INFORMACIÓN GENERAL

Una ballena se traga a un buzo y poco después lo escupe vivo al mar

El hombre se encontraba a 13 metros de profundidad pescando langostas cuando fue sorprendido por el cetáceo. Fue en Cape Cod, en Estados Unidos.

Martes 15 de Junio de 2021

Un buzo que pescaba langostas fue tragado por una ballena y, pese al temor que hubo en un primer momento sobre su vida, el hombre finalmente fue expulsado vivo por el cetáceo. El curioso incidente se registró el pasado viernes en Cape Cod, Massachusetts, Estados Unidos, donde Michael Packard se encontraba a 13 metros de profundidad cuando de repente sintió un gran golpe y, según relató, "todo se oscureció".

"Pude sentir que me estaba moviendo, y pensé, ‘Dios mío, ¿me acaba de morder un tiburón?", contó el pescador a la cadena de noticias CNN, y añadió: "Luego me di cuenta de que no había dientes y realmente no había sentido un gran dolor, Y después me di cuenta, ‘Dios mío, estoy en la boca de una ballena y está tratando de tragarme".

Packard estuvo unos 30 segundos en el interior de la ballena y, afortunadamente, su equipo de oxígeno permaneció intacto. "Me dije a mí mismo: ‘Está bien, esto es todo. Voy a morir’. Y pensé en mis hijos y mi esposa. No había forma de salir de ahí", contó Packard, y añadió que cuando estaba punto de perder las esperanzas, fue lanzado al aire, cayó en el agua y fue libre.

Embed

Un de los compañeros del barco pesquero en el que trabaja Packard lo recogió y lo llevó a la costa, donde recibió atención médica. Tras el examen preliminar, los médicos constataron que, aparte de algunos golpes y lesiones menores, se encontraba en perfecto estado de salud. "No lo podía creer, y estoy aquí para contarlo", confesó Packard, una vez que fue dado de alta.

Un caso similar en Sudáfrica

No es la primera vez que una ballena engulle a un buzo. En 2019 otro buzo fue tragado y poco después fue expulsado. Se trata de Rainer Schimpf, buzo de 51 años y director de Dive Expert Tours, una empresa que organiza actividades subacuáticas, en Port Elizabeth, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. El incidente ocurrió cuando estaba tomándole una fotografía a un tiburón.

Schimpf se encontraba allí con su grupo organizado para captar y documentar diferentes especies marinas cuando comenzó a sentir presión y todo quedó en una inmensa oscuridad para él. "Estaba intentando fotografiar a un tiburón cuando todo se oscureció y sentí una presión. Supe la instante que una ballena me había atrapado", dijo el buzo Barcroft TV.

"Sentí una presión en mi cadera, fue todo muy rápido, no tuve tiempo para tener miedo, tuve que utilizar tu instinto", contó el buzo, quien aseguró que se trató de un error del animal, ya que las ballenas no "devoran hombres". "Contuve el aliento pensando en que iba a sumergirse y liberarme en las profundidades del océano", relató.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario