La ciudad

Nació Nahia y se cerró felizmente un caso de vientre subrogado

La mujer gestante, tía política de la beba, contó el proceso que la llevó a dar a luz a la chiquita que hoy ya crían sus padres.

Jueves 13 de Junio de 2019

Cuando el martes pasado, de madrugada, nació Nahia se cerró un proceso que toda una familia había comenzado en diciembre de 2017, a partir de que la Justicia autorizó a Paula Tomé y su esposo Fermí a llevar adelante una gestación por subrogación, donde la gestante fue la tía de la beba. "Yo tuve la suerte de tener dos embarazos y partos muy tranquilos, sin mayores complicaciones y, cuando me enteré de su situación, empecé a pensar en la forma de ayudarlos", contó ayer a LaCapital Laura García, quien llevó adelante el embarazo. Carla López es parte del equipo médico que acompañó a la familia. El profesional dejó en claro que "son tratamientos de alta complejidad que sólo se llevan adelante cuando hay una imposibilidad de la pareja de concebir", y añadió que "en este caso se hizo todo el proceso y con el mejor resultado, el nacimiento de la beba". Es que, "la gestación por sustitución no está regulada, pero tampoco prohibida, corresponde aplicar el principio de legalidad o libertad", se indicó en el fallo judicial.

Paula y Fermí llevaban años proyectando tener un hijo, pero una enfermedad que padecía la mujer hizo que no pudiera llevar sus embarazos a término y sufriera dos abortos espontáneos. Laura, ya con dos hijos de 5 y 3 años, y convencida de que no quería volver a ser mamá, conocía más que bien la historia de la pareja al estar casada con Hernán, hermano de Paula. "Después de pensarlo sola se lo conté mi marido", dijo.

Ya con el acuerdo de su esposo vino el asesoramiento y las conversaciones en familia, pero Laura, de 40 años, puso una sola condición. "Lo único que quería es que todo se llevara adelante legalmente, porque era una forma de no tener problemas, de no exponernos y de hacer todo el proceso con la mayor tranquilidad posible", relató.

Autorización

Con ese requisito, la pareja, que si bien vive en España tenía domicilio legal en San Lorenzo, solicitó autorización a la Justicia, y fue en diciembre de 2017 que el magistrado de Familia de San Lorenzo, Marcelo Escola, avaló a gestación por subrogación.

"La gestación por sustitución no está regulada, tampoco está prohibida y corresponde entonces aplicar el principio de legalidad o libertad", indicaba el juez a través de su sentencia, y destacaba que "el eje de la gestación por subrogación es la llamada voluntad procreacional, que es, ni más ni menos, que el deseo de tener un hijo y de poder criarlo".

Si bien no es el primero, ya que pocos días antes la Justicia rosarina autorizó a otra familia (en este caso la hermana de la madre se había ofrecido como gestante), la letrada y presidenta del Instituto de Derecho de Salud y Bioética del Colegio de Abogados, Carina Mazzeo, explicó que "está entre los primeros en la provincia", y ratificó que "ante el vacío legal, siempre se requiere la autorización de un juez" (ver aparte).

Procedimiento

Así fue que con la autorización, en septiembre pasado, se llevó adelante un tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad en el instituto Proar. La médica del equipo explicó que "las gestantes tienen que cumplir con algunas condiciones médicas y Laura las cumplía", y detalló que "deben tener menos de 42 años, al menos un hijo nacido sin complicaciones, no más de cinco partos y menos de 2 cesáreas, además de buena salud".

"Estar todo el tiempo acompañada y cuidada fue muy importante", destacó Laura, quien además se asesoró junto a su marido Hernán para contarles a sus hijos Bautista y Nicolás, de 5 y 3 años, el proceso. "Les dijimos que estábamos cuidando al bebé de la tía y que cuando fuera el momento la panza se iba a ir, y la beba también, con sus papás. Así lo llevamos todos adelante con mucha naturalidad; eso nos permitió además que lo pudieran hablar en otros ámbitos, como la escuela", contó.

Lo cierto es que Nahia nació a las 3.30 del martes. "Todo salió muy bien y fue muy emocionante", contó la médica del equipo, Carla López. El nombre de la chiquita tampoco fue elegido por que sí: de origen vasco, en euskera habla del "deseo" y de su propia historia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});