Cartas de lectores

La imbecilidad del Estado Nacional

Leí la nota de opinión de este diario titulada "Tren rápido: ¿sí o no?", del 18 de enero, y se me ocurren algunas reflexiones. ¿Cuántas frecuencias diarias podrá tener dicho transporte?

Martes 22 de Enero de 2008

Leí la nota de opinión de este diario titulada "Tren rápido: ¿sí o no?", del 18 de enero, y se me ocurren algunas reflexiones. ¿Cuántas frecuencias diarias podrá tener dicho transporte? ¿Cinco, seis? ¿Cuántos pasajeros llevará cada frecuencia? ¿Doscientos, trescientos? Estaríamos hablando de unas 1.500 o 1.800 personas por día en cada sentido y en caso de que el tren vaya siempre lleno, es decir el equivalente a unos 40 o 50 colectivos por día, también en cada sentido. Eso, frente a la densidad de tráfico actual, es insignificante ya que circulan unos 10 a 15 mil vehículos por día en ambos sentidos. El tren no solucionará este problema. ¿Y cuando tenga que entrar a Buenos Aires a 300 km/h en la zona de Zárate hasta la Capital Federal, con todos los cruces truchos de las vías, más las piedras y disparos de armas de fuego que seguramente recibirá? Creo que los 3.000 millones más los enormes costos operativos (de eso nadie ha hablado) y de mantenimiento que tendrá este elefante blanco, serán una muestra más de la incongruencia e imbecilidad que tiene el Estado nacional para dilapidar los impuestos que pagamos los contribuyentes. Ese dinero debería ser destinado a obras prioritarias elegidas en forma inteligente y estratégica. Sería bueno que se consulte con gente experta en el tema y sin intereses políticos/económicos asociados al tren bala, para escuchar su opinión. De todas maneras puedo adelantar que con esa inversión y los futuros costos operativos, alcanza y sobra para enviar a todos los pasajeros por vía aérea con el 20 por ciento de lo que se va a gastar.
Arnoldo Grunig
banzaixxi@hotmail.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario