de 50 pesos, puede llegar a ascender a 500, junto a la suspensión del pago voluntario que, en la actualidad, implica un 50 por ciento de reducción del castigo monetario. Sin embargo, el máximo a pagar a modo de sanción amenaza con llegar a los 1.500 pesos.

Frente al crecimiento de la cantidad de motos que integran el parque automotor rosarino (unas 180 mil en la actualidad), el municipio comenzó a estudiar la posibilidad de elevar los montos de las multas con el objetivo de garantizar el acatamiento a las normas de tránsito.

Circular en moto sin casco viene recibiendo sanciones que parten de una base de 50 pesos a un máximo de 600. Pero en muchos casos el beneficio del pago voluntario -que aplica una quita del 50 por ciento- reduce el monto inicial del castigo a 25 pesos.

No obstante, el monto final producto de esa quita ya resulta "irrisorio" para las autoridades por la falta en sí misma y por las consecuencias que acarrea. Sobre todo en función de las estadísticas oficiales: de cada diez accidentes de tránsito derivados al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), seis registran la participación de motos.

La sumatoria de esos factores entonó a la Dirección de Tránsito y a la Subsecretaría de Seguridad Comunitaria municipal para comenzar a trabajar en un plan integral de reformulación de los sanciones.

En ese sentido, el crecimiento sostenido en el patentamiento de nuevas unidades en el parque de motos figura como la principal preocupación ya que la proyección seguirá en ascenso.

En los últimos diez días, los operativos callejeros concluyeron con 600 rodados de ese tipo remitidos al corralón municipal.

Entres las causas figura en primer lugar la falta de casco. Les siguen las irregularidades en la documentación (cédula verde, carné habilitante o seguro), deficiencias en el vehículo (falta de espejo retrovisor o escape reglamentario) y la circulación con más de un acompañante.

Las estadísticas arrojan que de cada diez motos ingresadas al corralón, tres vuelven a la calle.

El 70 por ciento restante queda en poder del municipio por no regularizar su documentación, tener los guarismos alterados, no contar con el patentamiento correspondiente o haber sido robadas.

Si bien los transgresores de las normas deben hacer un taller de concientización como paso obligatorio antes de retirar el vehículo del corralón, las autoridades buscan que la actualización de las multas sean "ejemplificadoras".

"Andar sin casco tendría que tener un valor idéntico al precio de la moto en la que se trasladan", deslizaron a La Capital varios de los actores en esta etapa de reformulación de las multas.

Al respecto, advirtieron que "este reajuste, lejos de buscar un fin recaudatorio, intenta cambiar los hábitos de los infractores porque lo que no entra con educación y fiscalización, a veces se logra cuando duele el bolsillo".

Asimismo, el Ejecutivo también analiza quitar el beneficio del pago voluntario en contravenciones consideradas graves como el cruce en rojo de semáforos, exceso de velocidad y no portar el casco reglamentario. El objetivo oficial es elevar el proyecto al Concejo antes de fin de año.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario