Edición Impresa

Un joven se mató cuando practicaba parapentismo en la Villa de Merlo

Martín Páez, un puntano de 30 años, se precipitó a tierra mientras volaba sobre las sierras de los Comechingones. Perdió el control de la vela y cayó en una de las pendientes rocosas.

Domingo 16 de Noviembre de 2014

Un joven de 30 años perdió la vida anteayer en la localidad de Villa de Merlo, provincia de San Luis, luego de sufrir un accidente mientras practicaba parapentismo en las sierras de los Comechingones, según fuentes policiales de la Comisaría Distrito 26º de la Villa de Merlo.
  El fallecimiento de Martín Páez, quien era oriundo de la colonia Cerro Aspero, se produjo minutos antes de las 22 cuando era asistido en el Complejo Sanitario San Luis, según informaron fuentes policiales.
  El trágico accidente se había producido horas antes, cerca de las 16, cuando el parapentista perdió el control de la vela y cayó en una de las pendientes rocosas de las sierras merlinas, sufriendo heridas gravísimas al impactar contra la superficie.
  Personal de la Comisaría Distrito 26º de la Villa de Merlo, que realizaba anteayer recorridos preventivos en un móvil policial, por la ruta provincial Nº 5 , cerca de las 16 advirtió que el conductor de una Peugeot Partner que viajaba al oeste, les hizo señas de luces. Los policías entrevistaron a Marcelo Gordillo, que se encontraba en compañía de Jaime Levis y Pablo Torrado, quienes le manifiestan que trasladaban en el vehículo a un parapentista que había sufrido un accidente en las sierras de los Comechingones. Así lo consignó el departamento de Relaciones Policiales y publicó la agencia de noticias San Luis.
  En tanto, el sitio infomer.com informó que el joven volaba en el parapente y una corriente de aire hizo que perdiera el control de su vela. Cayó en una de las pendientes rocosas golpeando su cuerpo contra las piedras. Las heridas fueron gravísimas. El herido fue trasladado hasta el hospital de la Villa de Merlo, donde fue asistido con los primeros auxilios de rigor y para ser posteriormente derivado al Hospital San Luis, donde finalmente falleció. El cuerpo de este joven que tenía experiencia en este tipo de actividades deportivas permanece en la morgue judicial a la espera de la autopsia, y las actuaciones policiales fueron caratuladas como lesiones seguida de muerte.

Deporte de aventura. En el noreste de la provincia de San Luis, en el límite con la provincia de Córdoba, la sierra de los Comechingones alberga una serie de pueblos de aspecto tranquilo y espíritu aventurero. Entre ellos, la Villa de Merlo (principal localidad turística de la zona). Ubicada a 194 kilómetros de la ciudad de San Luis y a 223 del Parque Nacional Sierra de las Quijadas, cuenta con un famoso microclima e infraestructura adecuada para vivir unos días de relax en contacto con la naturaleza. Y tiene, también, numerosas propuestas para la aventura.
  La más impactante es, sin dudas, la de surcar los aires a bordo de un parapente. Las corrientes térmicas favorables y un cordón serrano de unos dos mil metros de altura hacen de este sitio un imperdible para quienes quieran echarse a volar. En la cumbre de las sierras, en las pistas Mirador del Sol y Mirador de los Cóndores, los instructores se preparan para llevar a los viajeros a dar un paseo inolvidable.
  Para realizar vuelos de bautismo hay que contactar a agentes especializados, quienes proveen los equipos y los conocimientos básicos para el despegue y el aterrizaje, además del traslado desde la Villa de Merlo hacia las pistas. Luego del despegue, el vértigo y la adrenalina ceden lugar a la sensación placentera de un vuelo tranquilo, de aproximadamente 20 minutos, en que los instructores se ocupan de todas las cuestiones técnicas mientras el pasajero va sentado, con las manos libres para tomar fotografías o videos que atestigüen tamaña aventura.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario