Pandemia

Brasil: Bolsonaro y Moro siguieron su duelo a través de las redes sociales

Bolsonaro le reprochó a su ex ministro el apoyo cuando fue cuestionado por las filtraciones del Lava Jato.

Domingo 26 de Abril de 2020

La crisis política provocada por el presidente brasileño Jair Bolsonaro se cobró el viernes la cabeza del ministro más prestigioso de su gabinete, el ex juez Sergio Moro, quien renunció al cargo de ministro de Justicia con durísimas críticas y denuncia de interferencias de Bolsonaro en su trabajo y en el de la Policía Federal. Ayer ambos continuaron cruzando acusaciones en los medios y redes sociales.

Bolsonaro reprochó a su ex ministro, recordándole que lo apoyó cuando fue cuestionado por las filtraciones del Lava Jato en el que trabajaba Moro. "Las filtraciones del Lava Jato comenzaron en junio de 2019. Fueron filtraciones sistemáticas de conversaciones de Sergio Moro con miembros de la Fiscalía. Buscaban anular procesos y acabar con la reputación del juez. En julio, el PT y el PDT pidieron prisión contra él. En septiembre llegaron al Tribunal Supremo. Bolsonaro en el desfile del día 7 hizo eso", publicó el presidente en Twitter acompañando de una foto de él apoyando su mano en el hombro de Moro. Pero lo cierto es que las filtraciones de las conversaciones de Moro con los fiscales no tuvieron efecto judicial alguno y fueron desestimadas por la Justicia federal, pese a las quejas del PT de Lula da Silva.

Bolsonaro comparó esas filtraciones con las declaraciones de Moro del viernes, en las que cuestionó la destitución del director de la Policía Federal Maurício Valeixo: "El presidente me dijo que quería colocar una persona afín, que le pudiese pasar informaciones, informes de Inteligencia. El papel de la Policía no es facilitar ese tipo de información", reveló Moro. En respuesta a las palabras de Bolsonaro de ayer, Moro publicó su propio mensaje en redes sociales. Incluye el enlace de una noticia que relata cómo Moro pidió investigar al portero de una finca de Bolsonaro en el caso de homicidio de la concejal Marielle Franco. "Sobre la reclamación en la red social del presidente sobre una supuesta ingratitud: yo también apoyé al presidente cuando fue injustamente atacado. Pero preservar a la Policía Federal de la interferencia política es una cuestión institucional, de Estado de Derecho, y no de relaciones personales". Sin la activa colaboración de la Policía Federal, todo el caso Lava Jato y sus ramificaciones, como los de la empresa Odebrechet, sencillamente no existirían. De ahí tal vez la tentativa persistente de Bolsonaro de tomar el control de la Policía Federal, que en Brasil depende del Ministerio de Justicia y de los jueces. El diario O Estado de Sao Paulo publicó un sondeo en el que un 65 por ciento de encuestados considera que Moro dice la verdad y solo el 35 por ciento le cree a Bolsonaro. Analistas consideran que el ex juez federal y figura central del Lava Jato tiene grandes chances políticas en una futura competencia presidencial.

Mientras se desarrolla este acalorado enfrentamiento en la arena política, Brasil sigue empeorando en el frente sanitario. El número de muertos por coronavirus llegó ayer a 4.016, con 58.509 casos confirmados. El número de fallecidos aumentó en 346 en un día,aunque el récord fue alcanzado el pasado jueves, con 407 muertes en un solo día.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario