ciudadanoperiodista

La ley lo prohíbe pero el dorado se pesca igual en toda la provincia

Estas fotos fueron tomadas el domingo 6 de enero de este año frente al balneario La Florida, de Rosario, un lugar no precisamente escondido para los ojos de nadie (policía incluida). Y por desgracia, son imágenes que se repiten en cualquier parte de la provincia de Santa Fe, donde está prohibida la pesca comercial, acopio, venta, tenencia y tránsito del pez dorado.

Martes 22 de Enero de 2008

En mi blog (aguasargentinaslibres) publiqué unas fotos que reflejan el valor actual de esta ley provincial Nº12.722 “Dorado Pez Turístico Provincial” que estimo es de interés de los lectores. 

Según el Boletín Oficial del viernes 13 de julio del año 2007 la Legislatura de la provincia de Santa Fe comunicó la sanción de la ley provincial Nº12.722 que en sus primeros tres artículos expresa: 

ARTICULO 1.- Declárase al Dorado “Salminus Brasiliensis” Pez Turístico Provincial. 

ARTICULO 2.- Prohibir la pesca comercial, acopio, venta, tenencia y tránsito en todo el territorio de la provincia de Santa Fe, de la especie Dorado “Salminus Brasiliensis”. 

ARTICULO 3.- Permitir la pesca del Dorado “Salminus Brasiliensis” en todo el territorio de la provincia de Santa Fe, solamente en forma deportiva y con devolución obligatoria. 

Estas fotos fueron tomadas el domingo 6 de enero de este año frente al balneario de la ciudad de Rosario, un lugar no precisamente escondido para los ojos de nadie (policía incluida). Y por desgracia, son imágenes que se repiten en cualquier parte de la provincia de Santa Fe, hogar del Pez Turístico Provincial. 

Es evidente que con sólo promulgar leyes no se mejora la realidad. Hace falta también lo que no hay: compromiso, ingenio y capacidad para encontrar soluciones a muchas familias que han vivido del río por generaciones y que nadie en su sano juicio puede esperar que dejen de comercializar dorados porque alguien redactó una ley. 

En este momento, esta ley sólo vale por la tinta y el papel donde está escrita. Otra vez los argentinos estamos pagando el precio de la improvisación de nuestros gobernantes y, debemos admitirlo, las consecuencias de nuestra irresponsabilidad a la hora de elegirlos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario