La ciudad

Los bares y restaurantes tendrán permiso para que se pueda bailar

La nueva ordenanza de nocturnidad establecerá también que las disco cierren a las 5.30 y prohibirá los llamados after. Los locales deberán contar con un protocolo para violencia de género.

Domingo 11 de Noviembre de 2018

Después de varios años de debate, la noche rosarina tendrá nuevas reglas. El próximo miércoles, los concejales que integran las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud comenzarán a redactar la ordenanza que pretenden llevar al recinto antes de fin de año. Entonces, la trasnoche cambiará de hábitos: se podrá bailar en bares y restaurantes, las disco permanecerán abiertas hasta las 5.30 y los locales deberán contar con un protocolo para atender situaciones de acoso o violencia de género. Los llamados after, seguirán prohibidos.

   Estos son algunos de los puntos que ya se consensuaron entre los concejales de diferentes bloques que participan de los debates para reformar las condiciones para la habilitación, el funcionamiento y el control de los locales nocturnos. Otros temas generan más asperezas: el acceso de los menores a las confiterías para mayores o la cantidad de personas que pueden ingresar en cada local.

   Lo cierto es que los primeros proyectos para reformar integralmente la actual ordenanza de espectáculos públicos cumplieron ya cinco años. "Desde que se sancionó la norma cambió notablemente la dinámica de las maneras de divertirse", advierte el concejal socialista Horacio Ghirardi y confía en que esta vez "hay voluntad política en la mayoría de los bloques" para fijar otro marco regulatorio al esparcimiento nocturno.

   La ordenanza vigente, la Nº 7.218, fue aprobada en el Concejo 1996 y, aunque fue modificada en 2001, tanto funcionarios, como concejales y empresarios advierten sobre la necesidad de "aggiornarla" ya que quedó completamente desactualizada para abordar la nocturnidad actual.

   De hecho, algunos advierten que la norma resintió la actividad nocturna rosarina, promocionada por la cantidad de locales y su variedad. Actualmente, el menú de la trasnoche suma unos 200 locales, de los cuales la mitad son salones de fiestas, de acuerdo a la nómina de espacios habilitados por el municipio.

El plenario de las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud se reúne semanalmente desde hace tres meses con el objetivo de delinear el borrador de la nueva ordenanza. Según considera la presidenta de la comisión de Gobierno del Concejo, María Eugenia Schmuck (radical), "hay avances importantes" en el debate y existen acuerdos políticos sobre temas que dispararon debates calientes, como por ejemplo, las condiciones de habilitación, los horarios de cierre o el factor ocupacional de los locales.

   Actualmente, sólo se puede bailar en aquellos locales habilitados como confiterías bailables. Los bares y restaurantes no pueden abrir pista sin exponerse a duras sanciones monetarias y la clausura del local.

   El borrador de la nueva norma admite que los bares y resto tengan licencia para el baile, cumpliendo con determinadas condiciones, como seguridad o la insonorización de los locales, para que la actividad no atente contra el derecho al descanso de los vecinos.

   "Todos los locales nocturnos tendrán que cumplir las mismas condiciones de seguridad e insonorización que un boliche bailable, del primero al último", señala Schmuck.

   En cambio, sí serán diferentes los horarios para el funcionamiento de bares y discotecas. Los primeros deberán cerrar sus puertas a las 4.30. Las disco podrán permanecer abiertas hasta las 5.30, pero la venta de alcohol deberá cortarse una hora antes. Más o menos, como sucede actualmente.

   Los after, aquellos bares con amenización musical que permanecen abiertos hasta entrada la luz del día, seguirán prohibidos.

   Para la concejala Germana Figueroa Casas (Cambiemos), "la propuesta tiene que ser claramente superadora de la ordenanza actual". Por eso comparte el criterio de que los locales nocturnos se habiliten en función de distintas licencias, de acuerdo a la actividad que se pretenda desempeñar.

   "La idea es que los locales puedan tener licencias para pasar música, para realizar espectáculos o para tener una pista de baile. De esa forma evitaremos los grises, es decir aquellos bares que funcionan como un boliche y tienen a maltraer a los vecinos", explica.

Clubes culturales

También se definirá un nuevo rubro de habilitación: los clubes o espacios culturales que reunirán a los sitios cuyo objetivo es la difusión de diferentes actividades artísticas y producciones relacionadas con la cultura local. Espacios, donde puedan desarrollarse tanto talleres como espectáculos.

   "Tenemos que garantizar el acceso a formas de diversión de distintos tipos y en todos los barrios. Pensar en las personas a las que les gusta bailar o a las que les gusta hacer música", destaca la concejala del Frente para la Victoria, Norma López.

   Y se muestra "optimista" sobre el escenario de esparcimiento que propondrá la nueva normativa. "Rosario va a contar con una ordenanza más aggiornada a las expresiones culturales y donde haya un marco de convivencia y de inclusión, donde todas las posibilidades de diversión estén contempladas y reglas de juego claras para el funcionamiento de bares, disco, clubes y bares culturales".

Antes de fin de año

Los encuentros de los integrantes de las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud comenzaron después de las vacaciones de invierno con el objetivo de agilizar la discusión de la nueva ordenanza de nocturnidad.

   En la reunión del miércoles próximo, adelantó Schmuck, se comenzará con la redacción de la norma que esperan aprobar antes de fin de mes.

   En las últimas semanas, los concejales recibieron a dueños de bares con amenización musical, cervecerías, representantes de la cámara de bolicheros, de la Asociación Hotelero Gastronómica, agrupaciones de vecinos, organizaciones vinculadas a los derechos de las personas con discapacidad y referentes de centros de estudiantes y entidades que reúnen a los jóvenes.

   "Fue un intercambio muy interesante, todos opinaron, plantearon sus ideas y, muchas veces, modificaron las nuestras", destacó la titular de la comisión de Gobierno.

   El resultado de todo ese debate se reflejará en los próximos meses, cuando la ordenanza llegue a las pistas.

"Tenemos que cuidar a los boliches"

Guillermo Puyo es titular de la disco Blue Velvet y referente de un grupo de empresarios de confiterías bailables. El martes próximo, los bolicheros participarán de la reunión de la comisión de Gobierno donde plantearán su punto de vista sobre la actividad nocturna. "Las confiterías de Rosario están entre las más prolijas del país, en lo que respecta a instalaciones y seguridad. Tenemos que cuidarlas", advirtió y consideró que si se habilita a bares y restaurantes a contar con pista de baile "de repente podrían surgir 80 miniconfiterías bailables, en cualquier barrio de la ciudad".

   Para el empresario, debe existir "una clara diferencia entre un bar y una confitería" porque cada rubro tiene diferentes exigencias de seguridad, de superficie o de inversión.

   "Como empresarios solicitamos debatir reglas más claras, para que todos podamos trabajar dentro de una competencia leal y, sobre todo, cuidemos las pocas confiterías que quedan en la ciudad", apuntó.

   Este verano, destacó Puyo, sólo cinco confiterías permanecerán abiertas como punto de encuentro de los jóvenes que permanezcan en la ciudad o que decidan acercarse a Rosario en plan de vacaciones. La mayoría proyecta funcionar apenas un día a la semana. Muy poco, para una ciudad de un millón de habitantes.

   Según Puyó "no debería haber una pista de baile en un bar, pero tampoco se puede multar a un comerciante si un grupo de personas decide hacer un trencito en el local".

   Y cerró: "Claramente no se puede ir en contra de los usos y costumbres que va adoptando la gente. Dejemos que las diferentes propuestas existan, que no haya competencia desleal y que todos podamos trabajar, sobre todo en este momento tan difícil. Pero si un bar mete 500 personas, lo mismo que una confitería, y la confitería trabaja sólo uno o dos días a la semana, a la larga los boliches se funden".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});