Información Gral

Contrabando: Aduana bloqueó la salida del país de autos diplomáticos

La Aduana argentina trabó hoy la salida de vehículos diplomáticos del país, tras la orden del juez Marcelo Aguinsky a raíz de la denuncia de irregularidades en el otorgamiento de franquicias para importar automóviles libre de impuestos realizada por Cancillería.

Martes 22 de Enero de 2008

La Aduana argentina bloqueó hoy la salida de vehículos diplomáticos del país, tras la orden del juez Marcelo Aguinsky a raíz de la denuncia de irregularidades en el otorgamiento de franquicias para importar automóviles libre de impuestos realizada por Cancillería. El organismo consideró las maniobras de diplomáticos como “un hecho de contrabando” por lo que requirió la intervención de la Justicia en lo penal económico.

“Acá hay una situación de evasión tributaria y una transgresión a la política automotriz del Estado nacional”, denunció el titular de la Aduana, Ricardo Echegaray, al tiempo que aclaró que las licencias para el ingreso de los vehículos “no fueron otorgadas por la Aduana, sino por terceros organismos”.

La Cancillería detectó ayer irregularidades en el otorgamiento de franquicias diplomáticas para importar automóviles libre de impuestos y desplazó al titular del área de Franquicias e IVA, Jorge Matas, además de realizar la correspondiente denuncia judicial. Inmediatamente, el juez Marcelo Aguinsky autorizó las medidas requeridas por la Aduana y dispuso la prohibición de salida del país de los vehículos importados bajo el régimen de franquicias diplomáticas, cuyas autorizaciones habrían sido otorgadas por Matas.

Como consecuencia de la medida de bloquear todos los puntos de frontera y puertos del país, los representantes diplomáticos extranjeros deberán gestionar una “autorización expresa” en la Dirección de Investigaciones de la Aduana. Esta área se encargará de mantener contacto con el juzgado y también con Cancillería, para corroborar si se trata efectivamente de un vehículo que integra el parque automotor de los funcionarios de embajadas extranjeras con asiento en la Argentina.

Las normas vigentes establecen que para la venta en el mercado local de un vehículo extranjero importado sin pagar impuestos, que equivalen a casi el 50 por ciento de su valor de compra, el diplomático extranjero deberá aguardar un plazo de nueve meses y acreditar un mínimo de permanencia en la Argentina de un año. Según trascendió, en el 93 por ciento de los casos investigados, se detectó una nacionalización que no cumplió con los nueve meses correspondientes. También se establece, que los funcionarios extranjeros tienen un tope de 60 mil dólares para importar vehículos y que el ingreso de este tipo de automóviles es para uso diplomático.

No obstante, los diplomáticos importaban autos de marcas costosas como la 4x4 Hummer (que ronda los 130 mil dólares) o Lamborghini (que alcanza los 250 mil dólares), entre otras. Según aseguraron fuentes oficiales, sólo el año pasado se pidieron alrededor de 450 franquicias diplomáticas. En ese contexto, Echegaray aseguró que “no” hubo “cómplices” en la Aduana para que se concrete la importación irregular de automóviles, que involucra al menos a un funcionario de la Cancillería, y calificó el caso como un “delito de contrabando documentado”.

En declaraciones a radio Continental, recalcó que los autos que ingresaron al país “estaban autorizados por Matas y por la Cancillería”, con lo que eximió de responsabilidad a la Aduana, y explicó que los datos que figuraban en los formularios de ingreso no eran falsos. “La falsedad -aclaró- residía en el uso que se iba a dar posteriormente” al vehículo, que finalmente no era utilizado en la actividad oficial, agregó. Además, recordó que la exención de impuestos a los vehículos oficiales “se viene haciendo desde 1970” porque “hay muchas embajadas que hacen uso de estos vehículos y siempre han ingresado al país vehículos de alta gama, para eso está la franquicia”.

Al ser consultado sobre si funcionarios de la Aduana pudieron ser “cómplices” de la maniobra ilegal, Echegaray insistió en que “no” existe esa posibilidad, porque fue “un procedimiento que se dio de la misma forma en otros casos, en los que la licencia no son otorgadas por la Aduana sino por terceros organismos”. El funcionario detalló que hay un “paquete de 444 licencias que están bajo la lupa y son materia de investigación”, y dijo que en la Aduana “lo que estamos pidiendo en la causa como querellantes es la orden de secuestro” de las unidades. (DYN) 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario