Información Gral

Conocé las cinco razones por las que una persona no admite que es gay

Miedo al rechazo pero también a aceptarse. "Salir del closet" suele implicar dudas y angustias profundas. El tema volvió a los medios cuando el mediático Ricardo Fort aseguró que tuvo sexo con hombres, pero aclaró "no soy gay". La Capital com. ar consultó al respecto al activista gay Pedro Paradiso Sottile.

Lunes 18 de Julio de 2011

Miedo al rechazo pero también a aceptarse. Miedo a ser discriminado/a. "Salir del closet", como se le llama a la decisión de hablar libremente sobre la propia homosexualidad, suele implicar dudas y angustias profundas. Esta semana, el tema estuvo presente en los medios de comunicación cuando el mediático Ricardo Fort aseguró que tuvo sexo con hombres, pero rápidamente aclaró "no soy gay". ¿Por qué es tan difícil hablar con libertad en un país que hace punta en cuanto a derechos de este colectivo? La Capital com. ar consultó a Pedro Paradiso Sottile, activista gay, secretario y coordinador del Área Jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), quien preparó una lista de las principales razones por las que un hombre o mujer no admiten su sexualidad y en la que suma consejos para quien decide sincerarse.
Paradiso Sottile reiteró esta frase de Carlos Jáuregui, primer presidente de la CHA, para presentar el tema: “Tenemos que decirlo: nosotros no creemos que los gays y las lesbianas tengamos un derecho a callar que somos gays y lesbianas. Si vos callas no es por tu elección, aunque así lo creas. Fuiste forzado a callar desde chico y seguís haciéndolo. Ya es tiempo de que planees otra cosa. El poder de hacerlo esta dentro tuyo. Y solo vos podés pelear por eso…” 

 1- Miedo a aceptarse, al rechazo y al estigma: Todavía debemos hacer frente a discursos que sólo reproducen prejuicios, dogmas religiosos, violencia o simple ignorancia. Vas a escuchar que somos anormales, enfermos, antinaturales, depravados, pecaminosos, corruptores de menores, y otras barbaridades sin fundamento alguno. Que vas a quedarte sola/o, que no vas a formar una familia. Lo vas a escuchar en diferentes ámbitos, para que te avergüences, te escondas o reprimas. Para que el miedo te invada, te paralice y no te liberes. Lo importante es que seas vos misma/o y que nada ni nadie condicione tu esencia, tus sentimientos y convicciones. Ser gays, lesbiana o trans es tan natural, normal y saludable como ser heterosexual. El género, la orientación sexual o la identidad de género no te hacen mejor o peor que nadie. La mayor riqueza es la aceptación y la reivindicación de la diversidad. Tu sexualidad es parte importante de quien sos, y la irás descubriendo como cualquier otra persona. Quien tiene que cambiar no sos vos, son aquellas/os que discriminan para apartar, marginar o excluir. Siempre es bueno considerar si te sentís segura/o con vos misma/o, si estas preparada/o para enfrentar las preguntas que vendrán, si tenés la información para compartir y deshacer las creencias y mitos homo/lesbo/trasnfobicos, buscar el momento adecuado, evitar salir del closet ante una discusión, o en un enojo, ya que si lo usas para herir o como una venganza, se verá como algo negativo. Decirlo es una decisión tuya, siempre. Somos muchas las personas con quien podes contar para ayudarte.

2- La familia: Quizás, lo que produce más dudas, temor o nervios, es encarar la salida del closet con nuestra propia familia. Es importante que evalúes cual y cuándo es el mejor momento, y nunca olvides que es una buena noticia, porque es sincerar una parte de lo que somos. El temor es enfrentar la expectativa que tienen sobre nosotras/os y el que dirán, en el circulo social y familiar más amplio, el mismo miedo de rechazo que te invadió cuando te diste cuenta vos misma/o. Muchas veces nos aliviamos al darnos cuenta que nuestras familias están esperando que les hablemos y les demos la oportunidad apoyarnos. Debes evaluar la relación con tus familiares, lo importante es que este proceso debe resultar algo positivo para vos, para la gente que te rodea y te quiere. Debes pensar en que tan paciente podes ser, ya que muchas veces aparecen los cuestionamientos, dudas, las culpas. Ahí vas a necesitar fuerzas y paciencia para que entiendan una información que quizás sea completamente nueva para ellos, y juntos ir rompiendo los prejuicios e informándose. También pensá si tenés independencia económica, en el caso que puedas ser expulsado de tu hogar, te saquen el apoyo para estudiar o te pongan en una situación de riesgo. En ese contexto es conveniente que primero busques tu independencia, para estar en un ambiente más seguro. Si pensás que la reacción de tu familia puede ser negativa, pero aun así, es más importante contarlo, fíjate si contás con otras personas a quienes recurrir y que te apoyen, como familiares, amigos o grupo de confianza. Una vez mas, lo mas importante es que sea tu propia decisión.

3- El trabajo: Quien mejor puede medir la conveniencia, o necesidad de no seguir ocultándose es uno mismo. Siempre tené en cuenta que la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género está prohibida, y no debe ser aceptada en ningún espacio público ni privado. Esto debería animarnos a ir transformando los pensamientos y las actitudes propias y ajenas donde nos movemos. Informate sobre las leyes que te protegen ante situaciones injustas, que pueden acelerar, por desesperación, tu renuncia o tu autoexclusión. Recordá que tu orientación sexual no hace a tu aptitud laboral, no es un criterio a evaluar en una entrevista, ni en tu actual trabajo. Las ONGs lgtbi, como la CHA, pueden serte útiles para enfrentar el despido, el acoso, aunque creas en un primer momento que son irreversibles o sin solución. Recordá que debe ser siempre por tu decisión que se conozca tu orientación sexual, tu identidad de género, tu forma de vida, tus relaciones. Nadie puede obligarte a contar nada de tu vida personal o revelar datos privados. Si optás por salir del closet, probablemente impulses a hacerlo también a otras personas que aún no se han animado. Además también podrás obtener beneficios sociales y laborales si estás en pareja. Pero lo más importante es que, haciéndolo, podes llegar a sentirte más libre, digno y en cierto modo, más feliz.

4- La escuela: Las escuelas, colegios, institutos, clubes, pueden presentarse muchas veces como espacios rígidos, estrictos e incluso hostiles. Muchas veces se manifiesta mediante burlas, insultos, violencia psicológica, verbal y hasta física. Este acoso, llamado bullying, tiene que ver con todo lo diferente, lo extraño o impopular, más allá de la diversidad sexual. Estas situaciones se agravan en el caso que las autoridades y docentes, tengan posturas de indiferencia o incentiven esas prácticas discriminatorias y agresivas. Es ahí donde pueden aparecer pensamientos sombríos o autodestructivos. Es ahí donde debes saber que no estamos solos, que existen muchas personas que sienten y viven lo mismo. Existen organizaciones y grupos donde podemos sentirnos escuchados y contenidos, lugares donde conocer gente y hacer nuevos amigos.  Vos podes ser protagonista de ese cambio y romper con los paradigmas, con los discursos únicos y arbitrarios, .

5- Las/os amigas/os: Son las primeras personas con las que hablamos sobre nuestra orientación sexual o identidad de género, y muchas veces sentimos miedo al rechazo, a perderlas/os, a ser excluidos del grupo, a no ser parte, etc.  Recordamos las veces que utilizaron palabras como puto, torta y trava como insultos. O incluso como parte de bromas. Pero tené en cuenta también las veces que estuvieron a tu lado en las buenas, en las malas, los momentos compartidos y que en una verdadera amistad debería conocernos, aceptarnos, querernos y compartir con nosotras/os, tal cual somos, sin discriminación alguna. Además siempre podes conocer y rodearte de gente nueva, con las que te sientas cómoda/o, contenida/o, donde te diviertas y se respeten mutuamente. Hoy hay muchas formas para relacionarte con personas con tus gustos, inteligencias, afinidades y cosas en común. Pero recorda que te enriqueces con la diversidad y que nunca, jamás, estarás sola/o. Somos muchas las personas en este mundo que amamos la libertad y la igualdad. Siempre vas a encontrar tu lugar en el mundo, solo date la oportunidad, el poder está dentro tuyo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario