La ciudad

En Rosario el consumo de chopp en barril creció en un año un 30 %

Los rosarinos se inclinaron más que nunca este verano por tomar chopp en barril para amenizar las fiestas privadas. Según los distribuidores locales, desde noviembre del año pasado a la fecha se notó un incremento en la venta y consumo del 30 por ciento respecto a la temporada pasada. Las razones: es más saludable y práctico que la cerveza en botella.

Domingo 27 de Enero de 2008

Los rosarinos se inclinaron más que nunca este verano por tomar chopp en barril para amenizar las fiestas privadas. Según los distribuidores locales, desde noviembre del año pasado a la fecha se notó un incremento en la venta y consumo del 30 por ciento respecto a la temporada pasada. Las razones: es más saludable y práctico que la cerveza en botella.

Aditivos, la diferencia. Es sabido que los niveles de consumo de cerveza aumentan con la llegada del calor. Pero en Rosario se advierte un cambio en la elección de los consumidores. Desde hace un tiempo los amantes de la tradicional bebida se inclinan por los barriles, cuyas propiedades nutritivas son reconocidas ancestralemte.
  Según los entendidos, la diferencia es notable. La misma bebida envasada en una botella obliga a un proceso de pasteurización con agregado de aditivos, que elimina las bacterias que podrían ocasionar daños a la salud, pero también reduce sus propiedades nutritivas (ver aparte).
  Todo indica que los rosarinos le van tomando el gusto al chopp. Para las fiestas, la distribuidora y productora local Cassaro no tuvo respiro. El 31 de diciembre hubo largas colas, y los fines de semana anteriores la demanda no paró. Y el ritmo de expendio también había sido intenso durante noviembre.
  “La gente alquila los barriles de 15 a 25 litros, y también hubo muchos que llevaron el de 50. Es por la practicidad (se evita el botellerío) y la calidad que ofrecemos luego de tantos años en el mercado”, explicó Adolfo Cassaro, que atiende personalmente la fábrica artesanal de origen familiar ubicada en Catamarca 3537.
  El empresario aportó que respecto a la temporada 2006-2007, “se vendió un 30 por ciento más de chopp en barril”.
  La firma también ofrece el alquiler de choperas. “Se alquilaron más de 200 entre noviembre y diciembre. Para el 31 vendimos 40 mil litros, y otros 30 mil por pedidos puntuales en noviembre”, aportó el empresario.
  La particularidad de esta empresa es que tiene medidas para todos los gustos, que encajan en la necesidad de pequeñas reuniones familiares como en grandes eventos. Hay barriles de 12, 18, 25, 30 y 50 litros. Los costos van de 90 a 200 pesos, incluida la chopera y el gas. “Hay que agregarle hielo y tomar”, dicen los adictos.

Hasta un 40 por ciento. Otros distribuidores se arriesgaron un poco más y estimaron que la venta creció un 40 % en relación al verano pasado.
  Esa es la impresión de Luis Biacín, de Isenbeck Rosario. “Yo me animaría a decir que aumentó entre un 30 y un 40 por ciento. La gente elige más el barril de 30 litros, porque calza justo para una reunión de 15 o 18 personas”, dijo.
  Esta firma también ofrece el servicio de chopera incluida, y por 30 litros se pagan 120 pesos. También comercializa la alemana Warsteiner. Un tonel de 30 litros de esa cerveza con chopera cuesta 140 pesos. “Advertimos que la gente se inclina al chopp por la practicidad”. La firma expende los barriles en Riccheri 26.
  Esta tendencia también la refuerzan desde la distribuidora de Cerveza Santa Fe, que produce Budweiser, Heineken y Schneider en Santa Fe y Córdoba. Aportan que la venta de barriles en Rosario fue del 20 al 30 por ciento.

La chopera. En rigor, los rosarinos recién ahora van asimilando el gusto por la cerveza en barril, y muchos ya se animaron a comprar choperas que sacan a relucir cuando la ocasión lo amerita.
  Este elemento puede tener varias formas, (cajas cuadrada con una tapa superior, toneles de madera, pilones) pero lo indispensable es que el recipiente cuente con una buena serpentina (cañería interna por donde fluye el chopp para que se enfríe y llegue hasta la canilla), y espacio suficiente para poner el hielo, además del accesorio para el gas. Se pueden conseguir a partir de los 250 pesos, pero no falta quien se anima a armarla con una conservadora.
  En este segmento el mercado creció tanto que muchas compañías incorporan productos para fiestas privadas que se adaptan perfectamente. Montan una carpa y una barra con barman que despacha cientos de lisos, balones o copones. Y aunque la tradicional botella de porrón nunca perderá vigencia en las mesas argentinas, se advierte que el chopp en barril está dispuesto a dar pelea por las preferencias. Salud.

Una bebida saludable y milenaria

El chopp en barril no es pasteurizado ni se le agregan aditivos. Está hecho a base de malta, lúpulo y levadura, siendo prohibida la adición de cualquier otra sustancia (según una ley alemana del año 1516). Por eso debe conservar la cadena de frío.
  Al consumirla, resulta más liviana que su hermana embotellada. Los buenos tomadores saben que no es lo mismo ingerir cuatro vasos de cerveza de botella que la misma medida de chopp. En Alemania, de donde se dice que es originaria, se valoran sus propiedades hace cientos de años.
  Y hasta se han realizado estudios científicos donde se demostró que es rica en vitaminas, aminoácidos, hidratos de carbono, minerales y ácidos orgánicos.
  Según algunos investigadores, mucho antes de surgir las primeras villas en la antigua mesopotamia ubicada entre los ríos Tigris y Eufrates, hoy Irak, 4.000 años antes de Cristo ya se consumía un líquido alcohólico resultante de la fermentación de cereales inmersos en agua.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario