Cartas de lectores

Terapeutas víctimas de los vándalos

Hace unos días personas sin escrúpulos que no merecen vivir en sociedad, como tantos otros, le robaron las pertenencias a dos jóvenes terapeutas, profesores de educación física, en su lugar de trabajo, Salta al 2200, “Casa de Familia”.

Lunes 28 de Enero de 2008

Hace unos días personas sin escrúpulos que no merecen vivir en sociedad, como tantos otros, le robaron las pertenencias a dos jóvenes terapeutas, profesores de educación física, en su lugar de trabajo, Salta al 2200, “Casa de Familia”. Estos jóvenes se dedican a atender a niños con capacidades diferentes, tienen un gran corazón y menos que nadie merecen tener tamaño disgusto. Como abuela de uno de estos jóvenes, estoy sumamente indignada. Me podrán decir, y tienen razón, que gracias a Dios no le hicieron ningún daño físico, que las cosas se recuperan, etcétera. ¿Pero tenemos que seguir soportando a esta clase de individuos, que cada vez son más? ¿Qué esperan las autoridades políticas y policiales para combatir a esa lacra? Sigan teniéndoles contemplaciones, con planes, con subsidios, con beneficios sin sacrificio. Sigan los abogados saliendo en defensa de esa calaña. Los políticos tienen una gran deuda con la humanidad, no solamente con los argentinos, y es la de no saber valorar a las personas decentes y honestas que trabajan por vocación, a la población que se sacrifica y cumple con responsabilidad su función. A ellos los matan con los impuestos y ni siquiera le brindan seguridad. ¡Qué ilusa! Si continúan así el “tren bala” será utilizado por los ladrones y sin título.

Martha Irma López de Taboada
LC 3.963.480

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario